Los mercenarios, alentados por su impunidad ante toda distinción judicial, se han erigido como los auténticos caciques de la guerra

Mercenarios: el lado más sanguinario de la guerra

PHOTO/REUTERS - Miembros del Grupo Wagner en 2014
PHOTO/REUTERS - Miembros del Grupo Wagner en 2014

Obtener la victoria psicológica siempre es uno de los objetivos de quienes encabezan las guerras, y mandar a los grupos mercenarios al campo de batalla es uno de los métodos que se están utilizando actualmente. 

Hacer ver a las familias que las tareas más crudas de la guerra son desempeñadas por estos grupos paramilitares es un triunfo que, pese a no tener un peso significativo en la contienda, proporciona estabilidad y tranquilidad al pueblo.

Buena cuenta de ello pesa sobre los ataúdes traídos desde Vietnam a Estados Unidos.

  1. Origen de los grupos mercenarios
  2. Para cobrar hay que recibir
  3. Amparo Internacional
  4. El auge de las guerras

 

AFP/SERGEY BOBOK - Militares del Batallón Azov de Ucrania asisten a un ejercicio táctico en la segunda ciudad más grande de Ucrania, Jarkov, el 11 de marzo de 2022, tras la invasión rusa de Ucrania
AFP/SERGEY BOBOK - Militares del Batallón Azov de Ucrania asisten a un ejercicio táctico en la segunda ciudad más grande de Ucrania, Jarkov, el 11 de marzo de 2022, tras la invasión rusa de Ucrania

Al mismo tiempo, los Estados afirman que hacerlo les permite operar fuera del derecho internacional por lo que pueden evitar ser acusados porque no hay una legislación, o la subcontratación es en sí misma ya que los crímenes de guerra son siempre realizados por dichas corporaciones.

Pese a que la utilización de los grupos mercenarios se suele atribuir a Estados “fallidos”, la realidad es otra.

Ejemplo de ello son los Estados Unidos quienes, con el mayor Ejército del mundo y el mayor gasto militar, cuentan con el apoyo de grupos mercenarios para su seguridad interna y para misiones concretas a lo largo y ancho del planeta.

En particular, los mercenarios se han utilizado durante varias décadas uniéndose bajo los términos del contrato de las llamadas empresas militares privadas (PMC, Private Military Company), aunque su nacimiento data de la época prerrománica.

A la discusión sobre cómo el Estado se está convirtiendo en un objetivo menos deseable para el conflicto, ha habido una propensión a contrastar el uso de mercenarios modernos.

Es en este sentido, comprender el alcance del conflicto social en todas sus formas, incluido el conflicto de clases, es fundamental dentro de los choques internos que experimentan las naciones cuando van a la guerra.

Dicho esto, el uso de empresas en el sector militar y de seguridad privado puede tener sus inconvenientes. Debido a los riesgos potenciales asociados con esta proliferación, la comunidad internacional, así como las diversas naciones en las que se registran estas empresas o de donde se emplean a los contratistas, han creado una serie de documentos legislativos que rigen su uso.

Además de la entidad contratante e incluso del Estado donde la PMC tiene su sede operativa, el contratista ahora es responsable solidario por estas violaciones.

AFP/BAKR ALKASEM - Combatientes sirios apoyados por Turquía en la ciudad de Saraqib, en la parte oriental de la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, el 27 de febrero de 2020
AFP/BAKR ALKASEM - Combatientes sirios apoyados por Turquía en la ciudad de Saraqib, en la parte oriental de la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, el 27 de febrero de 2020

Origen de los grupos mercenarios

Históricamente, cualquier “soldado profesional empleado para luchar en un ejército extranjero” ha sido denominado “mercenario”.

Hasta principios del siglo XIX, cuando los ejércitos nacionales compuestos principalmente por personas extraídas de la población de cada estado tomaron el control del campo de batalla, su dominio fue decisivo.

El debate sobre la legitimidad de la palabra “mercenario”, que tiene una connotación preocupante, continúa, ya que se embellece con nuevos nombres de carácter comercial a cambio de servicios presuntamente militares o de seguridad.

PHOTO/AP - Fotografía de archivo, el empresario Yevgeny Prigozhin, a la izquierda, muestra al presidente de Rusia, Vladimir Putin, su instalación que produce comidas escolares en las afueras de San Petersburgo, Rusia
PHOTO/AP - Fotografía de archivo, el empresario Yevgeny Prigozhin, a la izquierda, muestra al presidente de Rusia, Vladimir Putin, su instalación que produce comidas escolares en las afueras de San Petersburgo, Rusia

La historia siempre es difícil de representar e interpretar, pero si hay una civilización que ha sido siempre el punto de apoyo fueron los egipcios.

En un estudio revelado por Jordi Vidal, en su ensayo “Mercenarios en los Ejércitos Paleobabilónicos”, fueron identificados, hasta el momento, los primeros grupos mercenarios hace más de 3.200 años, en la batalla de Qadesh, bajo el mandato de Ramsés II, quien para los libros de historia quedará como el primer líder que utilizó un grupo mercenario.

Si hay un mercenario al que la historia ha encumbrado ese es Jenofonte. Nacido en Atenas en la segunda parte del siglo V a.C., fue un miembro militar, historiador y filósofo, en cuya obra nos dejó, valga la redundancia, la primera gran obra sobre cómo es la guerra y qué significa para aquellos que no tienen miedo a ella.

Tal calibre adquirió en la época su crónica sobre la retirada de los Diez Mil que el mismísimo Carlo Magno dio cuenta de ello.

PHOTO/ARCHIVO - Miembros armados iraníes del grupo mercenario División Fatemiyoun
PHOTO/ARCHIVO - Miembros armados iraníes del grupo mercenario División Fatemiyoun

Para cobrar hay que recibir

Tanto antiguos como modernos han vendido sus servicios a quien los necesitase en ese momento. Es cierto que su ocupación estuvo motivada principalmente por factores económicos, sin duda un fuerte incentivo, pero nadie arriesga su vida en guerras lejanas sólo por el dinero en efectivo y el botín.

No obstante Jenofonte explicaba que el oficio “era vocacional del líder al subordinado, que el móvil que los impulsaba era su belicismo”.

Aunque surgieron por primera vez después de la Segunda Guerra Mundial, las empresas militares y de seguridad tienen una larga historia y están conectadas con bandas de mercenarios a las que se les paga para llevar a cabo operaciones militares como asesinatos, bandidaje, protección de convoyes y figuras importantes, y, por último y no menos importante, participación en guerras.

PHOTO/WIKIPEDIA/Fuerza Aérea de EE. UU. por el Sargento Primero, Michael E. Best, vía Wikimedia Commons - Un helicóptero MD-530F de Blackwater Security Company ayuda a proteger el sitio de la explosión de un coche bomba en Bagdad, Irak el 4 de diciembre de 2004, durante la Operación LIBERTAD IRAQUÍ
PHOTO/WIKIPEDIA/Fuerza Aérea de EE. UU. por el Sargento Primero, Michael E. Best, vía Wikimedia Commons - Un helicóptero MD-530F de Blackwater Security Company ayuda a proteger el sitio de la explosión de un coche bomba en Bagdad, Irak el 4 de diciembre de 2004, durante la Operación LIBERTAD IRAQUÍ

Poco después de la invasión de Irak encabezada por Estados Unidos en 2003, las empresas de seguridad ganaron notoriedad por su trabajo protegiendo objetivos militares y civiles, así como edificios a cambio de contratos por valor de miles de millones de dólares del Gobierno de Estados Unidos.

Sin tener en cuenta posibles subcontratistas, a finales de 2006 había más de 100.000 contratistas militares de diversas nacionalidades trabajando para el Departamento de Defensa de Estados Unidos en Irak.

La masacre de Eagles en Bagdad en 2007, que se denominó “asesinato de pandillas” y resultó en la muerte de 17 civiles, y otras atrocidades que Blackwater (Grupo Mercenario) llevó a cabo contra civiles desarmados no dañaron la reputación de la empresa.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, frecuentemente esconde su mano y lanza la piedra con la ayuda de mercenarios. Eran el grupo que ocupó la península de Crimea, que luego Moscú anexionaría, y vestían como “hombres de verde” sin insignias.

Como resultado, los ha utilizado para desestabilizar el este de Ucrania. Después de que la empresa rusa Wagner venciera a un Ejército regular para apoderarse de la ciudad ucraniana de Bajmut, las empresas de seguridad volvieron a ocupar un lugar destacado en los acontecimientos mundiales.

Si vamos en la dirección correcta, esto plantea la cuestión de qué papel juegan estas empresas en la sociedad, la privatización de la guerra, la reducción del papel de las fuerzas armadas en los conflictos internacionales y las ramificaciones para los derechos humanos y la responsabilidad legal.

AFP/MAHMUD TURKIA - Combatientes leales al Gobierno libio internacionalmente reconocido del Acuerdo Nacional (GNA)
AFP/MAHMUD TURKIA - Combatientes leales al Gobierno libio internacionalmente reconocido del Acuerdo Nacional (GNA)

Amparo Internacional

Debido a que no cumplen con las restricciones del derecho internacional y pueden verse socavados si están involucrados en crímenes de guerra o crímenes de lesa humanidad sin intención, las empresas militares y de seguridad son una de las principales razones por las que algunas naciones y ejércitos y fuerzas armadas regulares recurren a ellas.

Los oficiales profesionales fuera de servicio suelen dirigir empresas militares y de seguridad. Estos oficiales son muy efectivos para completar sus tareas, libres de las restricciones burocráticas que caracterizan a los ejércitos regulares y pueden realizar negocios en el extranjero.

PHOTO/WIKIPEDIA/ Staff Sgt. William Greeson, via Wikimedia Commons - Un oficial de la Policía Nacional Afgana se reúne con un agente especial de seguridad británico durante un encuentro de líderes clave entre infantes de marina estadounidenses del 1er Batallón del 5º Regimiento de Infantería de Marina y funcionarios del distrito de Nawa en el bazar del distrito de Nawa, provincia de Helmand, Afganistán, 22 de julio de 2009
PHOTO/WIKIPEDIA/ Staff Sgt. William Greeson, via Wikimedia Commons - Un oficial de la Policía Nacional Afgana se reúne con un agente especial de seguridad británico durante un encuentro de líderes clave entre infantes de marina estadounidenses del 1er Batallón del 5º Regimiento de Infantería de Marina y funcionarios del distrito de Nawa en el bazar del distrito de Nawa, provincia de Helmand, Afganistán, 22 de julio de 2009

Las empresas de seguridad colaboran con gobiernos y ejércitos regulares, así como con grupos armados y milicias al servicio de los intereses de sus países, lo que diferencia su trabajo del de los mercenarios tradicionales.

Debido a que estas acciones van en contra de las definiciones de mercenarismo contenidas en documentos como el Protocolo I de la Conferencia de Ginebra y la Convención Internacional contra el Reclutamiento, Utilización, Financiación y Entrenamiento de Mercenarios, se estableció un proceso normativo a finales del siglo XX, y que sigue vigente en la actualidad.

A fin de censurar a cualquier organización privada que viole la Declaración de los Derechos Humanos a través de sus acciones, se le dio especial consideración durante el desarrollo de estos lineamientos.

Sin embargo, una crítica dirigida a las empresas de seguridad es que sus empleados trabajan para el propietario de la empresa en lugar del gobierno, no están sujetos a la ley militar y no están clasificados.

Como resultado, puede ser un desafío mantener el control sobre ellos y, en ausencia de una prohibición legal clara, parecen ser más feroces y violentos para lograr sus objetivos.

Los miembros de estas empresas ocasionalmente disfrutan de inmunidad en las naciones que emplean, lo que les da más licencia para violar los derechos humanos y usar la violencia indiscriminadamente contra civiles, como fue el caso en la ciudad de Mora en Mali, donde los mercenarios de Wagner, según los relatos de testigos que presenciaron los actos, mataron entre 200 y 600 hombres y niños.

Sin que se responsabilice al Ejército ruso, tales crímenes podrían ser procesados.

Incluso cuando el Ejército estadounidense bombardeó a los agentes de Wagner en Siria después de atacar una de sus posiciones allí, matando a decenas de ellos, Rusia los repudió; de lo contrario, se habría visto obligado a responder, lo que podría haber resultado en un conflicto militar directo con los EE. UU. que podría convertirse en una guerra nuclear.

REUTERS/CHINGIS KONDAROV - El jefe de la República de Chechenia, Ramzan Kadyrov, se dirige a los miembros del servicio mientras hace una declaración, dedicada a un conflicto militar en Ucrania, en Grozny, Rusia, el 25 de febrero de 2022
REUTERS/CHINGIS KONDAROV - El jefe de la República de Chechenia, Ramzan Kadyrov, se dirige a los miembros del servicio mientras hace una declaración, dedicada a un conflicto militar en Ucrania, en Grozny, Rusia, el 25 de febrero de 2022

El auge de las guerras

Los conflictos han resultado en un aumento de la guerra asimétrica, donde la necesidad de enfoques tácticos no convencionales ha fomentado el uso de mercenarios y la experiencia de especialistas. Debido a una crisis en su ethos nacional-patriótico, el ejército moderno se ha reducido a una facción técnica.

Su lealtad cambia a diferentes estados nacionales, organizaciones no gubernamentales, empresas privadas, propiedades con connotaciones religiosas o sectarias e ideologías tribales.

Debido a la erosión de la soberanía de este Estado por el fenómeno de la globalización, se hace necesaria una red de apoyo de otros actores.

La creciente cantidad de conflictos que corren de manera simultánea por todo el globo es una realidad. Al mismo tiempo asumir que nadie quiere ser derrotado también lo es. Este contexto es condición sine qua non para el surgimiento de grupos mercenarios o PMC.

El mercenario es el resultado de la debilidad del Estado, de la necesidad de la defensa que el Estado es incapaz de proporcionar. Según Max Weber y Maquiavelo, el Estado debe ocuparse de la defensa del bien común, pero cuándo.

El Estado emplea mercenarios porque no puede completar la tarea por una variedad de razones para poder realizar esa función. El Estado puede ser la fuente de su propia debilidad.

AFP/PHOTO - El fundador del grupo mercenario Blackwater, Erik Prince
AFP/PHOTO - El fundador del grupo mercenario Blackwater, Erik Prince

Con la ayuda de exoficiales y expertos militares y técnicos, las empresas de seguridad están a punto de convertirse en pequeños ejércitos que, en comparación con los ejércitos tradicionales, son más adaptables, rápidos y exitosos para ganar batallas.

Sin embargo, si los intereses de una persona en particular o de un grupo de presión entran en conflicto con los del Estado, esto podría llevar a que las empresas de seguridad invadan el Estado con pretextos.

Las empresas privadas aún no han avanzado hasta el punto de tener una fuerza aérea y naval integrada, pero estas cuestiones están cambiando ya que Wagner en Libia tiene drones y sistemas de defensa aérea Pantsir, y un helicóptero artillado con elementos de Wagner a bordo fue derribado en medio del desierto de Libia en 2020.

Debido a esto, a pesar de su reciente crecimiento a más de 300.000 empresas en todo el mundo de varios tamaños y funciones, las empresas de seguridad todavía son vistas con mucha sospecha.