Opinión

La guerra de Putin en el contexto de las reuniones mundiales

El periodo octubre-noviembre ha estado repleto de reuniones mundiales, ninguna de las cuales ha implicado a Rusia, o sólo lo ha hecho de forma marginal, debido a sus intenciones malignas sobre Ucrania. Un claro cambio respecto a la información sobre el conflicto ucraniano fue la Copa del Mundo de fútbol, el evento cuatrienal que acogió Qatar, una ocasión que anteriormente acogió Rusia en 2018, y en la que Putin se dejó ver con frecuencia. El hecho de que se hubiera anexionado Crimea 4 años antes se había "olvidado" y se llevó todos los elogios por un evento exitoso. Sin embargo, Rusia no se clasificó para el evento celebrado en Oriente Próximo. 

También se celebró la COP27, patrocinada por la ONU, en el balneario egipcio de Sharm el Sheikh, en el mar Rojo. Según el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, estamos en una "autopista hacia el infierno" porque nosotros, especialmente los grandes países desarrollados y en vías de desarrollo, como China, Estados Unidos, Rusia e India, no estamos haciendo lo suficiente para reducir las emisiones de CO2 y evitar que la temperatura media mundial aumente más de 1,5 ºC por encima de un nivel preindustrial arbitrario. La palabra clave es "arbitrario". Se considera que el cambio climático que se produciría sería totalmente perturbador y dejaría al mundo en la ruina. El Instituto Americano de Investigación Económica (17 de octubre de 2022) opina lo contrario. Uno se queda con la sensación de que estas enormes reuniones, que cuestan miles de millones de dólares cada año, acaban con poco a cambio. Tiene que haber una forma mejor de resolver los problemas del mundo. 

El otro gran acontecimiento que tuvo lugar fue una reunión del G20, los países más grandes en términos económicos. Se celebró en el Centro de Convenciones de Nusa Dua, Bali (Indonesia), con el presidente de Indonesia, Joko Widodo, como anfitrión. El ambiente que ofrece Bali es maravilloso, tranquilo. Ojalá esa paz se extendiera por todo el mundo. 

Todos los líderes de estas naciones hicieron acto de presencia en este evento, excepto Vladimir Putin, lo que dio lugar a que la reunión recibiera el nombre de G19, aunque Sergei Lavrov, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, asistió durante un breve espacio de tiempo para soltar los desmentidos habituales y escuchar a los miembros del G19 decir a Rusia que saliera de Ucrania y pusiera fin a la guerra. El conflicto ha perjudicado a muchos países, especialmente en África, debido a la interrupción del suministro de cereales esenciales, siendo Ucrania un proveedor clave de trigo a nivel mundial. Rusia está intentando negar a Ucrania su crucial salida al mar Negro, o al menos restringirla.

Mientras tanto, Putin estaba en su "búnker" en este período, agazapado. ¡Sombras de Hitler! ¿Tendrá un final similar? Probablemente no, ya que últimamente ha hecho más apariciones estratégicas. La dirección de la guerra parece haber quedado en manos de los generales, ya que hay noticias de que uno o dos más fueron asesinados. Siguieron librando la guerra a larga distancia, con misiles y drones iraníes, pero últimamente el grupo mercenario Wagner ha librado encarnizados combates en la zona de Donbás, en particular en los alrededores de Bajmut. Esto se debe a que saben que no pueden ganar el conflicto en tierra, pero los ucranianos no tienen fuerzas para ponerle fin, desde su punto de vista. Podría prolongarse durante algún tiempo, a pesar del éxito ucraniano con la reconquista de la estratégica ciudad de Jersón. Los rusos retiraron sus tropas casi intactas y volaron una sección del cruce principal del río Dniéper para dificultar enormemente el avance ucraniano. Con 30.000 soldados, aunque un buen número de reclutas en bruto, bien atrincherados serán muy difíciles de desalojar y, además, continuarán su bombardeo aéreo. Una estrategia de este tipo sin avances en tierra nunca ha funcionado; endurece la determinación de resistir de los atacados. Ha sido un intento bastante inútil, salvo por los daños adicionales que habrá que reparar más adelante, de perjudicar a los ciudadanos y las infraestructuras, en particular el suministro de agua y la red eléctrica durante los meses de invierno de frío intenso, pero que ahora llega a su fin.

En diciembre se produjo un accidente en la central nuclear de Zaporiyia, situada a unos 100 km de Jersón. La ONU se ha interesado con observadores cualificados sobre el terreno. Cada parte culpa a la otra y, aunque es más probable que sean los rusos, la catástrofe debida a un ataque sería peor que la de Chernóbil y afectaría a muchas personas en una zona muy amplia por la radiación emitida.

Los presidentes Joseph Biden y Xi Jinping, de Estados Unidos y China respectivamente, se reunieron en la cumbre del G20 en Bali, estrechándose cordialmente las manos a modo de saludo. Sin embargo, sólo cimentaron puntos de acuerdo nacional y dejaron sobre la mesa cuestiones como Taiwán. Se avecinan problemas en un par de años con respecto a Taiwán, en 2024, cuando Estados Unidos deba cambiar de presidente, y no sabemos si el presidente Biden será reelegido para un segundo mandato o si Donald Trump tendrá una segunda oportunidad. Yo, por mi parte, no entiendo cómo Trump puede ganarse el derecho a presentarse como candidato republicano con una serie de causas judiciales pendientes contra él. Pero Estados Unidos es diferente. Podría haber un cambio en la actitud del Gobierno estadounidense si hay un republicano en la Casa Blanca y, si es Trump, será imposible predecir qué ocurrirá con su estilo inconformista.

Un año después con tablas, favoreciendo a los ucranianos  

Sin embargo, a corto plazo, Putin reaparece si el actual estancamiento le es favorable, de lo contrario dejará que sus generales dirijan las cosas, o lo aparenten, para que carguen con la culpa si las cosas van mal. El final del juego está a la vista, pero no contengan la respiración, parece que queda mucho camino por recorrer.

El primer aniversario de la "operación militar especial" de Vladimir Putin, como él llama a su guerra en Ucrania, se acerca rápidamente. Los ucranianos y los aliados occidentales esperan otro empujón de los rusos cuando mejore el tiempo al acercarse la primavera. El presidente, Volodimir Zelenski, acaba de realizar una rápida visita sorpresa a Londres, París y la UE en Bruselas, en la que se ha reunido y dirigido a los jefes de Gobierno para apuntalar la determinación y hacer hincapié en la pronta donación de armas. Tuvo una buena respuesta y EE.UU., el principal proveedor de armas, también ha tomado algunas medidas adicionales. El mensaje fue comprendido, ya que es bastante seguro que la ofensiva de primavera de los rusos comenzará pronto.

Putin acaba de reunirse con Lukashenko, presidente de Bielorrusia, para obtener su acuerdo para permitir que Bielorrusia sea utilizada como plataforma de lanzamiento septentrional de la ofensiva. Sin embargo, Alexander Lukashenko, aunque está de acuerdo con la petición de acceso, no quiere que sus tropas se utilicen en la guerra con Ucrania. Tendrá cuidado porque sabe que en las últimas elecciones falsificó los resultados con el respaldo de Rusia para ser declarado vencedor.

Una noticia interesante procedente de Rusia es que cinco regiones remotas buscan la autodeterminación y someten su mandato a votación popular. No les gusta la política del Kremlin, que alimenta a los moscovitas con una dosis diaria de desinformación, cuya oposición expresa probablemente se traduzca en una larga condena de cárcel con otras desagradables consecuencias. 

Volviendo a la guerra, lo más probable es que no sea corta, sino que dure al menos hasta finales de año. Si la guerra se prolonga y se ve que Rusia pierde terreno, ¿sobrevivirá Putin, si es que sigue por aquí? Veremos.

El Dr. J Scott Younger, OBE, es ingeniero civil profesional; pasó 42 años en el Lejano Oriente realizando misiones en 10 países para el Banco Mundial, el Banco Asiático de Desarrollo y el PNUD.  Ha publicado numerosos artículos y ha sido columnista de Forbes Indonesia y Globe Asia. Formó parte de los consejos de administración de las Cámaras Británica y Europea y fue vicepresidente de la Cámara de Comercio Internacional durante 17 años. Su especialidad son las infraestructuras y el desarrollo sostenible, y se interesa por los asuntos internacionales. Es rector internacional de la President University de Indonesia. Es miembro del Consejo Asesor de IFIMES. Vivió y trabajó en Tailandia de 1978 a 1983 y visitó Birmania, Bangladesh y Nepal para realizar proyectos.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la posición oficial de IFIMES.

IFIMES - Instituto Internacional de Estudios sobre Oriente Medio y los Balcanes, con sede en Liubliana, Eslovenia, tiene estatus consultivo especial en ECOSOC/ONU, Nueva York, desde 2018.