La UE lidera la movilización de recursos para el desarrollo sostenible

Natalia González Velázquez

Pie de foto: Neven Mimica, Comisario europeo de Cooperación Internacional y Desarrollo

El Comisario europeo de Cooperación Internacional y Desarrollo, Neven Mimica, asistirá a la tercera Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo, en Adís Abeba (Etiopía). Se espera que la Conferencia dé lugar a un acuerdo sobre los medios de ejecución financieros y no financieros (ayudas, inversiones, políticas y otros) que servirán de apoyo a la agenda para el desarrollo y los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) después de 2015.

Este acuerdo preparará otras dos reuniones este año: la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se celebrará en septiembre y adoptará una decisión sobre la lista de objetivos de desarrollo sostenible (ODS), y la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, prevista en París en el mes de diciembre.

En palabras de la Alta Representante y Vicepresidenta Mogherini, “2015 es un año crucial en nuestra lucha contra la pobreza y por el desarrollo sostenible. Hemos de ser ambiciosos para poder alcanzar los objetivos  relevantes que nos hemos propuesto: acabar con la pobreza extrema y garantizar un futuro sostenible para todos”. El comisario Mimica ha añadido que “la UE es el mayor donante de ayuda oficial al desarrollo y es pionera en la formulación y uso de mecanismos de financiación innovadores, estando previsto movilizar 100.000 millones de euros de financiación combinada para 2020”.

La Unión Europea desea un acuerdo en Adís Abeba basado en una nueva asociación mundial en la que participen todos los países y que pueda movilizar todos los recursos posibles para financiar el programa de desarrollo posterior a 2015 (los “medios de ejecución”), en torno a tres temas principales. En primer lugar, la integración, la nueva asociación mundial debe valer para todo el programa después de 2015 y abordar las tres dimensiones del desarrollo sostenible (económica, social y medioambiental) de forma integrada.

La exhaustividad también debe ser un factor esencial del programa de desarrollo. Debe basarse en la movilización y la utilización efectiva de todos los “medios de ejecución”, financieros o de otro tipo, lo que incluye contar con políticas sólidas y un entorno favorable para que prosperen las economías de todos los países.

La universalidad, debe basarse en la contribución equitativa de todas las partes. Todos los países tendrán que adoptar las medidas necesarias desde el punto de vista de la actuación política y la movilización de recursos.

La UE contribuirá a la aplicación de la agenda para el desarrollo después de 2015 de diferentes maneras. Por un lado, propiciará más fondos para el desarrollo mediante la colaboración con el sector privado, movilizando un total de 100.000 millones de euros de financiación combinada de aquí a 2020. Además, destinará un 20% de sus ayudas a la lucha contra el cambio climático y ayudará a librar a 500 millones de personas del hambre y la malnutrición para 2030 mediante el apoyo a una agricultura y alimentación sostenibles, entre otras propuestas.

Paralelamente a la Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo, se celebrarán otros dos actos que contarán con la intervención del comisario Mimica y que tratarán sobre el apoyo internacional a la movilización de los recursos nacionales y el asunto del sector privado y la financiación combinada. 

Más en Economía y Empresas