Sitios como Better Compared sirven para tener una idea sobre cuáles son los tipos de interés, plazos y procesos de adquisición de la oferta de préstamos personales disponibles a través de internet

Técnicas de ahorro y ordenamiento de las finanzas personales

https://unsplash.com/es/fotos/lZ_4nPFKcV8
photo_camera https://unsplash.com/es/fotos/lZ_4nPFKcV8

Cualquier persona entiende la importancia de poder ahorrar para imprevistos futuros u oportunidades. Sin embargo, no todos tienen la misma capacidad para lograrlo. En este artículo repasaremos la regla 50-30-20 y la técnica “Págate a ti mismo primero”, dos de los métodos de ahorro más populares.

Vivir sin deuda, el primer paso en el camino del ahorro

A menos que se trate de una hipoteca, en general las personas que han contraído deudas tienen baja capacidad de ahorro. Esto se debe a que una buena parte de lo que ingresa debe destinarse al pago de la deuda y sus intereses.

A la hora de encauzar la situación financiera, algunas de las personas en ese panorama valoran una estrategia de consolidación de deudas. A modo de ejemplo, es posible agrupar deudas de distintos orígenes, cancelarlas y pagar un único préstamo de tipo fijo que brinde predictibilidad y orden a las finanzas personales.

Por supuesto, este traspaso requiere un esfuerzo. Es importante adquirir la mayor cantidad de información disponible antes de tomar cualquier decisión. Sitios como Better Compared sirven para tener una idea sobre cuáles son los tipos de interés, plazos y procesos de adquisición de la oferta de préstamos personales disponibles a través de internet. Estos datos permiten a las personas valorar si se trata de una opción conveniente.

https://unsplash.com/es/fotos/1zO4O3Z0UJA
https://unsplash.com/es/fotos/1zO4O3Z0UJA

La regla 50/30/20

La senadora estadounidense Elizabeth Warren es conocida por sus análisis sobre los ahorros de las familias en Estados Unidos. A través de su libro "All Your Worth: The Ultimate Lifetime Money Plan" popularizó la Regla 50/30/20.

Esta fórmula divide el ingreso personal después de impuestos (neto) en tres categorías de gastos: necesidades, deseos y ahorros. A partir de ahí las personas que la usan hacen la siguiente repartición:

El 50% de los ingresos debe destinarse a necesidades y obligaciones esenciales para la supervivencia, como alquiler, alimentos y deudas mínimas. 

El 30% se reserva para deseos, es decir, gastos no esenciales que mejoran la calidad de vida. Esto incluye entretenimiento, compras impulsivas y lujos que no son prioritarios.

El 20% restante se destina al ahorro y la inversión. Es crucial construir un fondo de emergencia equivalente a tres meses de gastos y luego centrarse en el ahorro para la jubilación y metas financieras a largo plazo.

Al seguir esta guía, las personas pueden lograr un mayor control financiero, reducir la deuda y estar mejor preparadas para enfrentar emergencias y jubilarse cómodamente.

La técnica “págate a ti mismo primero”

En esencia, esta técnica se enfoca en apartar una porción de los ingresos antes de proceder con otros gastos o pagos. El propósito es fomentar el hábito de ahorrar de manera duradera, evitando que el número que figura en la cuenta distraiga a la persona de los objetivos.

Expertos y autores especializados en finanzas personales la describen como una vía sencilla para iniciar el camino hacia la independencia financiera, dado que su efectividad no depende del nivel de ingresos. 

Combinando la técnica de Warren con la de pagarse a sí mismo primero, cada mes las personas que desean ahorrar deberían separar 20% de los ingresos apenas comienza el mes. Esa cuenta separada corresponde al ahorro, lo que permite incrementar la capacidad para enfrentar imprevistos, garantizando que los otros gastos no se vean afectados.
 

Más en Economía y Empresas