Los próximos pasos de Huawei en la guerra comercial

Henar Hernández

Pie de foto: Huawei ha anunciado que ha presentado una moción ante la Justicia estadounidense para que se declare inconstitucional el veto a sus productos.REUTERS/DADO RUVIC

El gigante chino de telecomunicaciones ha anunciado que ha presentado una moción ante la Justicia estadounidense para que se declare inconstitucional el veto a sus productos. La compañía busca así acelerar el proceso judicial abierto contra el Gobierno de Donald Trump desde que el pasado marzo demandara al Ejecutivo estadounidense por haber prohibido la comercialización de su oferta. Esto derivó en que las grandes multinacionales tecnológicas radicadas en EEUU, como Google, Intel o Qualcomm, entre otras, comunicaran que dejarían de vender hardware, software y otros servicios a Huawei.

Los últimos varapalos a la empresa china llegaron la semana pasada desde la SD Association, de la que fue expulsada; de la Alliance Wifi (Alianza Wi-Fi), de la que fue suspendida temporalmente y de JEDEC (Consejo Conjunto de Ingeniería de Dispositivos Electrónicos), del que anunció su separación. Esto implicaba que, en primer lugar, Huawei no podía fabricar nuevos dispositivos electrónicos (smartphones, cámaras, ordenadores, portátiles o tablets) con slots o ranuras de expansión para las tarjetas de memoria SD y microSD, por lo que los futuros clientes de la compañía no podían incrementar la capacidad de almacenamiento de sus terminales como indica el estándar actual, es decir, a través de dichas tarjetas de memoria (SD y microSD). 

En segundo lugar, Huawei tampoco podía usar el logotipo Wi-Fi que certifica la implementación de la red en las cajas de sus dispositivos. Del mismo modo, las compañías que comercialicen antenas o emisores Wi-Fi no compartirían información relativa a los avances y desarrollos que se produzcan en la red con el gigante chino y Huawei no tenía poder de decisión ni voto en las medidas que se adopten en la Alliance Wifi, que está formada por un conglomerado de empresas fundamentalmente estadounidenses como Apple, Intel, Microsoft o Qualcomm, o las coreanas LG y Samsung y la finlandesa Nokia. Esto implicaba que el gigante chino había sido suspendido temporalmente de la Alliance Wi-Fi como miembro patrocinador, pero podía seguir implementando el servicio Wi-Fi en los dispositivos que fabricase en un futuro.

En tercer lugar, Huawei se había retirado de JEDEC, un consejo que proporciona estándares de certificación de componentes electrónicos, como la memoria RAM. Una de las consecuencias de esta decisión era que el gigante chino no podía participar en el desarrollo, procedimiento e implementación de los estándares, con la limitación de influencia que eso supone para adoptar medidas en aras de los intereses de su negocio. Así, Huawei no podía decidir en el proceso de creación de los estándares, por lo que tenía que adoptar los que se elaborasen en JEDEC, aunque no le beneficiasen.

Sin embargo, este jueves se conocía la noticia de que las tres entidades, SD Association, Wifi Alliance y JEDEC, y una cuarta, la encarga de la red Bluetooth, levantaban el veto a Huawei, permitiéndole de nuevo operar con normalidad en los cuatro ámbitos: uso de tarjetas de memoria SD y microSD, empleo de la red Wi-Fi y sus actualizaciones, aplicación y decisión de estándares de JEDEC y aplicación de la red Bluetooth en sus dispositivos. Cabe recordar que todas las instituciones adoptaron la medida de suspender, prohibir o romper sus relaciones con Huawei “cumpliendo con las órdenes del Departamento de Comercio de Estados Unidos”. Por tanto, habrá que comprobar si este cambio de tornas será efectivo y duradero, pues todo indica a que el Ejecutivo estadounidense seguirá ejerciendo presión sobre sus asociaciones nacionales, si bien durante una cumbre celebrada en Tokio a principios de semana entre el primer ministro japonés Shizo Abe y el presidente estadounidense Donald Trump, este último reconocía que confía que “en el futuro, China y Estados Unidos tendrán un acuerdo comercial maravilloso”. Esta declaración, si se materializase, podría configurarse como una de las posibles vías que solucionasen la guerra comercial existente y que amenaza los mercados de todo el mundo, según advierten las principales instituciones económicas del mundo, como el FMI o el Banco Mundial. 

Por otra parte, la semana pasada, la compañía británica ARM, principal fabricante de chips y procesadores del mundo anunció que rompería sus relaciones con el gigante chino con entrada en vigor en el año 2020. Esto también supuso un duro revés para Huawei, pues la empresa china desarrolla sus propios procesadores – denominados Kirin – en base a la arquitectura y diseño proporcionados por ARM. Además, la empresa china no podrá solicitar asistencia a la compañía británica para desarrollar componentes electrónicos para sus dispositivos en un futuro. 

Ante dichos reveses – con Google, Intel, Qualcomm y ARM la ruptura parece definitiva – Huawei ha puesto sus cartas sobre la mesa. Así, ha anunciado que su nuevo sistema operativo, denominado HongMeng OS y Ark OS, estará listo entre finales de 2018 y principios de 2019. Entre las novedades que ofrece, aunque estará diseñado en la línea de Android, los usuarios podrán disponer de una tienda de aplicaciones propia que, según los rumores, se llamará AppGallery. Estará por ver, entonces, si la oferta que los consumidores encontrarán en sus dispositivos podrá competir con la que ahora existe en Google Play de Android o en Apple Store de Apple. 

El caso de España

En un acto celebrado este miércoles en Madrid, el consejero delegado de Huawei España, Tony Jin Young, ha asegurado que el gigante chino seguirá con su proyecto y el calendario previsto para la implantación de las redes 5G en nuestro país. Asimismo, Young ha confirmado que ningún operador español ha suspendido sus negocios con Huawei y que, por lo tanto, apoyará a Vodafone en el lanzamiento del 5G en la capital española, Madrid y otras seis ciudades (Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Valencia, Sevilla y Málaga) previsto para este verano. Del mismo modo, la compañía china ha alcanzado acuerdos con los otros dos grandes operadores nacionales, Telefónica y Orange, para el mismo proyecto.

La estrategia de Huawei en África

Todas estas barreras impuestas desde el Gobierno de EEUU ante la creencia de que Huawei representa una “amenaza para la seguridad nacional” por sus técnicas de “espionaje”, han provocado que el gigante chino también se haya replanteado virar sus miras comerciales hacia otros mercados.

Pie de foto: Ren Zhengfei, fundador y CEO de Huawei. AFP/FABRICE COFFRINI 

Así, durante la primera Asamblea de ONU-Hábitat, el programa de Naciones Unidas para el urbanismo sostenible, celebrada en Nairobi este lunes y martes, el director de Asuntos Públicos de Huawei para el Sur de África, Adam Lane, ha comunicado que el gigante chino está dispuesto a “promover ciudades inteligentes” en el continente africano “para promover la sostenibilidad ambiental”, a través del desarrollo de dispositivos electrónicos y digitales que permitan controlar el suministro energético, el acceso al agua potable o la implantación de redes de telecomunicaciones modernas en los países de África, como recoge el medio chino estatal Xinhua.

Es el caso de Kenia, por ejemplo, donde el Gobierno trabaja conjuntamente con Huawei para desplegar una red de 5G en el país, aunque las voces críticas claman que todavía existen labores de estabilización de la red de 4G que opera actualmente en el territorio keniata. Asimismo, el pasado 30 de abril, el Gobierno de Uhuru Kenyatta y el gigante chino firmaron un acuerdo por valor de 1,7 billones de dólares (1.500 millones de euros) para acelerar el desarrollo de la ciudad tecnológica de Konza, ubicada a 70 kilómetros de la capital, Nairobi. La urbe, cuyo proyecto de construcción comenzó en 2008 y actualmente sufre retrasos, funcionará a modo de Smart City, albergará un centro de Big Data y contará con un sofisticado sistema de vigilancia digital. En el marco de este entendimiento, Huawei también desplegará en Kenia una red de tecnologías de la información y comunicación (TIC), una solución inteligente para el tráfico y un servicio de Nube para el Gobierno y las corporaciones públicas.

La relación entre Kenia y Huawei se remonta al año 2012, cuando la compañía china recibió una licitación para construir un red nacional de fibra óptica en Kenia, un proyecto que fue financiando por el Banco chino de Exportaciones e Importaciones EXIM, como lo indica un documento de trabajo del Banco Mundial.

Pie de foto: El CEO de Huawei, Richard Yu, durante la presentación del smartphone Huawei P30, en París. El gigante tecnológico chino Huawei dijo que el lunes 22 de abril de 2019, sus ingresos aumentaron un 39 por ciento con respecto al año anterior en el último trimestre, a pesar de la presión ejercida por Estados Unidos sobre sus aliados para que rechazaran su tecnología de telecomunicaciones y redes como un riesgo de seguridad. AP PHOTO/THIBAULT CAMUS.

Cabe señalar que la presencia de Huawei en el conjunto del continente africano es reseñable por varias razones: ha elaborado y construido, al menos, el 50% de la red 4G implantada en África; opera en un total de 40 países del continente y se configura como el cuarto proveedor de smartphones con un 9,9% de cuota de mercado alcanzada en 2018, detrás de otra compañía china, Transsion, su filial y Samsung. Esto se enmarca en un contexto en el que el mercado africano de teléfonos inteligentes creció un 2,3% el año pasado hasta alcanzar más de 88 millones de unidades, lo que fue impulsado por el sólido desempeño de los tres mercados más grandes del continente: Nigeria, Sudáfrica y Egipto, según recoge la consultora tecnológica IDC.

Venezuela entra en juego

Con el veto estadounidense a Huawei en la primera plana mundial, otro país enfrentando con Estados Unidos ha entrado en escena: Venezuela. El presidente del país latinoamericano, Nicolás Maduro, ha anunciado una “inversión inmediata” en tecnología china procedente de Huawei y otra compañía fundada en el país asiático, ZTE, para establecer una red 4G a nivel nacional en Venezuela.

Más de esta serie:

China, bajo la presión de EEUU (29 de mayo de 2019)

EEUU levanta el veto a Huawei por 90 días tras el golpeo inmediato de las restricciones (21 de mayo de 2019)

Incógnitas y consecuencias de la guerra tecnológica (21 de mayo de 2019)

La guerra tecnológica lleva a grandes empresas de EEUU a cortar el suministro a Huawei (20 de mayo de 2019)

EEUU veta oficialmente a Huawei impulsando la guerra tecnológica (16 de mayo de 2019)

Reino Unido y Alemania permiten a Huawei proveer red 5G a falta del anuncio oficial de España (24 de abril de 2019)

El exitoso MWC Barcelona eleva el perfil político de Huawei (1 de marzo de 2019)

Huawei en busca y captura por EE UU con el ojo en las redes 5G (29 de enero de 2019)

Más en Economía y Empresas