El crecimiento de China se ve impulsado por el sector servicios, mientras que la industria va a la zaga

Qué significa para los mercados emergentes la desigual recuperación económica de China

PHOTO/ARCHIVO - El presidente de China, Xi Jinping

Después de tres años de bloqueos continuos de Covid-19 e interrupciones comerciales, China registró un crecimiento del PIB más rápido de lo esperado en el primer trimestre de 2023, con un 4,5% interanual, pero la naturaleza desigual de su recuperación está enviando señales contradictorias a los mercados emergentes.

Los buenos resultados, que superaron las expectativas de muchos analistas, se vieron impulsados por la expansión del 5,4% del sector servicios, incluido un repunte del 10,6% de las ventas al por menor en marzo, ya que la demanda reprimida y el elevado ahorro interno impulsaron la actividad del mercado.

Sin embargo, la recuperación no ha sido uniforme en todos los sectores: el sector industrial chino creció un 3,9% en marzo, frente al 2,4% de enero y febrero.

China ha impulsado el crecimiento económico mundial durante décadas, con los mercados emergentes exportando materias primas a China e importando productos refinados a precios más baratos. Sin embargo, dada la transición del país de una economía impulsada por la manufactura a otra orientada a los servicios, el comercio entre China y muchos mercados emergentes puede adoptar una forma diferente en los próximos años.

china-economia
PHOTO/AFP - Contenedores de transporte para la exportación apilados en un puerto en Lianyungang, en la provincia oriental china de Jiangsu

Nuevas cadenas de suministro

Dado que las exportaciones de China a mercados desarrollados como la UE, Japón y EE.UU. se han ralentizado en medio de la reciente competencia geopolítica y comercial, el país se ha volcado en los mercados del sudeste asiático que forman parte de su Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Los envíos a la ASEAN aumentaron un 35,4% interanual en marzo, elevando las exportaciones totales un 14,8%. La cuota de la ASEAN en la inversión directa de China en el extranjero se triplicó, pasando de aproximadamente el 5% en 2016 a más del 15% en 2021, lo que indica la creciente importancia estratégica de estos mercados.

El crecimiento de las exportaciones chinas afectará a los mercados emergentes de diferentes maneras, superando potencialmente a determinados países.

Durante la desaceleración económica de China el año pasado, Myanmar y Filipinas vieron aumentar sus exportaciones al ganar cuota de mercado en EE.UU. y otros países desarrollados como parte de la estrategia China+1 de las empresas para diversificar la capacidad de producción.

Al mismo tiempo, los mercados desarrollados que han forjado nuevas relaciones en la cadena de suministro con actores como Vietnam y Tailandia no dan marcha atrás. La cuota de China en las importaciones estadounidenses de productos manufacturados procedentes de 14 países asiáticos de origen de bajo coste cayó del 53,5% en 2021 al 50,7% en 2022, incluso cuando las importaciones globales de esta cohorte aumentaron un 11%.

El año pasado, Vietnam registró un superávit comercial récord de 94 900 millones de dólares con EE. UU. y, gracias a 15 nuevos acuerdos de libre comercio, sus exportaciones totales aumentaron un 10,6%, hasta 372 000 millones de dólares, lo que contribuyó a impulsar un crecimiento del PIB del 8%.

Los mercados de renta variable apoyan esta tendencia. Anticipándose a la reapertura de China, los valores de mercados emergentes atrajeron 65 700 millones de dólares en enero, la cifra más alta desde enero de 2021, mientras que los fondos extranjeros adquirieron 17 600 millones de dólares en renta variable china en el mismo mes, la mayor cantidad desde diciembre de 2020.

Sin embargo, el apetito por la renta variable china se ha invertido desde entonces, con el índice MSCI China por detrás de su índice de mercados emergentes excluida China en términos de rendimiento y entradas de capital.

economia-china
PHOTO/AFP - Línea de producción de arneses de cables en una fábrica, que suministra en gran medida accesorios de automóviles al mercado automotriz de ultramar, en Hubei, provincia oriental china de Anhui

Impulso de las exportaciones

En general, los mercados emergentes orientados a la exportación con estrechas relaciones comerciales con China, como Vietnam y Malasia -cuya exposición al consumo chino es del 4% y el 3% del PIB, respectivamente- se beneficiarán directamente de la recuperación de China.

La apertura de los pasos fronterizos con Vietnam ya ha hecho que las exportaciones agrícolas -así como los precios- se disparen en 2023. En febrero, los precios de la fruta del dragón de pulpa blanca procedente de Vietnam subieron un 10% desde las vacaciones lunares de enero y se triplicaron con respecto al año anterior. En conjunto, se espera que las exportaciones de fruta fresca de Vietnam a China alcancen los 5.590 millones de dólares en 2023, frente a los 5.040 millones de 2022.

Las exportaciones ayudarán a corregir el déficit comercial del país con China, que creció de 54.000 millones de dólares en 2021 a un récord de 60.200 millones de dólares en 2022, ya que las importaciones procedentes de China aumentaron un 6,6% hasta 117.900 millones de dólares.

Mientras tanto, Malasia, el mayor socio comercial de China, está buscando proactivamente ampliar su relación bilateral. El Primer Ministro Anwar Ibrahim visitó China en abril y consiguió 555,3 millones de dólares en exportaciones potenciales de durian, alimentos y bebidas, productos de hierro y aceite de palma. El Primer Ministro Anwar también anunció que China invertirá 38.600 millones de dólares en Malasia, entre otras cosas en las industrias automovilística y petroquímica.

Es probable que los países exportadores de materias primas se beneficien de la recuperación china, ya que el crecimiento del PIB está correlacionado con la demanda de hidrocarburos, metales y minerales. La demanda china de petróleo alcanzó su nivel mensual más alto desde junio de 2020, importando 12,3 millones de barriles diarios (bpd) en marzo, frente a los 10,1 millones de bpd de marzo de 2022.

Malasia ya se ha beneficiado de este aumento: sus exportaciones de petróleo a China aumentaron un 144% interanual en los dos primeros meses de 2023, alcanzando los 0,65 millones de bpd. Rusia superó a Arabia Saudí para convertirse en el principal proveedor de China durante este periodo, ya que sus exportaciones aumentaron de 1,57 a 1,94 millones de bpd. Arabia Saudí aportó 1,72 millones de bpd, frente a 1,81 millones.

Mientras tanto, los EAU alcanzaron un hito con China en el comercio energético en marzo, al enviar 65.000 toneladas de gas natural licuado pagadas en yuanes chinos en la Bolsa de Petróleo y Gas Natural de Shanghai.

china-covid-aeropuerto
AFP/NOEL CELIS - Personal de seguridad comprueba la temperatura de los pasajeros que llegan al Aeropuerto Internacional Pudong de Shanghái

Llamamiento a todos los turistas

Los países del sudeste asiático orientados al turismo están a punto de registrar un aumento significativo de turistas chinos, ya que las restricciones de vuelos, las limitaciones de visados y las normas de entrada dirigidas a los ciudadanos chinos han hecho que éstos renuncien a viajar a destinos tradicionalmente populares como Australia, Canadá, Europa, Japón y Corea del Sur.

Durante el Año Nuevo Lunar, en febrero, Bangkok, Singapur, Kuala Lumpur, Chiang Mai, Manila y Bali se situaron entre los principales destinos para los viajeros chinos, impulsando un crecimiento interanual del 640% en los viajes al extranjero desde China.

Tailandia es el principal destino del sudeste asiático para los turistas chinos, y las reservas hoteleras en Bangkok se multiplicaron por 33 durante las vacaciones de este año. El país ya ha registrado un aumento en el número total de llegadas de turistas extranjeros, de 400.000 en 2021 a 11 millones en 2022. Se espera que esta cifra se duplique con creces hasta alcanzar los 25 millones en 2023, y el gobierno tailandés prevé más de 5 millones de visitantes procedentes de China.

Por su parte, Malasia aspira a atraer a 16 millones de visitantes extranjeros en 2023, de los cuales 5 millones procederán de China, aunque los elevados costes de los viajes y la falta de vuelos podrían dificultar el cumplimiento de estos objetivos. No obstante, el Ministerio de Turismo del país firmó recientemente acuerdos con dos agencias turísticas chinas para traer 450.000 visitantes este año.

China fue el segundo mercado turístico de Filipinas en 2019, con 1,7 millones de visitantes. El país aspira a recibir 4,8 millones de turistas chinos este año, después de acoger a 2,6 millones en 2022. Su Ministerio de Turismo lanzó el programa "Bisita, Be My Guest" para animar a los filipinos a invitar a más huéspedes chinos, especialmente para aprovechar la oferta ecoturística del país.

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato