Opinión

Benbatouche en Irlanda: una comedia dramática

Brahim Ghali
photo_camera Brahim Ghali

Benbatouche vuelve a protagonizarnos una comedia dramática, pero a veces hay episodios que se parecen más a una farsa que a una tragedia. Esto es precisamente lo que hemos vivido en los últimos días con la visita del líder del Polisario, Brahim Ghali, a Irlanda. Una saga de engaños, mentiras y propaganda que terminó en una ducha de agua fría para Brahim Ghali y sus acompañantes.

La historia comienza con Ghali viajando a Dublín con una escolta de sus robots de propaganda, que llegaron a las 16.00 horas del 13/02/2024 con la esperanza de obtener legitimidad internacional para su llamado "estado", que militariza a los niños y confina a los saharauis.

Los medios de comunicación argelinos, fieles transmisores de la propaganda del Polisario, se apresuraron a distorsionar la realidad afirmando que el presidente irlandés había reafirmado el apoyo de su país al llamado "derecho a la autodeterminación" del pueblo saharaui. Sin embargo, la realidad es muy distinta.

En primer lugar, es importante señalar que esta visita, que finalizó el 15 de febrero a las 18.00 horas, no fue oficial. De hecho, el evento era "privado" y no podía considerarse una visita "oficial". Fue orquestado por una micro-asociación pro-Polisario que opera en Irlanda y patrocinada por Argelia. También es importante subrayar que el gobierno irlandés no está implicado en esta actividad, que no autorizó. A pesar de los intentos desesperados de Brahim Ghali y Argelia, el Gobierno irlandés, a través de su embajada en Marruecos, ha dejado claro que la postura de Irlanda sobre la cuestión del Sáhara sigue alineada con las resoluciones de la ONU y no reconoce a la llamada RASD... 

Además, estos títeres argelinos no han sido recibidos ni por el Ejecutivo ni por el Legislativo en Irlanda, porque desafortunadamente para él, Michael Daniel Higgins, no tiene ningún papel político ni prerrogativa sobre la política exterior de Irlanda. 

Fue un jarro de agua fría para Benbetouche, que recibió la noticia en Addis Abeba, adonde llegó a las 10 de la noche a escondidas, porque nadie iba a recibirle. Como lo leen, estaba marginado y pronto va a ser expulsado de la Unión Africana.

irlanda embajada rabat

La Embajada irlandesa en Marruecos ha aclarado que la visita de los representantes del Polisario fue puramente privada, y no el resultado de una invitación oficial. Esto pone fin al ímpetu propagandístico de este asunto y expone a Argelia y a sus títeres como pioneros en la instrumentalización del discurso y de los acontecimientos. 

Además, la prensa y los medios de propaganda han intentado presentar esta visita como un gran éxito diplomático, cuando en realidad no fue nada de eso. Ghali y sus marionetas intentaron manipular a los medios de comunicación con fotos y declaraciones engañosas, pero su estratagema quedó rápidamente al descubierto.

Por último, es crucial destacar el preocupante papel de algunos periodistas, como Sorcha Pollak @SorchaPollak que dieron tribuna a un individuo tan controvertido como Brahim Ghali. Al glorificar su presencia en Dublín, Pollak mostró una flagrante falta de discernimiento, ignorando las graves acusaciones contra Ghali, en particular las relativas a la trata de seres humanos y la explotación de menores. El artículo debe ser borrado, señora.

En conclusión, la visita de Brahim Ghali a Irlanda resultó ser una auténtica farsa diplomática... ¡una comedia dramática!  Bajo el barniz de la legitimidad, Ghali y sus partidarios intentaron en vano engañar al mundo, pero acabaron dándose de bruces con la realidad... El Sáhara es marroquí. 

Irlanda, fiel a sus principios y a las resoluciones internacionales, no cedió a las maniobras desesperadas de los separatistas. 
Una vez más, la verdad ha triunfado sobre la mentira y la propaganda.
 
Mehdi EL KAROUANI
@karouani_M