La Unión Europea alcanza un consenso, en tiempo récord, para reducir el consumo gasístico frente a la amenaza de nuevos cortes en el suministro ruso

Los Veintisiete logran un acuerdo para reducir el consumo de gas de cara al invierno

photo_camera AP/MICHAEL SOHN - Tuberías de las instalaciones de aterrizaje del gasoducto "Nord Stream 2" en Lubmin, en el norte de Alemania

Pocas predicciones parecían apuntar hacia un fácil acuerdo cuando, el pasado 20 de julio, la Comisión Europea ponía sobre la mesa una drástica propuesta para reducir, de manera voluntaria, el consumo de gas en un 15% durante los próximos ocho meses. Medida que, según la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, se convertiría en obligatoria “ante una interrupción total del suministro ruso”

Pero –al igual que la amenaza de Rusia a las fronteras de la OTAN resucitó a una organización que se pensaba en “muerte cerebral”–, la crisis energética en el viejo continente ha despertado, de nuevo, la solidaridad y las capacidades negociadoras que inspiraron a la comunidad europea en sus albores.

Este martes, tras la celebración de un Consejo extraordinario entre los ministros de Energía de los Veintisiete, la Unión Europea ha anunciado un consenso para ahorrar gas de cara al invierno. El acuerdo, que no exigía la unanimidad de todos los miembros, sino el apoyo de una mayoría cualificada de 15 de los 27 países, se ha perfilado como una “solución común” para reducir la demanda gasística en un 15% sobre el consumo promedio de los últimos cinco años. Aunque, a diferencia de la propuesta inicial, considerando los casos específicos de varios de los países de la comunidad, como España, Portugal o Malta. 

atalayar-parlamento-europeo-votacion-gas-energia-ahorro

“No ha sido una misión imposible. Los ministros han alcanzado un acuerdo político sobre la reducción de la demanda de gas, con vistas al próximo invierno”, afirmaba la presidencia del Consejo europeo, ostentada durante este semestre por la República Checa, sobre una medida que se espera se extienda entre el 1 de agosto de este 2022 y el 31 de marzo de 2023. Y es que, según apuntaba ya hace unos días el experto en mercados globales de Rapidan Energy Group, Alex Munton, para Foreign Policy, podríamos estar hablando de una de las “crisis energéticas más extremas que hayan ocurrido jamás en Europa”. Una “guerra energética” por parte de Rusia.

Interconexiones limitadas y otras excepciones

El texto inicial de la Comisión no fue bien recibido por potencias menos dependientes del gas ruso, como España, Portugal o Malta, cuyas redes de gas no se encuentran interconectadas con las de otros países europeos. Por lo que su ahorro individual en el consumo gasístico no repercutiría en el ahorro total a nivel comunitario

Así, posturas como la de la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, dejaron clara su voluntad de “mostrar solidaridad”, aunque con un objetivo de reducción “no del 15%, sino significativamente por debajo”. “Porque si se trata de un paquete de solidaridad, lo que tenemos es que combinar las distintas medidas de solidaridad, que no se resumen solamente en ahorro neto, sino en cómo se consigue que quien lo necesita pueda tener acceso a energía”, decía la representante española a su llegada a Bruselas. 

atalayar-mapa-afp-gasoducto-europa-gas-suministro-energia

Por ello, entre las excepciones a este objetivo de reducción obligatorio se encontrarían aquellos estados miembros que no están interconectados con las redes de gas de otros países, ya que estos “no podrían liberar volúmenes significativos de gas de tubería en beneficio del resto”. Igualmente, las potencias cuyas redes eléctricas no se encuentran sincronizadas con el sistema eléctrico europeo (como los países bálticos), y aquellas que dependen enormemente del consumo gasístico para la producción de electricidad, quedan también exentos de la reducción obligatoria. Lo que pretende evitar una crisis del suministro eléctrico. 

Los Estados que puedan demostrar que sus capacidades de exportación y sus infraestructuras nacionales de Gas Natural Licuado (GLN) se emplean al máximo para redirigir el gas a otras potencias también podrán solicitar una excepción, así como aquellos cuyos objetivos de llenado de gas han aumentado al menos un 8% durante el último año, en comparación con la media de los cinco anteriores.

atalayar-gas-planta-gasificacion-europa
Unidad hacia la iniciativa REPowerEU 

De este modo, frente a unos cortes de gas que la Comisión Europea ha considerado “políticamente motivados”, “la Unión Europea ha dado el paso decisivo”. Un paso que la presidenta de la institución europea, Úrsula von der Leyen, ha elogiado por ser tomado “en un tiempo récord”. Esta medida “complementa todas las demás medidas adoptadas hasta la fecha” en el contexto de la iniciativa “REPowerEU”, para reducir la dependencia de los combustibles fósiles y acelerar la transición energética, añadió la alemana. 

La Unión Europea “sigue avanzando en la unidad y la solidaridad” con el compromiso que los líderes comunitarios hicieron en su reciente cumbre en Versalles (Francia) para eliminar la dependencia de las importaciones energéticas rusas, decía, por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que advirtió de que Moscú “está utilizando el gas como arma”, pero que los Veintisiete “están preparados para posibles interrupciones del suministro”. 

atalayar-ursula-von-der-leyen-comision-europea-europa-negociacion-gas
¿Será suficiente? 

Algunas voces, como la de Fatih Birol, presidente de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), han sostenido que este ahorro del 15% no será suficiente, debido a que las reservas almacenadas hasta la fecha –consideradas por Birol como “escasas” – se encuentran a una media del 60% de su capacidad. “Si queremos vivir un invierno confortable y normal en Europa, nuestros depósitos de gas tienen que estar llenos en un 90% antes de que empiece el invierno”, dijo, tras instar a elevar el objetivo de ahorro a un 20% sobre el consumo promedio del continente en los últimos cinco años. 

Más en Política
Josua Harris usa argelia
En vísperas de las elecciones presidenciales de noviembre, el presidente Joe Biden no tiene intención de abandonar la Casa Blanca sin haber dejado su impronta sobre el papel de los Estados Unidos de América en la resolución del largo conflicto entre Argelia y Marruecos

Joe Biden nombra al "Sr. Sáhara" embajador en Argel