La IA aumentará la productividad e incluso hará películas con muertos

53d0fd1d-f076-957b-06c7-596110347bca

Los países avanzados pueden esperar un enorme aumento de la productividad gracias a la inteligencia artificial. En mi opinión, sentará las bases para un nuevo periodo de prosperidad en el mundo desarrollado, especialmente en Estados Unidos. 

La medicina despegará como nunca antes. La esperanza de vida aumentará un tercio. 

El reverso puede ser que los puestos de trabajo se vean gravemente afectados por la IA, especialmente en las industrias de servicios, dando paso a una época de enormes ajustes laborales.   

El peligro es que lo tomemos como el siguiente paso en la automatización. No será así. La automatización aumenta la productividad. Pero la creación de nuevos productos exige nuevas necesidades de mano de obra. 

Hasta ahora, parece que con la IA, más productos serán fabricados por menos personas, los teléfonos contestados por fantasmas y los pedidos tomados por dígitos invisibles.   

Otro grave inconveniente será el efecto sobre la verdad, el conocimiento y la información; sobre lo que sabemos y lo que creemos saber.   

En los primeros años de la amplia disponibilidad de la inteligencia artificial, la verdad luchará contra un mar de desinformación, propaganda y mentiras, mentiras reforzadas con pruebas falsas creíbles. 

Como me dijo Stuart Russell, profesor de informática de la Universidad de California en Berkeley, cuando le entrevisté en el programa de televisión "White House Chronicle", el peligro está en "lenguaje dentro, lenguaje fuera". 

Eso resume sucintamente la amenaza que supone para nuestro bienestar y estabilidad la capacidad de utilizar la IA para crear un caos informativo.   

En la actualidad, se están librando dos guerras horribles y, como suele ocurrir en las guerras, ambas partes reclaman enormes excesos a la otra. No cabe duda de que ambas afirmaciones son ciertas. 

Pero, ¿qué ocurre cuando se añade la capacidad de la IA para producir pruebas falsas, por ejemplo, enormes pilas de cadáveres que nunca existieron? ¿O de niños torturados? 

La IA, me aseguran, puede producir una imagen creíble de Winston Churchill reunido en secreto con Hitler, riéndose juntos. 

Establecer la veracidad es el objetivo central de la justicia penal. Pero con la IA, se puede crear un vídeo inventado de un sospechoso cometiendo un delito o una película casera de un sospechoso lejos en una playa cuando, en realidad, el autor estaba en otro lugar, asfixiando a una víctima hasta la muerte. 

El divorcio va a ser un gran campo para la deshonestidad de la IA. Es bastante fácil hacer una película de un cónyuge en una situación adúltera cuando eso nunca ocurrió. 

La propiedad intelectual está a punto de encontrarse bajo las ruedas del autobús de la IA. ¿Cómo rastrear su robo? ¿Dónde buscar compensación? 

¿Hay algún lugar seguro para los creativos? ¿Qué tal una novela muy legible con los personajes de Stephen King y una nueva trama? ¿Dónde encontraría King justicia? ¿Cómo sabría el lector que está leyendo una obra falsificada? 

Dentro de unos meses o años, o ahora mismo, podría rodarse una nueva película con Marilyn Monroe y, digamos, George Clooney.  

Taylor Swift es la cantante de moda del momento, quizá de todos los tiempos, pero los ladrones de AI podrían utilizar sus innumerables imágenes públicas y su voz para publicar un nuevo vídeo o un nuevo álbum en el que ella no haya participado y del que no sepa que existe. 

He aquí la cuestión: Si crees que es una obra creada por la IA, ¿deberías disfrutarla? Me gusta la grabación de Judy Garland de "The Man That Got Away". ¿Y si encuentro en Internet lo que parece ser Taylor Swift cantándola? Sé que es una falsificación de IA, pero me encanta esa interpretación. ¿Debería disfrutarla? Y si lo hago, ¿seré partícipe de un delito? ¿Seré cómplice de una conducta delictiva?

La IA facilitará el plagio a escala industrial, omnipresente e incontrolable. Es posible que, en unos pocos años, usted esté disfrutando de una nueva película protagonizada por Ingrid Bergman y Humphrey Bogart. La tecnología de IA está ahí para hacer esa película y podría ser tan agradable como "Casablanca". Pero será falsa, profundamente falsa.  

La verdad en política ya es frágil, si no está rota. Una plétora de comentaristas vomita medias verdades y mentiras que distorsionan el debate político y atraen a los crédulos o simplemente a los que quieren creer. 

Si quieres creer algo, la IA te complacerá, ya sea sobre un candidato o una divinidad. Ya se puede llamar a Jesús y hablar con una voz generada por la IA que pretende ser él. 

En general, la IA supondrá un beneficio incalculable para los humanos. Aunque estimulará el sueño como nunca antes, también desencadenará pesadillas. 

En Twitter: @llewellynking2   

Llewellyn King es productor ejecutivo y presentador de "White House Chronicle" en PBS. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato