Ankara ha anunciado que también realizará maniobras frente a la costa del país norteafricano

Egipto lanza un ejercicio militar masivo en la frontera con Libia para disuadir a Turquía

photo_camera PHOTO/REUTERS - Miembros del Ejército egipcio junto a un tanque en un convoy militar

Apenas un día después de que se conociera que Turquía y Rusia estaban trabajando para lograr un alto el fuego “inmediato” en Libia que pusiese fin a la guerra abierta desde el año 2011, y que incluso Italia, el resto de Europa y Egipto aceptaran el posible pacto, este último parece haberse desmarcado del entendimiento con el anuncio de unos nuevos ejercicios militares en la frontera con Libia, denominados “Decisivo 2020”. Según ha informado el canal egipcio ‘El Cairo y el pueblo’ en su cuenta de Twitter, la maniobra se desarrolla en la franja occidental del país, “cerca de Libia” y busca “engrasar la coordinación de la Marina, la Fuerza Aérea y el Ejército de Tierra en caso de intervenir en Libia”, apuntan desde The Political Room.

El presidente del país, Abdel Fattah al-Sisi, habría dado la orden de llevar a cabo los ejercicios en respuesta al último movimiento de Turquía en la contienda, que consiste en la realización “en el próximo periodo” de ejercicios masivos en tres áreas de la costa libia con la participación de 17 aviones y 8 buques de guerra, de acuerdo con el Ministerio de Defensa turco. Los medios locales, que citaron a la Armada Turca, señalaron que esta maniobra se llamaría “Navtex” y estaría dividida en tres operaciones, “Barbaros”, “Targot Rais” y “Bahía Chaka”. “Se están entrenando para anticiparse a la guerra en el Mediterráneo oriental”, ha recogido Al-Masdar News.

Cabe recordar, en este punto, que mientras El Cairo apoya al Ejército de Liberación Nacional (LNA, por sus siglas en inglés), comandado por el mariscal Jalifa Haftar, Ankara se ha convertido en el aliado inestimable de la facción rival, el Gobierno de Unidad Nacional (GNA, por sus siglas en inglés), liderado por el primer ministro Fayez Sarraj. Tras la victoria de este último bando sobre la capital, Trípoli, la guerra se ha trasladado ahora a los frentes de los enclaves geoestratégicos de Sirte, en el norte y rico en petróleo, y de Al-Jufra, en el centro y donde se encuentra la mayor base aérea del país. Ambos se encuentran bajo dominio del LNA, pero Turquía, junto con el GNA, ha mostrado su disposición a arrebatárselos a Haftar, algo que Egipto considera una “línea roja” que provocaría su intervención militar directa en el conflicto.

Sin embargo, los analistas coinciden en que es poco probable que se desate una guerra abierta entre El Cairo y Ankara, puesto que conllevaría, probablemente, a la “destrucción mutua asegurada”. La alternativa que les queda, entonces, para tratar de ganar la batalla sin salir al mismo tiempo derrotados, son la realización de estos ejercicios militares masivos que tienen una alta capacidad disuasoria por la demostración de fuerza que conllevan. “Una escalada tan peligrosa entre estas dos grandes potencias militares ciertamente no es deseable para ninguna de las dos partes, dado lo costoso y peligroso que probablemente resulte ser”, explica el experto Paul Iddon en Forbes al respecto.

Además de la vía militar, la opción política sigue estando sobre la mesa. Al-Sisi presentó a principios de junio una iniciativa para la paz basada en el cese de las hostilidades y el fin del intervencionismo extranjero en la contienda libia. Fue inmediatamente apoyada por el resto de los socios del LNA, como Francia, Emiratos Árabes Unidos (EAU) e, incluso, Rusia, que tradicionalmente también se ha decantado por Haftar. Sin embargo, fue rechazada por el GNA y por Turquía, que solo aceptarían un proceso de paz liderado por la ONU, pues cabe recordar que Naciones Unidas fue quien auspició el Gobierno ahora dirigido por Sarraj.

Este miércoles, el ministro de Asuntos Exteriores de Egipto, Sameh Soukry, ha vuelto a reivindicar la hoja de ruta egipcia ante el Consejo de Seguridad de la ONU. “Lograr la estabilidad en Libia es vital para formar un gobierno consensuado, desmantelar todas las milicias, unificar al ejército y distribuir equitativamente el PIB entre el pueblo libio”, ha señalado el responsable de la diplomacia. 

“El plan respetará todos los esfuerzos internacionales para resolver la crisis libia hasta el momento e incluye un alto el fuego de 48 horas en todos los territorios libios, el desmantelamiento de las milicias y la entrega de las armas al LNA, la expulsión de los mercenarios extranjeros del país y la reanudación de la Comisión Militar Conjunta de Libia 5+5 bajo los auspicios de la ONU”, recuerdan desde Egypt Independent. 
 

Más en Política
Josua Harris usa argelia
En vísperas de las elecciones presidenciales de noviembre, el presidente Joe Biden no tiene intención de abandonar la Casa Blanca sin haber dejado su impronta sobre el papel de los Estados Unidos de América en la resolución del largo conflicto entre Argelia y Marruecos

Joe Biden nombra al "Sr. Sáhara" embajador en Argel