La situación actual aun no hace temer un crack como el de 2008

Rafa Miner / Blanca Calvo/lainformacion.com

Las dudas sobre la banca europea y los mensajes de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, arrastraron a las bolsas europeas, y a la española en particular, que se ha dejado un 4,88 por ciento, tras el 4,4% del lunes y el 2,39 por ciento del martes. La caída desde primeros de añoes ya del 18,8 por ciento.

En el foco del huracán se encuentran la banca italiana, entidades francesas como Societé General -avisa que no logrará cumplir sus objetivos de 2016-, y desde luego el gigante alemán Deutsche Bank, que ha perdido un 39,25% de su valor en bolsa desde princpios de año, hasta situar su capitalizaciòn en 18.875 millones de euros, cuando incluso en las crónicas todavía se habla de 22.000 millones o bastante más. Pero la realidad es terca. La entidad germana perdió entre lunes y martes un 13 por ciento, remontó el miércoles un 10,20%, y hoy se ha dejado un 6,14 por ciento, muy por encima del índice Dax de Francfort, que ha cerrado un 2,93 por ciento abajo.

Sólo 24 horas de respiro

La remontada tuvo lugar tras la salida en tromba de su máximos dirigentes con el fin de defender su solvencia y tranquilizar a los inversores. Deutsche Bank estudia la posibilidad de una multimillonaria recompra de bonos, informó 'Financial Times', tras recordar que el banco alemán tiene en torno a 50.000 millones en 'bonos senior', aunque no especifica la cuantía del programa. Poco ha durado la confianza, porque, como señalamos, hoy han vuelto las dudas de los inversores.

Tan mal se debe ver la cosa en Alemania, que el poderoso ministro alemás de Finanzas, Wolfgang Schäuble, salió al paso para señalar que la volatilidad tiene un "cierto punto de exageración en los mercados".

Por si fuera poco el precio del crudo sigue sin conseguir estabilizarse por encima de los 30 dólares el barril. A todo esto se suma la desaceleración de China. Los hay que ya se atreven en pronosticar un nuevo crack de la economía mundial. ¿qué hay de cierto en esto?

No hay riesgo importante de otro 'crack'

“No, la posibilidad de una recesión o un nuevo 'crack' es de un 25 o 30 por ciento, no vamos a ver la crisis mundial que vimos en el 2008. Tendrían que acumularse muchos accidentes durante mucho tiempo”, explica a lainformacion.com Mario Weitz, profesor de la escuela de negocios ESIC y consultor del Banco Mundial.

La ralentización del crecimiento en la economía mundial puede explicarse por tres motivos, según Weitz:

Publicidad

1. La demografía, el envejecimiento de la población hace que caiga la productividad y se dificulte pagar las pensiones.

2. El endeudamiento a nivel mundial, que es excesivo.

3. La falta de inversión que se nota en muchos países, sobre todo en infraestructuras.

Por otro lado, la situación actual de los mercados puede explicarse por estos factores. Los cuatro factores que llevan a la situación actual de los mercados:

1. Los inversores dudan que China pueda aguantar el crecimiento del 7 por ciento, y eso que venía creciendo al 10 por ciento en los últimos años. Si China cae por debajo del 7 esto podría ser muy grave para el resto de los países. Con todo, Weitz es de la opinión que China puede aguantar un crecimiento del 7 por ciento.

2. El bajo precio del petróleo. Que baje el crudo es bueno, pero que éste se mantenga en los precios actuales va hacer que quiebren muchos países, muchas empresas y muchos fondos soberanos, como Dubai o Qatar.

3. El cambio de tipo de interés en Estados Unidos. Normalmente los bonos a largo plazo tienen un tipo de interés más altos que los bonos a corto plazo, pero EEUU, en las últimas seis recesiones invirtió la curva. Es decir, los bonos a corto plazo tienen un tipo de interés más alto que los tipos de interés más bajos. Lo que ha llevado a que varios expertos lo interpreten como el comienzo de una recesión en EEUU.

4. La subida del dólar. Muchos mercados emergentes tienen la deuda en dólares si el dólar sigue subiendo habría un problema de pago por parte de muchos países en desarrollo, Brasil, Sudáfrica, los cuales tienen su deuda en dólares.

Solidez de la recuperación

Bruselas, por su parte, ha tomado cartas en la defensa de los bancos europeos. El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros,Pierre Moscovici, ha defendido hoy la "solidez de la recuperación de la economía europea y el estado "robusto" de su banca, sobre la que aseguró que hay que mantener la confianza.

"La recuperación de la economía europea es una recuperación sólida que nos gustaría que fuera más amplia y abundante, pero que está basada sobre el consumo interior", dijo el socialista francés Moscovici a su llegada a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro, el Eurogrupo.

"Seguimos convencidos de la solidez de la economía europea, subrayó.Y aquí se incluye al sector bancario europeo, al que veo más robusto de lo que lo veía antes", añadió. Moscovici reconoció que en estos momentos hay "agitación" en la economía mundial y en los mercados, unos movimientos que la Comisión Europea la "vigila de cerca". Los comentarios se dirigían también a sostener la banca italiana, que a media sesión en la bolsa de Milán perdían más del 5% por ciento por las dudas sobre la excesiva morosidad que acumulan.

El ministro de Finanzas de Finlandia, Alexander Stubb, aseguró por su parte que no está preocupado por la situación del sistema financiero europeo y recalcó que se han puesto en marcha el supervisor bancario único y el mecanismo de resolución único de la zona del euro.

'Deutsche Bank no es Lehman ni estamos en 2008

Las casas de valores han vivido este jueves una jornada intensa. Sea por este motivo, o por prudencia, ha sido una jornada más complicada. Angel Pérez, analista de Renta 4, ha señalado a lainformacion.com que “no pensamos que haya similitudes entre el caso Lehman Brothers y Deustche Bank, aunque haya que estar atentos. Son entidades de fuerte apalancamiento y hay que estar atentos, pero las situaciones son muiy diferentes”.

Por otra parte, hay “rumores” en el mercado. En el marco de una política más expansiva, el BCE podría apoyar algunas entidades como lo ha hecho el Banco Central de Japón.

En Renta 4 ven “un contexto general de crecimiento, ni siquiera de desaceleración. Es cierto que la caída del precio del petróleo ha descolocado presupuestos de algunos países, elaborados con un precio del petróleo más alto, que hay que ajustar -comenta Angel Pérez-, pero de ahí a contemplar otro escenario, no lo vemos”. En su opinión, estamos “ern un escenario de volatilidad, de salida de flujos, que afecta también a la banca”.

'Lo que pueda ir mal, irá mal'

El analista de Tressis Amílcar Barrios opina que “el sentimiento manda, puntualmente para bien, pero generalmente para mal”. Sobre el banco alemán, decía por la mañana: “Después de que el martes se pusiera en tela de juicio la viabilidad de ciertos pagos del Deutsche Bank, la posibilidad de una recompra de títulos por parte del banco alemán sirvió para calmar los ánimos, caldeados por el estado general de ansiedad ante la posibilidad de que todo lo que pueda ir mal, irá mal”. En efecto, el día para Deustche ha sido de nuevo malo. Otras entidades como Credit Suisse han declinado valorar la situación del banco alemán, remitiendo a su casa londinese. Y como Credit Suisse, algunos otros.

'Financial Times' subrayó hace un par de días que el banco alemán había dejado de lado la determinación de posicionarse en la élite de la banca de inversión, que dominan los estadounidenses. Deutsche Bank ha presentado unas pérdidas de 6.800 millones de euros en 2015, debido a las provisiones de 12.000 millones de euros para litigios y costes de reestructuración, entre otras partidas.

Como afecta a los españoles

Además de los malos resultado del índice Ibex 35, que ayer se dejó un 4,88 por ciento, en España hay que sumar la incertidumbre política. “La incertidumbre política española ha afectado mucho a la economía del país", opina Mario Weitz. "Si el vacío de poder termina pronto, quizá se solucione, pero de lo contrario habrá problemas, sobre todo si se convocan nuevas elecciones con el riesgo de un gobierno populista, que obligarán a la clase media a pagar más impuestos".

Weitz cree que el nuevo gobierno debe crear un nuevo modelo de exportación que empuje el crecimiento económico. Además, debe recortar el gasto en burocracia estatal, no así en educación, sanidad o tecnología, sino en burocracia estatal.  Por último, en materia fiscal debe perseguir con más esfuerzo la economía sumergida.

Más en Economía y Empresas