La clase política se esconde detrás de dos ancianos

El presidente estadounidense Joe Biden - REUTERS/JONATHAN ERNST
El presidente estadounidense Joe Biden - REUTERS/JONATHAN ERNST

Incluso los adictos a la política se sienten faltos de adrenalina. Dos ancianos avanzan a trompicones hacia noviembre, cometiendo errores garrafales, lanzando mensajes confusos y desinformando, mientras la clase política se acobarda detrás de estandartes que no tiene el valor de no llevar. 

Si no estás comprometido con Joe Biden o Donald Trump de una manera muy fundamental, es una especie de tortura, como estar atrapado en las gradas durante un largo partido de tenis. La pelota va y viene por encima de la red, tu cabeza gira a la derecha, tu cabeza gira a la izquierda. Ves la CNN, pasas a la Fox, pasas a la MSNBC, vuelves a la CNN. Lees The Washington Post, intentas leer The New York Times, luego coges The Wall Street Journal. 

Sobre todo pende el terrible conocimiento de que esto terminará con la victoria de un jugador que muchos piensan que no es apto. 

Estos dos bacalaos están bateando viejas ideas de un lado a otro de las noticias. Las conocemos demasiado bien. Aquí no hay magia; no se espera nada bueno de ninguna de las dos victorias. Menos malo es el objetivo, una victoria hueca en el mejor de los casos. 

Esto es una repetición. No podemos consolarnos con la idea de que el cargo hará al hombre. Más bien creemos que esta vez, en cualquier caso, el cargo deshará al hombre. 

Ambos son demasiado mayores para que se les espere en el trabajo más duro del mundo. Gran parte de la atención sobre la edad se ha centrado en Biden, pero Trump es sólo tres años más joven que él y no parece gozar de buena salud, y lanza mensajes incomprensibles en las redes sociales y en sus discursos públicos. 

Sabemos lo que obtendríamos de una administración Biden: más de lo mismo pero más liberal. Su administración se inclinará hacia los temas por los que ha luchado: clima, aborto, igualdad, continuidad. 

De Trump, sabemos lo que obtendríamos: agitación, alineación internacional, inclinaciones autoritarias en casa y una nueva era de caótico America First. Los tribunales tendrán más jueces conservadores y los enemigos políticos serán castigados. Trump ha dejado claro que la venganza está en su lista de tareas pendientes. 

Sea un candidato u otro, nos enfrentamos a agendas que dicen "vuelta al futuro". 

Pero ese no es el mundo que se está desplegando. Daniel Patrick Moynihan, el difunto y gran senador demócrata por Nueva York, dijo que "el mundo es un lugar peligroso". 

Lo es doblemente ahora, cuando una guerra envolvente es una posibilidad, cuando hay una aguda crisis de la vivienda en casa, y cuando la próxima presidencia tendrá que hacer frente a los enormes cambios que traerá consigo la inteligencia artificial. Estos cambios abarcarán todos los ámbitos, desde la educación a la defensa, desde la automoción a la medicina, desde el suministro de energía eléctrica a la transformación de las artes. 

¿Cómo hemos llegado a este punto en el que dos ancianos se lanzan a la meta? El hecho es que pocos esperan que Biden termine su mandato con buena salud física, y pocos esperan que Trump termine su mandato con buena salud mental. 

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo ha sucedido que la democracia haya llegado a un punto en el que parece inadecuada para los tiempos que corren? 

La respuesta corta es el sistema de primarias, o demasiada democracia en el nivel equivocado. 

El sistema de primarias no funciona. Está arrojando a los extremos y a los incompetentes; es una forma de apoyar una etiqueta, no a un candidato. Si un candidato se enfrenta a unas primarias, la cuestión se reducirá a una única acusación lanzada por la oposición. 

Lo que hace fuerte a una democracia es el Gobierno representativo: deliberación, compromiso, conocimiento y propósito nacional. 

La Cámara de Representantes de Estados Unidos es un ejemplo del mal que ha provocado el sistema de primarias. O, para ser exactos, del miedo que el sistema de primarias ha engendrado en los miembros. 

El fantasma de la exdiputada Liz Cheney, una conservadora de linaje que tuvo la temeridad de desafiar a los líderes de la Cámara, fue expulsada y luego fue "primarizada" para que abandonara el cargo, persigue al Congreso. 

No es de extrañar que la clase política se refugie detrás de los líderes de ayer, hombres no preparados para el mañana, mientras se despliega una era nueva y muy diferente. 

La nación tiene la sensación de que las cosas tendrán que empeorar antes de mejorar. Nos espera un futuro turbulento. 

En Twitter: @llewellynking2 

Llewellyn King es productor ejecutivo y presentador de "White House Chronicle" en PBS 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato