Trágico balance de cuatro años y medio de guerra en Siria: ya suma más de 250.000 muertos

Susana Campo/lainformacion.com

Pie de foto: Instantánea de la ciudad de Alepo, Siria.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, hasta el 15 de octubre de este año, se han podido documentar las muertes de 250.124 personas, de las que 74.426 han sido civiles. Los ataques a civiles son una práctica habitual de todos los actores implicados en la guerra: bombardeos de hospitales y escuela, lanzamiento de bombas de barril o armas químicas se emplean en este conflicto.

La guerra civil en Siria empezó hace más cuatro de cuatro años y medio. Arrancó como una primavera más,como las que florecieron en los países vecinos, pero su evolución fue muy distinta. Las protestas pacíficas se toparon con la mano dura del ejército sirio que puso en marcha una fuerte represión contra los civiles que clamaban libertad y democracia. La brutal represión desembocó en un conflicto civil que evolucionó rápidamente con la incorporación de nuevos actores en una espiral de violencia. El conflicto que empezó, el 18 de marzo de 2011, ha segado la vida de más de 250,000 personas.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, hasta el 15 de octubre de este año, se han podido documentar las muertes de 250.124 personas, de las que 74.426 han sido civiles, aunque todavía siguen sin identificar los cadáveres de más de 3.200 personas.

A guerra está siendo especialmente cruenta con los menores, a quienes el conflicto armado les ha arrebatado la vida o les ha condenado a sobrevivir entre escombros. Son el 15 por ciento de los civiles fallecidos a causa de la guerra, concretamente 12.517 mientras 8.062 han sido mujeres. Las estadísticas ofrecidas por el Observatorio Sirio de DDHH indican la cifra concreta de víctimas documentadas pero no han incluido, entre otros datos, a muchos de los miles de personas que han desaparecido durante la contienda.

Además de las muertes, el conflicto de Siria se ha saldado hasta el momento con dos millones de personas heridas, mientras más de once millones se han visto obligadas a dejar sus hogares y desplazarse a otras regiones. Precisamente, la crisis de refugiados en Europa es una consecuencia directa de esta cruenta guerra. Decenas de miles de sirio han decidido huir de Siria porque la guerra les ha arrebatado todo. Al sufrimiento del día día, bajo la amenaza de la bombas, se suma la desesperación de ver que el conflicto no tiene fin, de que el futuro se les escapa de la mano. La guerra en Siria es una herida que lleva cuatro años y medio sangrando.

Escuelas y hospitales, blanco de ataques

Los ataques a civiles son una práctica habitual de todos los actores implicados en la guerra. Al principio de la guerra, las escuelas eran blanco de los ataques, una situación que ya no se repite porque la gran mayoría de ellas están reducidas a escombros. Además, se han documentado casos de francotiradores apuntando a los hospitales y el régimen de Bashar al Assad utiliza bombas de barril que lanza en zonas pobladas. Estos son solo algunos ejemplos de por qué el Observatorio pide a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU que emitan una resolución que prohíba que los ataques tengan a civiles como objetivo en Siria, donde "se cometen masacres contra ellos casi cada día ante la mirada de la comunidad internacional”.

Quién es quién en el conflicto sirio y qué pasará ahora

Los rebeldes sirios no son un grupo jerárquico. Los hay que se unieron a las milicias por dinero, los hay que combaten la causa suní frente a la chií y los que más preocupan, los yihadistas.

Se cree que alrededor de 1.000 grupos rebeldes, con unos 100.000 combatientes, luchan contra las fuerzas de Al Assad.

Cuatro años de bombardeos en Siria han convertido al país en un complejo tablero en el que luchan todos contra todos: fuerzas leales al gobierno, rebeldes, islamistas y potencias extranjeras. Todas se disputan el control de distintas partes de Siria, un país que se dirige a la división de su territorio.

Alrededor de 200.000 personas han muerto y más de cuatro millones de personas están desplazados, muchas de ellos son las protagonistas de la mayor crisis de refugiados en Europa desde la II Guerra Mundial. Huyen del conflicto pero también de la miseria, la falta de oportunidad y de un país en ruinas.

La guerra en Siria ha ido evolucionando con la entrada en el conflicto de distintas fuerzas, entre ellas, el autodenominado Estado Islámico, que desde julio de 2014 combate tanto al gobierno como a los rebeldes, sean yihadistas y moderados. Se cree que alrededor de 1.000 grupos rebeldes, con unos 100.000 combatientes luchan contra las tropas de Bashar al Assad que cuentan,  además de con el apoyo de las milicias de Irán, con el apoyo ruso.

¿Quiénes son los rebeldes?

No son un grupo jerárquico. Los hay que se unieron a las milicias por dinero, los hay que combaten la causa suní frente a la chií y los que más preocupan, los yihadistas, ya sean de Estado Islámico, Al Qaeda o sus filiales. Poco a poco, los extremistas han ganado terreno en Siria.

-El Ejército Libre Sirio.  Del Ejército Libre Sirio (ELS), que inició la rebelión armada contra Bashar el Asad hace cuatro años, no queda apenas nada. La debacle del ELS es atribuible al escaso  apoyo que ha recibido del exterior. Por otro lado, mientras las milicias yihadistas tienen armas  y pagan a sus hombres, los miembros del ELS carece de todo eso.

-Frente Al Nusra: Considerada  la franquicia de Al Qaeda en Siria. En un documento en el que explican las líneas generales de la formación los radicales indican que la creación del Califato Bilad Al Sham es su último fin. Este grupo armado persigue la creación de la Gran Siria, una región histórico-cultural de Oriente Medio que comprende, aproximadamente, los actuales Estados de Siria, Líbano, Jordania, Israel y los Territorios Palestinos.  Cuenta con aproximadamente cinco mil combatientes y lidera la lucha armada de guerrilla contra el régimen de Al Assad. Sus principales victorias se sitúan en el noroeste del país, en la provincia siria de Idlib. 

- Ahrar al Sham: Cuenta con entre 10.000 y 20.000 combatientes, lo que la convierte en una de las organizaciones más poderosas de las que luchan en Siria. Además, se enfrenta a los dos grandes enemigos de Occidente: Bashar al Asad y Estado Islámico. Esta milicia, además de su control militar, sobresale por ser una fuerza política organizada, con claros aliados en la región, como Turquía o Catar.

-El Daesh: Es otro de los grupos islamistas que luchan en Siria. En un principio fue la entidad resultante de la fusión de al-Qaeda en Irak y Siria, no obstante con el paso de los años y el aumento de su fundamentalismo, se ha convertido en una entidad propia que compite con Al Qaeda. Estado Islámico ya controla amplias franjas de territorio en norte y el este, aunque son zonas en su mayor parte deshabitadas.  Según ha explicado el Observatorio, Estado Islámico controla más de 95.000 kilómetros cuadrados de territorio y está presente en las provincias de Homs, Raqqa, Deir Ezzr, Al Hasaka, Hama, Alepo, Damasco, Damasco Rural, Deraa y Al Suwaida.

Otros grupos rebeldes: En la  parte central de Siria  y la franja que discurre entre el sureste desde Tartús hacia Homs está controlado por grupos seculares e islamistas moderados que están luchando para hacerse con un trozo del territorio. En este sentido, el grupo ha abogado por un estado sirio en el que desaparezcan las actuales fronteras.

¿A quién está armando la coalición liderada por EEUU?

Tajamu Ala’Azza y Liwa Suqor al-Jebel son dos grupos rebeldes, aprobados por la CIA, que están recibiendo apoyo militar de Estados Unidos. Estos dos grupos han luchado cuerpo a cuerpo contra los yihadistas de Estado Islámico durante los últimos dos años y han conseguido echarles de Homs y Hama. Precisamente, las bombas rusas en estas provincias han desatado las críticas de la comunidad internacional que argumenta que la lucha en Siria es contra los fundamentalistas del Daesh.

Qué papel juega los actores internacionales

La guerra siria hace tiempo que dejó de ser un conflicto civil. Ahora, la potencias internacionales juegan un papel decisivo en la contienda.

Rusia: La ofensiava de Putin en Siria tienen dos objetivos: evitar la caída de Al Assad y que Rusia vuelva al escena internacional.

Estados Unidos: La política de Obama en Siria esta definida por su falta de decisión. No cumplió su amenaza de intervenir si el régimen lanzaba ataques químicos y sus intentos de armar y entrenar a los rebeldes han sido un fracaso

Turquía: Erdogan bombardea objetivos de Estado Islámico, pero el fin principal de sus bombardeos es  debilitar a la milicia kurda.

Irán: Teherán arma a la milicia libanesa chií de Hezbolah  que apoya al régimen de Al Assad desde el inicio de la guerra.

La Unión Europea: Reino Unido y Francia tienen un papel protagonista frente al resto de socios europeos  acción. Cazas franceses y británicos son parte de la coalición que lidera EEUU.

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel