Sin motivo alguno, la Ligue de Football Professionnelle (Liga de Fútbol Profesional) aplazó el partido de la primera jornada de la segunda vuelta del campeonato nacional de fútbol entre el club más antiguo de Argelia, el Mouloudia Club d'Alger, y el Etoile Sportive de Ben-Aknoun, un barrio de las colinas de Argel.

Argelia, cuando el fútbol da miedo

Mouloudia Club d'Alger
photo_camera Mouloudia Club d'Alger

Dos días después, se anunció la misma medida para el choque entre el USM Alger y el Paradou AC, otro club de un barrio de Argel. No hace falta ser un genio para entender las verdaderas razones de estos aplazamientos.

La única explicación para el aplazamiento de estos dos partidos es que los aficionados de los clubes más populares de la capital, el MC Alger y el USM Alger, no pudieron crear un ambiente fuerte y corear sus habituales consignas antigubernamentales a pocos días del quinto aniversario del "Hirak", el levantamiento popular pacífico que derrocó al régimen de Buteflika en 2019.

Fundado en 1921, el Mouloudia Club d'Alger es el club de fútbol más antiguo de Argelia. Fue fundado mucho antes de la creación de los partidos políticos nacionalistas que exigían la independencia del país. El Mouloudia es más que un club de fútbol. Desde el principio, cada uno de sus partidos de fútbol fue una batalla contra los clubes de los colonialistas franceses.

Así fue hasta el famoso partido contra la Association Sportive de Saint-Eugène, el 11 de marzo de 1956. Aquel día, el estadio de Saint-Eugène (actual Bologhine) fue un auténtico campo de batalla entre el club, símbolo de la lucha de liberación de Argelia, y los colonialistas. Tras 90 minutos de juego, la batalla se extendió fuera del estadio y la policía colonial disparó contra los seguidores del Mouloudia d'Alger, dejando decenas de muertos y varios heridos.

Esto bastó para que el club argelino anunciara su retirada del campeonato. Le siguieron todos los demás clubes nacidos en su seno, distinguidos bien por el nombre de "Mouloudia", en referencia al nacimiento del Profeta del Islam, bien por la palabra "musulmán" para distinguirlos de los clubes de los pieds noirs.

Tras la independencia, el Mouloudia fue el club más querido por todos los argelinos. Era el único club con seguidores en todas las ciudades y regiones del país. En diciembre de 1976, se convirtió en el primer club magrebí en ganar la Copa de Clubes Campeones de África y el primer club magrebí en ganar el triplete de liga, copa nacional y campeonato de África. Es el único club argelino que atrae a más de 25.000 aficionados fuera de casa. En casa, juega ante más de 80.000 espectadores.

Fundado en la Casbah de Argel, escenario de la revolución de noviembre de 1954 y de la batalla de Argel de 1957, el MC Alger sigue siendo hoy un símbolo de todas las reivindicaciones sociales y políticas. Sus seguidores fueron los primeros en corear eslóganes políticos hostiles al gobierno a mediados de los años ochenta.

Les siguieron otros seguidores de los clubes más populares del país, USM Alger, USM EL-harrach, JS Kabylie, Mouloudia d'oral, CS Constantine y otros.

En el pasado, el Mouloudia d'Alger y todos los demás clubes de fútbol argelinos infundían miedo a las fuerzas coloniales. Sesenta y dos años después de la independencia del país, son los gobernantes de ese mismo país quienes temen a los clubes de fútbol y a sus seguidores. Aficionados que representan a un pueblo que no está dispuesto a ceder ante un poder que lo desprecia y lo mata de hambre. 

Aunque el "hirak" de 2019 se originó en las localidades de Khenchela, en la región de Aurès, y Kherrata, en Cabilia, fue en Argel y bajo la presión de los hinchas de los clubes de fútbol donde creció y se expandió hasta durar dos largos años. Sólo se vio frenado por la pandemia del Covid 19, que benefició a los poderes fácticos.  Los pocos intentos de reavivar el movimiento fueron rápidamente sofocados por una severa represión. Más de 1.000 presos de conciencia fueron encarcelados, y más de 400 siguen entre rejas.

A medida que se acercaba el quinto aniversario del "hirak", todas las ciudades de Argelia bullían de actividad. Especialmente la capital y sus barrios populares, invadidos por una miseria inexplicable en un país inmensamente rico en recursos petrolíferos y mineros.

Para frenar el resurgimiento del hirak, las autoridades han tomado la iniciativa encarcelando a varias figuras de este movimiento popular pacífico y manteniendo bajo vigilancia judicial, con penas de prisión en suspenso, a quienes componen su dirección.

Entre ellos se encuentran Fethi Gherras, coordinador del Movimiento para la Democracia Social, Karim Tabou, secretario nacional de la Unión Democrática y Social, Mohcine Belabbas, ex secretario general del RCD, Fodil Boumala y Saad Bouakba, ambos periodistas a los que se ha prohibido publicar, y muchos otros.

Además de la neutralización de estas figuras destacadas del "hirak", se prohíbe reunirse a los seguidores de los clubes de fútbol más populares. ¿Hasta dónde llegará la represión? El 22 de febrero sabremos más sobre este tira y afloja entre un gobierno impopular impuesto por la fuerza y un pueblo al que se le ha acabado la paciencia y que sólo quiere una cosa: instaurar el Estado de derecho.

Más en Política
argelia sierra leona
Una intensa actividad al más alto nivel entre Argelia y Sierra Leona ha marcado recientemente un acercamiento entre los dos países, que Argel no deja de explotar para hacer volver a su redil a un país que no sólo reconoce la soberanía marroquí sobre el Sáhara, sino que la concreta con la apertura de un consulado en la ciudad de Dajla

Presión argelina sobre Sierra Leona para que dé marcha atrás en su reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara