El teatro de Lope de Vega y Calderón de la Barca en los Institutos Cervantes de Europa

Alejandro Velarde

Pie de foto: Helena Pimenta, directora de la CNTC

Dar a conocer a Lope de Vega y Calderón de la Barca, exponentes del Siglo de Oro español,  es el objetivo de la segunda gira de Proyecto Europa: La voz de nuestros clásicos, una iniciativa que comenzó en 2014 de la mano de la Compañía Nacional del Teatro Clásico (CNTC), el Instituto Cervantes y el Instituto Nacional de Artes Escénicas y Música (INAEM). Esta segunda edición la dirige Helena Pimenta, dramaturga y directora de la CNTC, y consistirá en un recorrido por seis centros Cervantes europeos mostrando tres obras de estos autores desde el 16 de noviembre hasta el  4 de diciembre.

Se podrá disfrutar de una serie de representaciones de las obras El perro del hortelano de Lope de Vega, El alcalde de Zalamea y La vida es sueño de Calderón de la Barca. Los actores protagonistas de estas piezas literarias son Jacobo Dicenta, Pepa Pedroche y Natalia Huarte, todo ello junto a la música de vihuela de Lerlys Morales.

Los lugares elegidos para las actuaciones son los centros Cervantes de Bremen (Alemania), Fráncfort (Alemania), Praga (República Checa), Sofía (Bulgaria), Belgrado (Serbia) y Atenas (Grecia). Según Beatriz Herranz, directora de cultura del Cervantes, la gira comenzará en Alemania porque “los alemanes aman nuestro teatro clásico casi más que nosotros” y finalizará en Atenas debido a que “ahí  nació el teatro de manera occidental”.

 Según Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes, “esta segunda gira está pensada para llevar por el mundo una pequeña pero muy representativa muestra del tesoro de nuestros clásicos, con la intención de que sea añadida a la memoria de otros países”.

Más en Cultura
Marc Chagall
Las dos guerras mundiales, la persecución nacionalsocialista al pueblo judío y el exilio son sin duda los acontecimientos que más marcaron al pintor, cuya obra se expone en la Fundación Mapfre, asociada con los museos de Roubaix y Niza

Chagall, un grito de libertad