Las movilizaciones coinciden con el inicio del proceso legal para aprobar la medida

Miles de israelíes protestan en Jerusalén contra la reforma judicial

photo_camera AP/OHAD ZWIGENBERG - Los manifestantes intentan romper una barricada policial durante una manifestación contra los planes del nuevo gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu para reformar el sistema judicial, frente al parlamento de Israel en Jerusalén, el lunes 13 de febrero de 2023

Más de 70.000 israelíes se manifestaron hoy en Jerusalén, según medios locales, en rechazo a la reforma judicial impulsada por el nuevo Gobierno de Benjamín Netanyahu, que socavaría la independencia de la Justicia y cuyo proceso de aprobación comenzó este lunes en el Parlamento. Los manifestantes llegaron desde distintos puntos del país y se concentraron en los alrededores de la Knesset (Parlamento) portando banderas israelíes y carteles con mensajes en contra de la reforma. 

Se trata de la primera protesta multitudinaria en Jerusalén tras seis semanas consecutivas de masivas manifestaciones en Tel Aviv. Medios locales destacaron que la protesta frente al Parlamento concentró a más de 70.000 personas e informaron que cientos de empresas y comercios decidieron no trabajar hoy, en apoyo a las protestas y para que sus empleados puedan manifestarse. 

Estas manifestaciones coinciden con el comienzo este lunes de los procedimientos legales para aprobar la reforma. La Comisión de Constitución, Derecho y Justicia de la Knesset aprobó para su primera lectura en el pleno dos de los proyectos de ley propuestos en la reforma judicial, que pretenden cambiar la composición del comité de selección de jueces y restringirían al Supremo la posibilidad de revisar y cambiar las leyes. 

Manifestación Jerusalén

De aprobarse en el pleno, estas legislaciones volverían a la comisión para preparar su segunda y tercera lecturas, antes de aprobación como ley. Esta iniciativa prevé además la denominada “cláusula de anulación”, que implicaría que una mayoría simple de diputados en el Parlamento pueda derogar los fallos emitidos por el Tribunal Supremo. El Supremo tiene competencias para tumbar normas que ve contrarias a la ley básica israelí —con rango constitucional—, por lo que quienes se oponen al plan creen que la reforma erosionaría la separación de poderes y debilitaría las bases formales de la democracia israelí. 

Varios miembros de la oposición expresaron hoy su apoyo a las manifestaciones, que se extendieron a distintos puntos de Israel, de norte a sur. El ex primer ministro y actual líder de la oposición, Yair Lapid, se hizo presente en la protesta frente al Parlamento en Jerusalén y advirtió que el nuevo Gobierno “quiere convertir al Estado de Israel en una oscura dictadura”. “No nos quedaremos callados mientras destruyen lo más valioso que tenemos”, dijo Lapid a la multitud. 

Quien también se hizo presente en las protestas fue el ex ministro de Defensa, Benny Gantz, que destacó que “estos son días decisivos para la democracia israelí”. “No estamos preparados para la politización del sistema judicial, esto es lo que protege a los ciudadanos y sus derechos civiles. No debemos permitir que se dañe de ninguna manera”, concluyó.