El cambio climático fue definido como “una amenaza que debemos afrontar juntos”

Las prioridades de Marruecos ante Naciones Unidas: cambio climático, Sáhara y lucha antiterrorista

photo_camera AFP/JOHANNES EISELE - El primer ministro de Marruecos, Saad-Eddine El Othmani, habla durante el 74º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 24 de septiembre de 2019

El cambio climático, definido como “una amenaza que debemos afrontar juntos”, es en esencia el propósito del discurso de Mohamed VI que la princesa Lalla Hasnaa leyó durante la ceremonia de apertura de la cumbre especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el clima, el pasado 23 de septiembre.

El clima como foco de la acción colectiva fue el principal objetivo de dicho encuentro de Naciones Unidas, donde el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo esperar no sólo emotivos discursos sino “soluciones, garantías y acción”. Y es que el nivel de alerta ha subido dado que un informe publicado el domingo por el propio organismo supranacional estima que los esfuerzos de los países deben multiplicarse por cinco para mantenerse en un ascenso térmico de + 1,5 grados centígrados de aquí a 2100.

Marruecos se ha posicionado en ese sentido, presentándose como portavoz de África y destacando la urgencia sobre el cuidado del medio ambiente como “una prioridad de la acción colectiva”. Marruecos ha querido dar ejemplo en la lucha contra la degradación del medio ambiente, en este caso como país de baja emisión de gases de efecto invernadero. Lalla Hasnaa recordó que el Reino se había comprometido a reducir sus emisiones en un 42% de aquí a 2030 y había lanzado ya un proceso exhaustivo para poder mejorar en lo respectivo a este umbral.

En otro orden de cosas, el discurso leído por Lalla Hasnaa quiso recordar el papel del Reino desde su regreso a la Unión Africana (UA) en enero de 2017 y resaltar los retos prioritarios de asentar sus posiciones sobre sus fundamentos diplomáticos, su posicionamiento sobre el conflicto del Sáhara y la primordial lucha antiterrorista.

La cuestión del Sáhara vuelve a la mesa

Saad Eddine El Othmani, compareció en Nueva York en nombre de Marruecos durante el inicio del Periodo de Sesiones de la 74ª edición de la Asamblea General de las Naciones Unidas. El jefe del Ejecutivo marroquí reiteró la atención especial que debe recibir el continente africano y llamó a la creación de un fondo para el desarrollo de África. Este último debería permitir a África avanzar con seguridad hacia la realización de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), dado que los resultados en algunos países todavía no están a la altura de las ambiciones dispuestas.

Cuando Marruecos habla, la cuestión del Sáhara nunca queda muy lejos al ser un tema de vital importancia para el reino alauí. El Othmani no dudó en dirigirse a la vecina Argelia para denunciar la deplorable situación de las poblaciones en los campamentos de Tinduf y recordó que la soberanía total del Reino sobre sus provincias del sur era una cuestión absolutamente innegociable. “Marruecos trabaja con seriedad para lograr una solución política definitiva al conflicto regional en torno al Sáhara marroquí”, añadió. En este sentido, en estos últimos tiempos ha cobrado fuerza la iniciativa de autonomía del Sáhara occidental propuesta por Marruecos, que descarta radicalmente cualquier viso de independencia de la región.

La cuestión saharaui sigue sobre la mesa de la Asamblea General, encargada de examinar un informe sobre los derechos de los pueblos a la libre autodeterminación, presentado el 15 de agosto por el secretario general António Guterres. Sobre el Sáhara, el documento señala las dificultades con que tropiezan las operaciones de la Misión de Naciones Unidas para el referendo en el Sáhara Occidental (MINURSO) y las medidas adoptadas para abordar estos problemas. 

Marruecos espera que las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Cuarta Comisión de la Asamblea General sean coherentes para dar el impulso, que tanto desea la comunidad internacional, al proceso político para llegar a una solución política realista, pragmática y duradera, según fuentes consultadas por el periódico marroquí Telquel.

Por otra parte, Marruecos contó con un giro inesperado de los acontecimientos. En su discurso, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, defendió “la centralidad de las Naciones Unidas” y la disposición de España a contribuir a los esfuerzos del secretario general de las Naciones Unidas para lograr, en aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad, una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable.

El 5 de septiembre, el político expresó su apoyo a la ampliación del mandato de la MINURSO para incluir la vigilancia de los derechos humanos en la región. La salida había irritado a Rabat, y el portavoz del Gobierno recordó que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas había expresado su confianza en los informes proporcionados por las comisiones regionales de El Aaiún y Dakhla.

Marruecos, de nuevo a la cabeza del GCTF

Al margen de la Asamblea, el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, se prodigó en encuentros con diferentes homólogos. También copresidió una reunión del Foro Global de Lucha contra el Terrorismo (GCTF, por sus siglas en inglés), en la que destacó como necesidad absoluta mantener un compromiso firme en la lucha contra el terrorismo.

Creado en 2011, el GCTF es un foro internacional que engloba a 29 países y la Unión Europea con el objetivo principal de reducir la vulnerabilidad del mundo ante el terrorismo mediante la prevención, la lucha y la persecución de los actos terroristas, y la lucha contra la incitación al terrorismo. El organismo funciona según una lógica de presidencia compartida por un país del norte y un país del sur. Hasta ahora ha estado copresidido por el binomio Holanda-Marruecos desde 2016; llevándose a cabo avances interesantes, en particular sobre el fenómeno de los “combatientes terroristas extranjeros” intentando así renovar la confianza de los Estados miembros. Marruecos se mantendrá al frente de la entidad supranacional, junto con Canadá, para el periodo 2020-2022.

Más en Política
AFP/ANGELA WEISS - El presidente argelino Abdelmadjid Tebboune se dirige a la 78ª Asamblea General de las Naciones Unidas en la sede de la ONU en Nueva York el 19 de septiembre de 2023
Lo que debería haber sido visto como una proeza diplomática, tras los numerosos reveses que ha sufrido en la escena internacional, se ha torcido, causando hilaridad e indignación. El discurso del presidente argelino desde la tribuna de las Naciones Unidas durante la 78ª sesión de la Asamblea General es una mancha negra contra el país

¿Tebboune engañado por sus asesores en la ONU?