Mohamed VI anuncia su intención de que Marruecos regrese a la Unión Africana

Paco Soto

Pie de foto: El rey de Marruecos, Mohamed VI.

El rey de Marruecos, Mohamed VI, anunció su intención de que su país, pieza clave en la resolución del conflicto del Sáhara Occidental, regrese a la Unión Africana (UA), creada en 2001. Marruecos tiene que recuperar su “lugar natural” en el organismo panafricano, dijo el monarca alauita. Marruecos abandonó la Organización para la Unidad Africana (OUA), que precedió a la actual UA, en 1984 durante el reinado de Hasan II, cuando dicho organismo aceptó como miembro de pleno derecho a la autodenominada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), un territorio dirigido por el independentista Frente Polisario. Este movimiento, que lleva 40 años luchando contra Marruecos, primero militarmente y después diplomáticamente a partir de 1991, porque quiere la independencia de la antigua colonia española del Sáhara Occidental,  obtuvo en 1984 el apoyo explícito de más de la mitad de los miembros de la OUA.

 “Hace mucho tiempo que nuestros amigos nos piden que nos reintegremos con ellos, que Marruecos recupere su lugar en el seno de la gran familia africana”, declaró el domingo por la noche Mohamed VI en un mensaje dirigido a la cumbre de la UA que se celebra actualmente en Kigali (Ruanda), según informó la agencia de noticias marroquí MAP. El soberano señaló que “con este acto histórico y responsable de regreso, Marruecos cuenta obrar en el seno de la UA para superar las divisiones”. El mensaje real fue entregado al presidente de Chad, Idriss Deby Itno, que ejerce la presidencia de la UA, por Rachid Talbi Alami, presidente de la Cámara de Representantes (Parlamento) marroquí.

“Un hecho impuesto e inmoral”

“El reconocimiento de un pseudo estado fue duro de aceptar para el pueblo marroquí. Este hecho impuesto fue inmoral, fue un golpe de estado contra la legalidad internacional que obligó al Reino de Marruecos a tomar esta dolorosa decisión para evitar la división de África”, recalcó Mohamed VI en su mensaje oficial. Según el monarca, aceptar a la RASD en la OUA conculcó la legalidad internacional defendida por la ONU, la Liga Árabe y la Organización de Cooperación Islámica (OCI). A partir de ahora, agregó el monarca, “ha llegado el momento de apartar las manipulaciones y la financiación de los separatismos”. Según Mohamed VI, su país confía en “la sabiduría de la UA para restablecer la legalidad y corregir los errores” del pasado. Mohamed VI reconsideró la medida que tomó su padre hace 32 años después de que una veintena de países miembros de la UA retiraran su reconocimiento a la RASD. La ONU adoptó varias resoluciones sobre el derecho de los saharauis de la antigua colonia española a un referéndum de autodeterminación. Para alcanzar este objetivo se puso en marcha hace más de 30 años la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO). Marruecos, que defiende como parte de su ámbito nacional la antigua colonia africana de España, organizó en 1975 la Marcha Verde para recuperar el territorio.

Apoyo de Argelia

El Polisario tiene el apoyo de Argelia desde que se inició el conflicto contra el colonialismo español franquista y después contra Marruecos y Mauritania. El referéndum de autodeterminación, en la práctica, resulta imposible de llevar a cabo, porque Marruecos y el Polisario no se han puesto nunca de acuerdo sobre el censo de votantes. El Reino Alauita propone una solución autonómica bajo su soberanía que sólo una parte de los saharauis apoya y es rechazada por los independentistas del Polisario y otros grupos de disidentes que se han creado en los últimos años. Francia es la única potencia occidental que apoya abiertamente la vía autonómica marroquí. España no la reconoce oficialmente como tal, pero, oficiosamente, no la descarta. Por su parte, Estados Unidos actúa en función de sus intereses y la lucha antiterrorista en el norte de África y mantiene una prudente relación de equilibrio entre los dos pesos pesados del Magreb: Marruecos y Argelia. Todavía es prematuro para afirmar si la decisión de Mohamed VI ayudará a la resolución del conflicto saharaui.

Pie de foto: Manifestación independentista en El Aaiún, capital administrativa del Sáhara Occidental.

Dimensión africana

En su mensaje, el rey Mohamed IV defendió la dimensión y vocación africanas de Marruecos, que “algunos países” rechazan. “Conozco África y sus culturas mejor que muchos otros. Debido a mis múltiples visitas, conozco la realidad sobre el terreno”, recalcó el monarca. Marruecos regresará a la UA si así lo decide en votación la Comisión de dicho organismo panafricano. El pasado 15 de julio, Naciones Unidas anunció el regreso progresivo del personal de la MINURSO al Sáhara Occidental, después de que Rabat decidiera su expulsión para protestar por unas declaraciones de Ban Ki-moon, en las que el secretario general de la ONU calificó de “ocupación” la situación del territorio en conflicto durante una visita a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Sáhara argelino). El pasado mes de mayo, el Gobierno marroquí del islamista Abdelilah Benkirane aseguró que Marruecos no volvería a la UA mientras esta institución “sigue tomando posturas hostiles” contra el país magrebí.

 El ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno, Mustafa Khalfi, subrayó que “mientras existan estas razones [el reconocimiento de la RASD], no nos vemos dentro de la Unión Africana”. Aun así, Khalfi explicó que Rabat ha reforzado sus relaciones con muchos países africanos e informó de que existen 2.000 acuerdos con el continente africano que abarcan distintos ámbitos económicos, sociales y culturales y se traducen en la existencia de 10.000 estudiantes de África subsahariana en Marruecos. Hace dos años, la UA nombró como representante especial de este organismo en el Sáhara Occidental al político mozambiqueño Joaquim Chissano, un firme defensor de la autodeterminación de la antigua colonia española y del Frente Polisario. Chissano fue el segundo presidente de Mozambique tras la independencia de su país entre 1986 y 2005. Chissano siempre fue un duro adversario de Marruecos. Los dirigentes del país magrebí criticaron el nombramiento y consideraron que la UA tomó esta medida para compensar la pérdida de influencia del Polisario en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel