El fracaso televisivo de Tebboune

Tebboune es famoso por sus incoherencias y su escaso dominio de ciertos temas. Pero nunca antes el presidente argelino había estado tan desastroso como en su última aparición televisiva, hasta el punto de ser objeto de burlas en las redes sociales

El encuentro del presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, con dos periodistas de la prensa gubernamental, retransmitido la noche del 30 de marzo, fue un fracaso total. Fue un fiasco en todos los sentidos, dada la total falta de dominio del hombre sobre los temas tratados. Llegó a dar cifras extravagantes y a prometer proyectos irrealizables, algunos de ellos utópicos.

  1. Las elecciones presidenciales anticipadas
  2. Tebboune se ve como presidente después del 7 de septiembre
  3. Los errores de Tebboune

Las elecciones presidenciales anticipadas

Se esperaba que el presidente Tebboune abordara la cuestión de las elecciones presidenciales anticipadas anunciadas el jueves 21 de marzo tras una reunión de una serie de personalidades que no tenían autoridad constitucional para tomar tal decisión. Sin embargo, la pregunta se había preparado antes de la grabación. La grabación fue revisada y corregida veinticuatro horas antes de su emisión.

Una cuestión tan importante como las elecciones presidenciales, el acontecimiento más relevante del año, fue tomada a la ligera por el presidente argelino, que redujo el motivo de la decisión de adelantar las elecciones, que supondría acortar su mandato, a "razones puramente técnicas sin ninguna repercusión en las elecciones". Justificó estas razones técnicas afirmando que "diciembre no es mes electoral en Argelia". Para él, todo lo demás son especulaciones. En resumen, hay que entender que se trata de una decisión banal para un acontecimiento banal que no merece atención ni explicación. Pero es un acto político de la mayor importancia que las autoridades argelinas, con el presidente Tebboune a la cabeza, quieren relegar a un segundo plano de las preocupaciones populares. 

Más sorprendente aún, el presidente se mostró muy enfadado con todos aquellos que intentaban comprender y averiguar las razones de la decisión de adelantar las elecciones presidenciales. Uno de los dos periodistas que le entrevistaron aprovechó la ocasión para calificar de enemigos de Argelia a quienes analizaban y comentaban la decisión. Tebboune aprovechó la ocasión para maldecirles y "rogar a Dios que les contagie la enfermedad". ¡Inaudito!

Tebboune se ve como presidente después del 7 de septiembre

Preguntado indirectamente sobre su intención de presentarse a un segundo mandato, Abdelmadjid Tebboune declaró que "ahora no es el momento de decidirse". Y no dejó de contradecirse a lo largo de la reunión con extrapolaciones que harían creer que las elecciones del 7 de septiembre son, en realidad, una mera formalidad a cumplir. Por ejemplo, prometió aumentos salariales del 57% en 2026, como continuación de los aumentos del 43% realizados al inicio de su mandato en 2020, como queriendo decir que había continuidad en su actuación al frente del Estado. Respaldó esta continuidad prometiendo aumentar el PIB global hasta los 400.000 millones de dólares en 2026. Y, como guinda del pastel, considera que su visita de Estado a París, prevista para finales de septiembre y principios de octubre, "sigue en pie". Es una visita histórica que no debería perderse", afirmó. 

Si entendemos bien, Abdelmadjid Tebboune ha sido reelegido para un segundo mandato y los resultados de las elecciones presidenciales del próximo septiembre se conocen de antemano. "Esto es un verdadero insulto al pueblo argelino y un anuncio inequívoco de fraude a gran escala", comentó un opositor político. Tebboune tiende a olvidar que las elecciones de 2019, que le abrieron las puertas del palacio presidencial de El-Mouradia, fueron boicoteadas por el pueblo hasta el punto de que dos departamentos, Tizi-Ouzou y Bejaïa, registraron una participación nula. Ni un solo votante acudió a las urnas en ninguno de los dos departamentos. Incluso los funcionarios (prefecto, jefe del sector militar, jefe de la seguridad departamental, comandante del grupo de gendarmería nacional y todo su personal) no acudieron a los colegios electorales bajo la presión de los manifestantes, que cerraron todos los colegios electorales.

En cualquier caso, el fraude está previsto para las elecciones presidenciales de septiembre, esté quien esté en el poder. No hace falta ser un genio para darse cuenta. Sólo se ha fijado una fecha para el escrutinio: el 7 de septiembre. Esto significa que sólo habrá una vuelta. Y sin embargo, en los países democráticos, para que las elecciones sean plurales, siempre debe haber una segunda vuelta.

Los errores de Tebboune

Si las respuestas de Tebboune a las preguntas nada embarazosas de dos periodistas mucho más llamados a servir la sopa, como se dice en la jerga periodística, no hicieron nada por los observadores de la escena política argelina, su aparición televisada en vísperas de la segunda vuelta de las elecciones fue, de hecho, la más embarazosa de todas. 

La aparición televisada de Tebboune estuvo marcada por meteduras de pata monumentales, cuyos secretos sólo él posee.

Estas meteduras de pata, cuyo comentario está prohibido en los medios de comunicación argelinos, han provocado una hilaridad sin precedentes en las redes sociales. La más cómica es sin duda la relativa al tipo de cambio de la moneda argelina en el mercado financiero. Para Tebboune, "el dinar argelino cotiza actualmente a 140 dólares estadounidenses. Hay que bajarlo a 100 dólares para facilitar las importaciones". Una metedura de pata que no será ni la primera ni la última de la noche. 

La promesa de aumentar el PIB a más de 400.000 millones de dólares de aquí a 2026 puede achacarse a la extravagancia del jefe del Estado argelino, a quien le gusta inflar las cifras para afirmar sin tapujos que "Argelia será un país emergente en 2026 y dejará de ser un país en desarrollo". ¿Ignora Tebboune que este país emergente está paralizado económicamente desde su inauguración? ¿Ignora que Argelia no tiene ni un solo proyecto económico capaz de frenar, al menos en parte, el desempleo endémico que cierra todos los horizontes a una juventud cuya única salida es la emigración ilegal? Durante esta conferencia de prensa, el Presidente argelino prometió resolver el problema de la emigración ilegal en los próximos dos meses. "Dentro de dos meses, ya no hablaremos más de esta cuestión. Todos los argelinos ilegales en el extranjero estarán regularizados", dijo con confianza. ¿Cómo se llevará a cabo esta regularización? Los dos periodistas no se atrevieron a hacer la pregunta, y Tebboune no consideró oportuno explicarlo. Otra metedura de pata.

¿Podrá el país emergente que promete Tebboune para 2026 satisfacer las necesidades de leche de su población? La respuesta del presidente argelino será el punto culminante de esta antología de desatinos. "Estamos a punto de firmar un contrato para construir una explotación de 100.000 hectáreas en Adrar (1.306 km al sur de Argel) para producir leche en polvo". Es como para caer rendido ante semejante anuncio. Las redes sociales se llenaron de risas.

En primer lugar, el presidente argelino no dijo que esta explotación se destinaría a la cría de ganado. Ha dicho "vamos a producir nuestra propia leche en polvo". En segundo lugar, aunque insinúe la cría de ganado, habría que explicarle que 100.000 hectáreas es el tamaño de los Estados de Bahrein y Malta juntos. Para que fueran rentables, se necesitarían 70 vacas por hectárea. En total, necesitaríamos 7 millones de vacas. ¿De dónde saldrán esos 7 millones de vacas lecheras? ¿Y cómo las mantendremos en medio del desierto? ¿Hay suficiente agua en Adrar para todo este ganado? 

¿De dónde sacarán las 392.000 toneladas diarias de alimentos para animales que necesitan? Un experto en la materia se preguntaba: "Suponiendo que la Office Algérien Interprofessionnel des Céréales (OAIC) consiga satisfacer estas necesidades cada día, harían falta satisfacer estas necesidades cada día, harían falta 95.000 camiones semirremolque al día para abastecer la explotación de Adrar. Y eso sin contar el agua, los pastos, los forrajes, los productos farmacéuticos veterinarios y, sobre todo, la mano de obra y el alojamiento. A razón de un empleado por cada 200 vacas para la gestión (alimentación, cuidados, limpieza del suelo, etc.), necesitaríamos 35.000 empleados, casi tantos como en la empresa petrolera SONATRACH. 

La metedura de pata de Tebboune recuerda a otra que cometió en septiembre de 2023 ante jefes de Estado y delegaciones de todo el mundo en la 78ª Asamblea General de la ONU, cuando habló de la desalinización del agua de mar. Anunció que Argelia podría "desalinizar 1.300 millones de m3 de agua al día de aquí a finales de 2024". Sencillamente, esto significa secar el Mediterráneo en cuestión de meses.

Escuchar al presidente argelino multiplicar sus meteduras de pata y sus malentendidos de este tipo, basta para preguntarse "¿hay asesores en el palacio El-Mouradia?" Es una pregunta abierta. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato