Marruecos, esencial para España y para la UE en el horizonte 2020

Carmen Chato

Pie de foto: Marruecos 2020: perspectivas y horizontes de cooperación

Marruecos es esencial para España y para la UE en el horizonte del 2010. El país magrebí ha experimentado en época reciente, y en especial desde el año 2011, un cambio de tendencia en ámbitos como la economía, la consolidación de las estructuras de participación social y un avance democrático, según recoge la publicación Marruecos 2020. Diagnóstico de perspectivas de desarrollo y horizontes de cooperación editada por la Fundación Cideal. Una variación de rumbo que refuerza a Marruecos como socio esencial tanto para la Unión Europea como para España.

En la presentación de esta publicación, que ha tenido lugar en Casa Árabe en Madrid, Manuel Gómez Galán, director general de la Fundación Cideal, ha destacado que Marruecos no es un país conocido en profundidad por la sociedad española, a pesar de su cercanía geográfica y de sus estrechas relaciones tanto entre el  sector público de ambos países como entre las sociedades civiles que lo componen. Dos variables, que para Gómez Galán, son complementarias y necesarias para que la cooperación española puedan funcionar en este país en el que la Fundación Cideal lleva trabajando cerca de 20 años.

Una idea en la que también se ha detenido Haizam Amirah Fernández, investigador principal de Mediterráneo y Mundo Árabe del Real Instituto Elcano y ponente en esta presentación. En su intervención, ha querido resaltar que España tiene particularidades que otros miembros de la Unión Europea no tienen: una frontera terrestre con Marruecos y una amplia tradición de inclusión en la política exterior de las relaciones entre estos países. Por otra parte, ha señalado que se debe trabajar para que exista un mayor conocimiento entre estas sociedades, que muchas veces viven de percepciones pasadas que fomentan el desarrollo de ideas preconcebidas que ya no son actuales.

Además, para el investigador las relaciones entre España y Marruecos se sitúan por debajo del potencial real que éstas tienen. Modernizar la imagen y desarrollar relaciones industriales sectoriales son puntos clave en un Mediterráneo Occidental en transformación en ambas orillas. Pero, y a pesar de que el Fondo Monetario Internacional sitúa el crecimiento del país magrebí en el 4,5% anual y es ya la quinta economía del continente africano en relación a su PIB, su renta per capita sigue estando diez veces por debajo de la española.

Por su parte, Luis Tejada, director de cooperación de África y Asia de la AECID -entidad colaboradora en la publicación- ha señalado que la intensidad de las relaciones entre Marruecos y España es una buena señal y que el país africano juega un papel decisivo para la Unión Europea en relación al Sahel y a las políticas migratorias. Además, Tejada ha señalado la cooperación Sur-Sur como una fórmula a futuro para desarrollar proyectos en esta zona y en la que Marruecos tiene una doble condición al tratarse de un país en transición.

Más en Economía y Empresas