El Rey Juan Carlos I, el mejor embajador económico de España en los países árabes

Por Alexandra Dumitrascu
 
A lo largo de sus 39 años de reinado, el Rey Juan Carlos ha sido, qué duda cabe, el mejor embajador de España, fortaleciendo la imagen de ésta en el ámbito internacional, así como las relaciones con distintos países del mundo, especialmente con los estados árabes. Los estrechos lazos con los dirigentes y los monarcas del Magreb y de Oriente Medio, así como las fuertes relaciones comerciales logradas, reflejan el esfuerzo del Jefe de Estado en su lucha por los intereses económicos de España, mediante una intensa labor diplomática por cosechar prestigio internacional tras la difícil tesitura política y económica de la Transición española. Libia, Argelia, Marruecos, Túnez, Omán, Arabia Saudita, Kuwait o Jordania, cuentan entre los países que han mantenido y mantienen una estrecha relación, sobre todo económica, en los que la figura del Rey Juan Carlos ha tenido un protagonismo crucial a la hora de abrir puertas a las oportunidades de negocio para las empresas españolas. Aunque las inversiones de estos países en el territorio español tampoco son nada despreciables. Según datos del Ministerio de Turismo y Comercio, los países árabes que más han invertido en 2013 en España son Argelia (121,02 millones de euros), Marruecos (26,5), Emiratos Árabes Unidos (12,85) y Arabia Saudita (11,8). En 2008, la inversión directa de los países del mundo árabe en España alcanzó 153 millones de euros.
 
Condiciones históricas
España, por sus condiciones históricas, a diferencia de los demás países occidentales, dispone de una posición privilegiada con los países del mundo árabe, siendo especialmente destacables los vínculos con el Reino de Marruecos y con los países del Golfo. La estrecha amistad del Rey Juan Carlos con el monarca marroquí, Mohamed VI, así como con los monarcas del Golfo, sobre todo con la Casa Real saudí, han abierto el camino a las mayores negociaciones comerciales. El caso de Arabia Saudita representa uno de los mayores logros conseguidos por las empresas españolas en el exterior, esto es la adjudicación en 2011 del contrato para construir la línea de AVE que unirá La Meca con Medina, cuyo valor ascendió a 6.736 millones de euros y que beneficia a 12 empresas españolas. 
 
Carros de combate
La negociación, todavía en vigor, de la venta de unos 250 carros de combate españoles Leopard, operación valorada en más de 3.000 millones de euros, es otro ejemplo de ello. El Rey estuvo volcado desde el principio en esta operación, que se reactivó en el último viaje del jefe del Estado  a Arabia Saudita el pasado mes de mayo. Ferrovial, Cepsa, ACS, Airbus, Abengoa, Endesa, Talgo o Inditex cuentan entre las compañías españolas con más presencia en los países árabes, reforzada por el papel protagonista del Rey a la hora de fomentar las relaciones de cooperación política y de participación de éstas en proyectos destacables en la industria energética, en la construcción naval y en las infraestructuras. Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Bahrein y Marruecos han formado parte de la última visita del Rey Juan Carlos en el mundo árabe, en calidad de monarca, en los meses de abril y mayo, cuyo principal objetivo fue reforzar las relaciones bilaterales de estos países con España en materia política, económica, de seguridad, de defensa y cultural.
 
Marruecos, un socio de primera magnitud
El segundo país árabe con el que el Rey ha mantenido estrechos vínculos, es Marruecos. La relación entre los monarcas español y marroquí ha sido, en los últimos años, inmejorable y ha permitido, a su vez, grandes logros en el ámbito económico, fortaleciéndose el comercio bilateral hasta posicionar en 2012 a España como primer proveedor de Marruecos, a la vez que Marruecos representaba el primer mercado para las exportaciones en España. Más de 800 empresas españolas tienen presencia en el país magrebí, siendo especialmente destacable el papel de éstas en la industria de la energía renovable en la que gozan ya de importantes contratos, a la vez que 20.000 compañías tienen negocios con Marruecos. Con la abdicación del Rey Juan Carlos, hecha pública el 2 de junio, su heredero, el Príncipe Felipe, futuro Rey Felipe VI, será el que continuará la labor de representar la “Marca España” en el mundo, y tendrá que seguir consolidando las relaciones con los países árabes. 
 

Más en Economía y Empresas