El Airbus ruso siniestrado en Egipto con 224 personas a bordo se destruyó en el aire

Atalayar/Agencias

Pie de foto: Analizan uno de los fragmento del avión ruso siniestrado en el Sinaí  EFE/EPA/KHALED ELFIQI

Así lo confirma el Comité de Aviación Interestatal (CAI) de Rusia. Los fragmentos cayeron en una superficie de cerca de 20 kilómetros cuadrados. Testigos oculares afirma que el avión ya ardía en llamas antes del impacto. Comienza la repatriación de los turistas rusos fallecidos en la tragedia.

El avión ruso Airbus A-321 con 224 pasajeros a bordo que se estrelló el sábado en la península del Sinaí se destruyó en el aire, según informa este domingo el Comité de Aviación Interestatal (CAI) de Rusia. Mientras, ha comenzado la repatriación de los turistas rusos fallecidos en el siniestro. "La destrucción tuvo lugar en el aire y los fragmentos resultaron desperdigados por una superficie de cerca de 20 kilómetros cuadrados", ha dicho Víctor Sorochenko, director ejecutivo del CAI, a la prensa rusa tras visitar el lugar del accidente.

Con todo, asegura que "es todavía pronto para sacar conclusiones" sobre las causas de la tragedia aérea, la mayor en la historia de Rusia. Según testigos oculares, el avión de la aerolínea rusa Kogalimavia (Metrojet), un Airbus A-321, ya ardía en llamas antes de chocar contra la tierra.

Cuerpos a kilómetros del lugar del espacio

Rusia está utilizando fotos hechas desde el espacio para facilitar las labores de rescate en el lugar del siniestro. "Hemos recibido fotos desde el espacio en las que se distinguen con claridad los restos del avión", ha informado este domingo el Ministerio para Situaciones de Emergencia.

Según la prensa rusa presente en el lugar, el morro del avión es la parte del Airbus que mejor se conserva, mientras el resto del fuselaje fue pasto de las llamas o se encuentra desperdigado.

Las fotos abarcan 16 kilómetros cuadrados que los equipos de salvamento rusos y egipcios están escudriñando en busca de cadáveres y fragmentos del avión, que despegó de la localidad egipcia de Sharm el Sheij y tenía como destino San Petersburgo.

Los servicios de emergencia egipcios, que han recuperado ya más de 187 cuerpos de las 224 personas fallecidas y varios restos mortales, llegaron a encontrar cadáveres a varios kilómetros de distancia de donde el avión se estrelló finalmente contra la tierra.

De esos 187, 171 se entregaron a las autoridades forenses, que los distribuyeron por cinco hospitales públicos y la morgue de Zenhum, antes de ordenar el traslado de la mayoría al aeropuerto de El Cairo para su repatriación.

Este domingo, además, ha comenzado el proceso de repatriación de los cadáveres de los turistas muertos en el accidente del avión. Ya se han trasladado al aeropuerto de El Cairo 126 de los cuerpos y una fuente de seguridad del aeródromo ha informado a Efe de que los cadáveres serán repatriadosla noche del domingo con destino a Rusia.

Analizan las cajas negras

El antiguo director de la citada compañía, Serguéi Mordvintsev, ha señalado por su parte que los aparatos de esa clase de la aerolínea nunca habían sufrido problemas técnicos.

"El A-321 es un aparato seguro. Durante su período de explotación sus motores nunca experimentaron ningún problema", ha dicho a la agencia Interfax.

Tanto las autoridades rusas como las egipcias descartaron un posible atentado terrorista como causa del accidente, como ocurriera en el caso del Boeing malayo que fue derribado en 2014 por un misil en el este de Ucrania.

Técnicos de ambos países han procedido al análisis de las cajas negras del avión que, según el ministro de Transporte ruso, han sufrido "daños técnicos menores".

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel