El Reino ha logrado producir el 20% de su energía a partir de fuentes renovables gracias a la colaboración con la nación alemana en el sector energético

La inversión de Alemania en energías renovables impulsa el crecimiento en Marruecos

photo_camera PHOTO/ARCHIVO - Producción de hidrógeno verde en Marruecos

Marruecos se ha destacado en la producción de energía renovable y se ha propuesto un ambicioso objetivo para el consumo de electricidad: aumentar la participación de las fuentes renovables del 20% actual al 52% para 2030 y, si es posible, al 86%. Este objetivo es alcanzable gracias al potencial solar del país, como lo indica el experto en energía marroquí Rahal Lagnaoui. Por otra parte, el país norte africano ha firmado una declaración de intenciones conjuntas con Alemania para el desarrollo del hidrógeno verde, llamada Power-to-X. Esta asociación estratégica tiene como objetivo impulsar las energías renovables y promover la producción de hidrógeno verde, que es una fuente de energía limpia y renovable.

La iniciativa de Marruecos en la producción de energía renovable es admirable y se ha convertido en un modelo para otros países en desarrollo. Es importante destacar que esta producción no solo ayuda a combatir el cambio climático, sino que también beneficia a la economía del país. Marruecos está en proceso de convertirse en el principal productor de hidrógeno verde en África gracias a la construcción de una planta de producción financiada por el banco de desarrollo alemán KfW por un importe de 300 millones de euros. Esta asociación estratégica entre Marruecos y Alemania es mutuamente beneficiosa, ya que Marruecos puede aumentar su producción de energía renovable y reducir su dependencia de los combustibles fósiles, mientras que Alemania puede obtener parte de esta producción de hidrógeno verde para utilizarlo en diversas aplicaciones.

planta-energia-renovable-marruecos

Rabat es un socio atractivo para Alemania y Europa debido a su proximidad geográfica, las interconexiones de electricidad y gas existentes y el proyecto de gasoducto Marruecos-Nigeria. La inversión en energía renovable y la producción de hidrógeno verde en Marruecos no solo benefician a Marruecos y Alemania, sino que también pueden servir como modelo para otros países en desarrollo que buscan reducir su dependencia de los combustibles fósiles y avanzar hacia un futuro mejor. Por lo que esta asociación es una oportunidad para ambos países de trabajar juntos hacia un futuro más sostenible y limpio para todos.

En el Reino, la producción de hidrógeno verde se ha presentado como una oportunidad para la transición energética del país. Sin embargo, este proyecto se enfrenta a un gran desafío debido a la escasez de agua. La producción de hidrógeno verde requiere tanto de energía solar como de agua, que es un recurso escaso en el país, ya que el cambio climático y los períodos de sequía han agravado el problema. Marruecos es uno de los países más afectados por la escasez de agua y el cambio climático, según KfW. La demanda de agua ha aumentado significativamente en los últimos años, especialmente en la agricultura, por lo tanto, para producir hidrógeno verde, se necesita apoyar en plantas desaladoras de agua de mar. Marruecos está construyendo nuevas plantas desaladoras de agua de mar con el apoyo de la Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ) y KfW. La inversión actual en el sector es de alrededor de 700 millones de euros.

baerbock-burita

El uso de agua de mar desalada para producir hidrógeno verde podría ser una solución a la escasez de agua en Marruecos. Aparte de que esta solución podría permitir la producción de agua potable y riego a bajo costo. En otras palabras, la producción de hidrógeno verde podría ayudar a resolver algunos de los problemas de agua y energía en el país. Al mismo tiempo, es importante señalar que la producción de hidrógeno verde no es una solución aislada para los problemas energéticos y de agua de Marruecos. Se necesitan esfuerzos continuos y coordinados para abordarlos, por ejemplo, es necesario mejorar la gestión del agua en la agricultura y fomentar la eficiencia energética en todas las áreas. Pero también, es fundamental reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para mitigar los efectos del cambio climático y proteger los recursos naturales del país.