Esta nueva estrategia europea de Defensa tendrá un presupuesto inicial de 1.500 millones de euros

La UE presenta un plan para reconstruir su industria de Defensa

Miembros de la fuerza militar de la Unión Europea (EUFOR) en Bosnia y Herzegovina permanecen en posición de firmes antes de una inspección durante un ejercicio de simulación de disturbios en el campamento “Butmir”, cerca de Sarajevo, el 24 de octubre de 2022 - PHOTO/AFP/ELVIS BARUKCIC
photo_camera Miembros de la fuerza militar de la Unión Europea (EUFOR) en Bosnia y Herzegovina permanecen en posición de firmes antes de una inspección durante un ejercicio de simulación de disturbios en el campamento “Butmir”, cerca de Sarajevo, el 24 de octubre de 2022 - PHOTO/AFP/ELVIS BARUKCIC

La Unión Europea presentó este martes su nueva estrategia de Defensa que contempla compras conjuntas de armamento y equipos y un importante refuerzo de la industria europea de armas para reducir la dependencia de Estados Unidos.

  1. Enormes recursos

“Precisamos asumir más responsabilidad por nuestra propia seguridad, y al mismo tiempo seguir plenamente comprometidos con la OTAN”, dijo Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea, en la presentación de la nueva estrategia.

“Necesitamos alcanzar un equilibrio transatlántico adecuado, independientemente de la dinámica electoral en Estados Unidos”, añadió la funcionaria.

“Proponemos alcanzar el objetivo para 2030 de adquirir el 40% de los equipos de forma colaborativa y adquirir el 50% de los equipos dentro de la Unión Europea”, dijo Vestager.

Esta nueva estrategia europea de Defensa tendrá un presupuesto inicial de 1.500 millones de euros (unos 1.600 millones de dólares).

Vestager admitió que “no es mucho dinero”, pero aclaró que “puede funcionar como un incentivo” y agregó que “la financiación real procederá de los Estados miembros” del bloque.

De acuerdo con Vestager, desde febrero de 2022, en el inicio de las operaciones de Rusia en territorio ucraniano, hasta junio de 2023, el 80% de las compras europeas de armas para ayudar a Ucrania se realizaron fuera de la UE.

En total, alrededor del 68% de todas esas compras fueron en Estados Unidos. “Eso no es sostenible”, dijo.

Banderas de la Unión Europea - PHOTO/FILE
Banderas de la Unión Europea - PHOTO/FILE

Enormes recursos

Por su parte, el comisario europeo de Mercado Interno, Thierry Breton, dijo que este plan de refuerzo de la industria europea de armamento exigirá una importante estructura financiera.

“Financiar todo esto significa movilizar recursos financieros, del sector financiero, hacia el sector de la defensa, lo que también es muy difícil”, apuntó.

La guerra en Ucrania puso a los países de la UE ante la urgencia de definir y renovar una estrategia europea de Defensa, apoyada en un nuevo impulso a la industria.

Después que los países europeos acordaron usar sus propias reservas estratégicas para ayudar a Ucrania, el bloque percibió que los depósitos militares estaban al límite, y que la industria ligada a la Defensa no estaba preparada para reaccionar rápidamente.

Una de las metas del nuevo plan es aumentar la capacidad de producción anual europea hasta los dos millones de obuses en 2025, cuando antes de la invasión rusa de Ucrania no llegaba a medio millón.

La idea es que para el año 2030 por lo menos el 50% de las compras de armas de los países de la UE se realice con empresas del bloque, y elevar ese porcentaje al 60% para el año 2035.

Para esto, la nueva estrategia impulsa las compras conjuntas. Un modelo para replicar sería el que fue implementado con las vacunas durante la pandemia de coronavirus.

Durante esa crisis se adoptó un contrato marco por el que la Comisión Europea adelantó pagos para permitir que los países del bloque reactivaran su industria.

A más largo plazo, la UE también aspira a participar en el lanzamiento de proyectos europeos de defensa en áreas como la cibernética, el espacio y la protección de los fondos marinos.

La nueva estrategia también sugiere utilizar los beneficios generados de los activos rusos congelados en Europa, que alcanzarían los 50.000 millones de euros (unos 54.000 millones de dólares).