Las empresas españolas analizan los proyectos en que Irán invertirá 25.000 millones

The Diplomat

Pie de foto: Los proyectos tratan de mejorar las infraestructuras en carreteras, ferrocarriles, aeropuertos y transporte marítimo.

Las empresas españolas han comenzado a analizar las posibilidades de licitar para participar en alguno de los proyectos de infraestructuras y desarrollo que Irán quiere acometer en los próximos años. Las autoridades iraníes desvelaron el sábado su intención de acometer 121 proyectos valorados en más de 25.000 millones de euros.

Los proyectos, que están abiertos a inversores de todo el mundo, tratan de mejorar las infraestructuras del país en carreteras, ferrocarriles, aeropuertos y transporte marítimo. Fueron dados a conocer, junto a las condiciones para participar en ellos, en el Foro Iraní de Transportes y Desarrollo Urbano 2015, que se celebrado en Teherán con asistencia más de 800 inversores iraníes y más de 150 compañías extranjeras.

Entre los asistentes se encontraban representantes de algunas empresas españolas que estuvieron también presentes en el viaje realizado a Irán a comienzos de septiembre por los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo; Fomento, Ana Pastor, e Industria, José Manuel Soria.

España tiene fundadas esperanzas de que la situación que puede abrirse en Irán con el futuro levantamiento de sanciones si se cumplen los términos del acuerdo nuclear, resulte beneficiosa para las empresas de nuestro país, especialmente las que se relacionan directa o indirectamente con el sector ferroviario.

Asqar Fajrie Kashan, viceministro iraní para Inversiones Extranjeras, manifestó a Efe que la “experiencia y éxito” de España en los ferrocarriles, en el desarrollo de puertos y en la construcción urbana puede abrirle puertas en Irán.

Teherán desvela las infraestructuras para las que necesita la aportación extranjera

El viceministro anunció “facilidades” para las empresas que quieran participar en estos proyectos, que estarán amparadas por una ley de “apoyo y aliento” a su presencia en el país.

Así, apuntó que los inversores tendrán protegido su capital en el país y facilidades para importar, producir, distribuir o vender servicios y repatriar sus ganancias. “Además, dependiendo de los proyectos y de la región en la que trabajen se podrían obtener exenciones de impuestos”, añadió.

Los planes iraníes prevén la construcción antes de 2021 de seis autovías por un total de 1.135 kilómetros. Y en cuanto al ferrocarril, los proyectos incluyen la construcción de más de 3.177 kilómetros de siete nuevas líneas, la renovación y mejora de otros 5.115 kilómetros y la electrificación de  2.804 kilómetros, sin contar con las más de 2.340 locomotoras de todo tipo y otro material diverso para este sector que Irán prevé adquirir en siete años.

Los aeropuertos también serán parte importante de estas oportunidades, con prácticamente cada terminal aérea del país proyectando obras, ampliaciones y mejoras. Además Irán pretende construir alrededor de un millón de viviendas anuales para cubrir las necesidades de la población.

Más en Economía y Empresas