Los líderes de Turquía y Egipto agradecen el respaldo de las monarquías del Golfo en el foro internacional celebrado en Dubái

Emiratos saca músculo económico en la Cumbre Mundial de Gobiernos

photo_camera PHOTO/UAE GOVERNMENT - Inauguración de la Cumbre Mundial de Gobiernos en Dubái

Dubái acoge esta semana la Cumbre Mundial de Gobiernos (WGS, por sus siglas en inglés), un foro internacional al que han acudido una veintena de jefes de Estado, más de 250 ministros, unos 10.000 funcionarios y 80 organizaciones para discutir asuntos globales. Se trata de un evento determinante para tomar el pulso al estado de las economías mundiales, los fenómenos tecnológicos en auge o la respuesta conjunta contra la crisis climática. Y sirve también para conocer el momento que atraviesan las relaciones entre los países participantes. 

El presidente de Emiratos Árabes Unidos, Mohamed bin Zayed, anfitrión de la cita, se ha reunido en el marco de la cumbre con los primeros ministros de Kuwait, Yemen y el Kurdistán iraquí, Ahmad Nawaf Al-Ahmad Al-Sabah, Maeen Abdulmalik Saeed y Masrour Barzani, para estrechar lazos y fortalecer la cooperación bilateral. En los próximos días mantendrá más encuentros con otros líderes regionales al margen del evento, que ha celebrado este martes su segunda jornada. 

MBZ conversó, además, con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva. La economista búlgara aseguró el lunes que las economías del Golfo estaban funcionando gracias a una serie de reformas que definió como “implacables”. “Existe la impresión de que la única razón por la que a los países del Golfo les está yendo bien son los altos precios del petróleo y el gas; esto no es cierto”, matizó Georgieva, haciéndose eco del último informe publicado por la Escuela de Gobierno Mohammed bin Rashid Al Maktoum, vicepresidente emiratí y gobernante de Dubái. 

El citado informe del Índice de Diversificación Económica global sostiene que las petromonarquías del Golfo han registrado una “mejora significativa” en sus planes de diversificación económica, puestos en marcha tras la crisis de la COVID-19 que hizo estallar la burbuja de los hidrocarburos. El estudio sitúa a Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí a la cabeza de las políticas de transformación económica, que buscan reducir al mínimo la dependencia de la energía. 

Abdel Fattah El Sisi

Recep Tayyip Erdoğan intervino en la segunda jornada de la Cumbre de Gobiernos Mundiales, una semana después de los terremotos. El presidente turco envió un mensaje de vídeo en el que quiso agradecer la ayuda prestada por Emiratos y el resto de los países de la región en forma de equipos de salvamento y material humanitario, aunque elevó la cifra de muertos por la masacre hasta los 31.600. Los equipos de rescate han rescatado a más de 8.000 personas de los escombros, añadió el líder islamista. 

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) trasladó a los asistentes en otro mensaje de vídeo grabado desde Siria, donde se encuentra para asistir en las labores de rescate, que el centro logístico de ayuda humanitaria que ha instalado la organización en Dubái ha sido “esencial” para responder a las consecuencias del terremoto en Turquía y Siria. El etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus dijo que, a lo largo del último año, la OMS había entregado suministros a más de 90 países desde la urbe en la que se celebra la cumbre. 

El presidente egipcio, Abdel Fattah El Sisi, intervino también el martes para agradecer tanto a Abu Dabi como a Riad su respaldo en una ponencia bajo el eslogan “Invertir en Egipto: empoderar al sector privado y el papel del Fondo Soberano de Egipto”. El Sisi busca a la desesperada atraer inversiones en el país para recuperar la lastrada economía egipcia, que sigue sin levantar cabeza. En su discurso, el antiguo líder militar dijo que la Primavera Árabe no podía repetirse, porque el país de los faraones “pagó un alto precio”. 

Más en Política