Sus numerosos beneficios destacan porque ayudan a deducir los pagos fiscales y mantener la opción de compra tras el cumplimiento del contrato

5 beneficios del leasing financiero para empresas

Sucursal del Bank of Africa - FOTO/FILE
photo_camera Sucursal del Bank of Africa - FOTO/FILE

Si aún no conoces el leasing financiero para empresas, has llegado al lugar indicado. Sus numerosos beneficios destacan porque ayudan a deducir los pagos fiscales y mantener la opción de compra tras el cumplimiento del contrato.

El leasing para empresas es conocido también como arrendamiento financiero; consiste en un proceso en donde el arrendador cede un bien al cliente y este realizará pagos mensuales que cubren financiación e intereses. Este negocio representa la mejor opción para las inversiones importantes de una empresa, como lo son la compra de vehículos pesados, maquinarias o cualquier otro bien necesario cuando no se cuenta con el capital suficiente.

¿Quieres conocer más sobre el leasing financiero para empresas? Quédate hasta el final para descubrir la mejor forma de financiamiento a mediano y largo plazo.

1.     Disminuye el valor residual

Con el contrato de leasing te liberarás del valor residual, ya que estará incluido dentro del mismo. Además, está establecido que sea más bajo que un contrato común de renting, pues no se realiza considerando el valor del mercado, sino a favor de la legislación de contratos de leasing que incentiva a la compra. Por lo tanto, los valores se mantienen al mínimo, tomando de referencia el valor que tienen en el mercado los bienes de segunda mano.

2.    Tienes opción de compra

Los contratos comunes de renting no incluyen opciones de compra, a diferencia del leasing, que luego del período de arrendamiento te ofrece la opción de adquirir el bien que has estado pagando, lo cual en la práctica para las empresas con limitaciones de presupuesto resulta bastante útil al poder disponer inicialmente del activo sin necesidad de comprarlo, posicionándose como la opción ideal para las compañías en crecimiento.

3.    Mayor posibilidad de ahorro

El leasing financiero a pesar de que a nivel contable representa una deuda, es pasiva, por lo que a mediano y largo plazo al hacer los números se observa un ahorro considerable, ¿Por qué? Porque se incluye una cuota en el presupuesto de la empresa, pero al finalizar el contrato puedes adquirir el bien que arrendaste, con el precio inicial, por lo que en el proceso te liberas de la inflación.

Así podrás hacerte con elementos esenciales para mejorar la productividad de la empresa, y posicionándola en el mercado como una compañía competitiva y prometedora.

4.    Obtienes beneficios fiscales

Gracias al leasing financiero es posible deducir las rentas al 100% al ser incluidas dentro de los gastos operativos, de esta forma ya no hay depreciación, a su vez disminuyen los intereses y te libras del pago del IVA, que es asumido por el arrendador al hacerse con los activos.

5.     No requiere de un tercero

El leasing solo incluye al arrendatario y al arrendador, no es necesario el financiamiento de un tercero como ocurre en otras formas de financiamiento como la micro financiación donde se requiere apoyo externo. Esta ventaja de independencia que ofrece el leasing le evita a la empresa el compromiso de adquirir socios que deben ser informados de cada paso.

Como has podido observar el leasing financiero es una de las mejores opciones para hacer crecer tu negocio, con mayor flexibilidad y menor carga fiscal. ¡Anímate a darle una oportunidad hoy!
 

Más en Economía y Empresas