Reflexiones para estudiantes

En este día de ceremonia final y nuevo comienzo, me gustaría aprovechar esta oportunidad para compartir con los estudiantes tres reflexiones que no sólo pueden ayudar a construir sobre los logros que habéis conseguido juntos a lo largo de la vida de este programa de aprendizaje experiencial con la Iniciativa de Asociación para Oriente Medio, sino que también pueden servir de guía como lo han sido para mí a lo largo de mi vida adulta.

Lo primero que me gustaría expresar es la gratitud que siento en mi corazón cada día que vivo y trabajo en el Reino de Marruecos. Por supuesto, lo digo por su gente, su tierra, su historia y su cultura, que conforman la nación. Pero también lo digo por las hermosas intenciones de desarrollo de Marruecos, respaldadas por sus cartas, políticas y programas. La participación del pueblo en su propio desarrollo está codificada. Por diseño, el objetivo del desarrollo sostenible atraviesa la prestación de servicios humanos de los ministerios del país. La libertad de la mujer está consagrada en el código de la familia, Moudawana. La localización de la toma de decisiones y la gestión forma parte de la descentralización marroquí. Marruecos está impulsado a profundizar siempre en la solidaridad del pueblo marroquí, abrazando toda su diversidad, al tiempo que busca la unidad Sur-Sur. Seamos quienes seamos, podemos crear asociaciones civiles, cooperativas y empresas para llevar adelante los sueños que llevamos en el corazón.

Lo digo con gratitud porque esto significa que, gracias a estos marcos nacionales para la prosperidad sostenible y la justicia, formamos parte de una sociedad en la que las posibilidades son honestamente infinitas; en la que la erradicación de la pobreza no es sólo una ilusión lejana, sino que puede hacerse realidad en la vida de cada marroquí, y en la que cada uno de nosotros tiene un papel esencial. Al alcanzar la plena escala de esta intención marroquí, esta nación puede inspirar, y lo hará cada vez más, al mundo. Este camino marroquí me reconforta, y quizá sea la razón más importante por la que yo, que no soy ciudadano marroquí, no puedo desprenderme de este país y de la misión de la Fundación del Alto Atlas, que es lograr la visión marroquí.

La segunda idea que me gustaría compartir tiene que ver con el malestar que sentimos, y me refiero a la brecha existente entre la meditada y polifacética estrategia de Marruecos para su mejor futuro, y la realidad de las vidas de millones de marroquíes, especialmente en las zonas rurales, que se enfrentan a profundas luchas cada día. A todos nos duele el corazón al ver la enorme cantidad de niñas rurales que no pueden continuar su educación después de la escuela primaria o secundaria; como las mujeres y las niñas en tantos lugares de la nación van a buscar agua, teniendo que recorrer kilómetros diariamente; como las comunidades agrícolas de montaña buscan el mismo canal de riego literalmente década tras década; como la rara cooperativa que tiene la capacidad de obtener las certificaciones necesarias para enviar sus productos más allá del zoco local; y como las familias de agricultores luchan por comprar árboles para poder pasar a una mayor rentabilidad más allá de lo que la cebada y el maíz podrían proporcionarles.

Y en sus vidas, entendemos la ansiedad de querer dar tanto a su profesión, pero enfrentarse a una incertidumbre real, a medida que obtienen títulos cada vez más altos pero la búsqueda de empleo puede volverse cada vez más dura. Las luchas reales de los marroquíes son también la razón por la que no puedo alejarme. Y este vínculo que entreteje la más noble intención humana y las duras dificultades de la vida, nos une en el Reino.

cjfd ceremony

El último pensamiento que me gustaría expresar es sobre seguir adelante: no hay condiciones previas para que apliquéis todas vuestras capacidades con las familias y comunidades marroquíes para crear el futuro que ellas determinen. No es necesario obtener primero los títulos más altos para ser empresarios. Para facilitar la participación de las personas en su propio desarrollo, necesitamos organizar reuniones comunitarias locales que sean inclusivas y faciliten la participación de las personas en su propio desarrollo. Para marcar una diferencia sostenible con los demás, para lograr lo que las comunidades sienten comúnmente como los proyectos más importantes para su localidad, necesitamos dar el paso práctico cada día haciendo las llamadas, escribiendo las cartas, reuniéndonos con la gente, organizándonos desde este momento, y no parar nunca hasta que creemos una diferencia mensurable que la gente haya decidido necesaria.

¿Por dónde empezamos? Si somos capaces, podemos empezar en nuestros orígenes, de dónde somos y dónde crecimos, en los lugares donde estamos conectados con los demás, donde estamos cada día, o donde deseamos estar. Volver y servir a la gente de donde somos originarios es una oportunidad que no todos tenemos, y si es posible en vuestras vidas, aprovechad la ocasión lo antes que podáis. La Iniciativa de Asociación con Oriente Medio, la Universidad Sidi Mohammed Ben Abdellah, todo lo que habéis aprendido, es también para ellos.

Mi pensamiento de partida para transmitir es el reconocimiento de lo difícil que es lograr lo que estoy diciendo. Todos sentimos dudas, nos levantamos con la incertidumbre de cuál es el mejor camino para nosotros. Cuando disponemos de medios tan limitados, es tan difícil sentirnos seguros y capaces de lograr lo mejor de nosotros mismos. Cuando llegan esos momentos de incertidumbre, y nos llegan a todos, me consuela una acción que podemos hacer ahora mismo, un paso que podemos dar en este momento y que puede ser importante para las personas y el medio ambiente de las generaciones venideras. Podemos agarrar un pequeño árbol autóctono, cavar y colocarlo en el suelo. Incluso en los momentos en los que sentimos que importamos menos, podemos emprender esta acción y ser más importantes para esa niña o ese niño del futuro que dirá bismillah cuando se coma los frutos y se enriquezca el suelo. Siempre nos queda el recurso y, en Marruecos, nuestras opciones son realmente infinitas.

Espero estar con ustedes mientras seguimos construyendo alMaghrib junto con y para su pueblo y para el mundo.

La Clínica Jurídica de la Facultad de Derecho (Clinique juridique de la faculté de droit - CJFD) de Fez pretende mejorar la situación de los jóvenes, las mujeres y las comunidades infrarrepresentadas proporcionándoles asistencia jurídica gratuita y formación empresarial como medio para participar cívica y económicamente.

En los tres años transcurridos desde su creación, el programa ha formado a 231 (50% mujeres, 50% hombres) estudiantes de máster y doctorado en Derecho para administrar la asistencia jurídica y facilitar el desarrollo de capacidades con los beneficiarios de la comunidad en la región marroquí de Fez-Meknes. En ese tiempo, los estudiantes clínicos han trabajado en un total de 267 expedientes de casos relacionados con el espíritu empresarial, la inmigración y el asilo, la mediación familiar, el apoyo psicológico, la trata de seres humanos, el empleo y la propiedad inmobiliaria. Además, 256 se han beneficiado de la creación o el crecimiento de 39 proyectos y entidades privados generadores de ingresos tras la formación empresarial y la tutoría.

El programa se estableció primero como un proyecto piloto en 2019 como una colaboración entre la Fundación Alto Atlas y la Facultad de Ciencias Jurídicas, Económicas y Sociales de la Universidad Sidi Mohamed Ben Abdellah de Fez. De 2020 a 2022, la continuación y expansión del programa para incluir la concentración en la promoción del espíritu empresarial fue financiada por la Iniciativa de Asociación entre Estados Unidos y Oriente Medio (MEPI).

El Dr. Yossef Ben-Meir es presidente de la Fundación Alto Atlas y Profesor Visitante de la Universidad de Virginia. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato