Alemania reanuda temporalmente los controles en la frontera con Austria y nuevo naufragio en aguas griegas

lainformacion.com/Susana Campo

Pie de foto: Refugiados llegando a la estación de tren de Múnich

Las autoridades alemanas han alegado razones de seguridad ante una llegada sin precedentes de refugiados a sus fronteras. En dos semanas han llegado a Múnich 63.000 refugiados, 13.000 de ellos este sábado. El Gobierno de Alemania ha optado por restablecer de manera temporal los controles en la frontera con Austria, después de que las autoridades se hayan visto desbordadas en un primer momento por la afluencia de refugiados llegados desde el país vecino hacia la ciudad de Múnich.

El ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, ha alegado razones de seguridad para llevar a cabo esta esta medida, cuyo objetivo, dice, "es detener el flujo de personas" que llega el país y "volver a un proceso ordenado".

La medida entró en vigor este domingo a las 17.00 horas, según han comunicado fuentes de la empresa ferroviaria OBB, después de que en las dos últimas semanas llegarán a Múnich, en el estado de Baviera, unos 63.000 refugiados.

Por otro lado, este mismo domingo, De Maizière ya manifestó ante la prensa que los refugiados "no pueden elegir los Estados en los que bucarán solicitud de asilo". Según las reglas europeas, quienes demanda asilo deberán ahcerlo en el primer país de entrada en la Unión Europea.

Dificultades para atender a todos los refugiados

En dos semanas llegaron a Múnich 63.000 refugiados, 13.000 de ellos este sábado sin que pudieran encontrar más amparo que la estación de tren a la que llegaron después de un periplo europeo que empezó en los Balcanes.

Pese a la buena voluntad de los vountarios, las autoridades de Múnich han llamado la atención sobre las dificultades que tienen para albergar a estos inmigrantes procedentes de Siria, Irak o Afganistán, y han pedido al resto del país que comparta el esfuerzo.

Alemania espera este año a unos 800.000 demandantes de asilo, y está asistiendo a una llegada sin precedentes de refugiados, desde que decidió no expulsar más a los sirios al país por el que entraron en la Unión Europea.

Europa avala la legalidad de los controles

La Comisión Europea ha avalado que la reintroducción temporal de controles en la frontera con Austria adoptada por el Gobierno alemán está prevista como una situación excepcional dentro del sistema Schengen.

"La reinstauración temporal de controles fronterizos entre los Estados miembros es una posibilidad excepcional prevista explícitamente y regulada por el Código de Fronteras Schengen para situaciones de crisis. La actual situación en Alemania, 'prima facie', parece estar cubierta por estas normas", ha explicado la Comisión en un comunicado.

En cualquier caso, la Comisión ha advertido de que las instituciones de la UE tienen la obligación de garantizar la "proporcionalidad" de las medidas excepcionales. "La Comisión observará la situación estrechamente y mantendrá informados al Parlamento Europeo y al Consejo", ha indicado. El objetivo debe ser volver al sistema Schengen de fronteras abiertas "tan pronto como sea factible".

La Comisión ha señalado que la decisión adoptada por Alemania "subraya la urgencia de llegar a un acuerdo sobre las medidas propuestas por la Comisión Europea para gestionar la crisis de refugiados". La Comisión ha planteado que cada Estado miembro asuma una cuota de refugiados para así absorber la oleada de inmigrantes y refugiados procedentes de Oriente Próximo y África.

Mueren 34 personas, la mitad niños, en el tercer naufragio mortal del fin de semana en Grecia

Entre los fallecidos hay al menos diez niños pequeños, seis mujeres y ocho hombres, según la información recogida por la agencia de noticias griega ANA-MPA. Otras 29 personas lograron llegar a la orilla de la isla griega Farmakonis por sus propios medios.

Pie de foto: Varios refugiados sirios llegan en una barcaza a Grecia

Fin de semana negro en las costas del Egeo. Al menos 34 personas han muerto tras el vuelco de una barcaza en la que viajaban un centenar de inmigrantes al este de la isla de Farmakonis, en aguas del mar Egeo, han informado las autoridades griegas. El incidente ha ocurrido en la mañana de este domingo.

Entre los fallecidos hay al menos diez niños pequeños, seis mujeres y ocho hombres, según la información recogida por la agencia de noticias griega ANA-MPA. La operación de rescate se activó al amanecer, nada más recibir una llamada de auxilio en el número de emergencias 112. Un helicóptero Super-Puma ha peinado la zona y varias embarcaciones se han dirigido hasta el lugar para rescatar hasta el momento a 68 personas. Otras 29 personas lograron llegar a la orilla de la isla griega por sus propios medios.

La búsqueda continúa, ya que los propios pasajeros no han podido dar un dato concreto sobre el número exacto de personas que viajaban a bordo de la barcaza. También sigue activa la búsqueda de cuatro menores desaparecidos tras el vuelco este sábado de la embarcación en la que intentaban llegar a la isla griega de Samos

El tercer naufragio del fin de semana en Grecia

Por ahora se desconocen los motivos que condujeron a este accidente, que supone el tercer naufragio con muertos durante el fin de semana. El sábado, cuatro menores desaparecieron al volcar una embarcación de plástico en las cercanías de Samos. Las fuerzas de rescate lograron recuperar ilesas a 24 personas, pero, según destacó la Guardia costera, no pudo dar con los cuatro menores desaparecidos. En otro incidente, ocurrido también el sábado al este de la isla de Lesbos, una embarcación de Frontex logró poner a salvo a 32 migrantes, cuyo bote había naufragado, pero no pudo encontrar a un joven de 20 años que desapareció en el naufragio.

Tras un año de la Coalición contra EI, Europa vive su mayor crisis de refugiados

Un año después de la creación de las Coalición contra Daesh, 350.000 personas han llegado a Europa, Estado Islámico sigue ganando terreno y Bashar al Assad continúa lanzando bombas barril contra la población.

Pese a que EEUU, al frente de la coalición internacional, insiste en que los bombardeos están teniendo éxito, hay una sensación generalizada de que la ofensiva no ha logrado contener al Daesh.

Hace un año, el presidente de EEUU pronunció unas palabras que sonaron esperanzadoras para la población siria, y amenazantes para los islamistas: “puedo anunciar que Estados Unidos liderará una amplia coalición para contrarrestar esta amenaza terrorista. Nuestro objetivo es claro: degradaremos, y en última instancia destruiremos, el Estado Islámico mediante una comprensiva y sostenida estrategia antiterrorista”, aseguró el presidente Barack Obama en víspera del 11-S de 2014. Un año después, 350.000 personas han llegado a Europa, Estado Islámico sigue ganando terreno y Bashar al Assad continúa lanzando bombas barril contra la población. ¿Qué ha pasado con la estrategia de la Coalición?

Quizás,  uno de los errores de la estrategia de la coalición es que contempla solo bombardeos. Esta decisión ha tenido consecuencias colaterales para  la sociedad civil ya que ha generado la salida en masa de personas.  Pese a que EEUU, al frente de la coalición internacional, insiste en que los bombardeos están teniendo éxito, hay una sensación generalizada de que la ofensiva no ha logrado contener al Estado Islámico.

Precisamente, esta sensación de que los bombardeos de la Coalición, formada por 60 países y liderada por EEUU, contra un solo grupo terroristas no esté dando frutos ayuda a que Estado Islámico parezca invencible. Adolfo Laborde, analista en temas internacionales, asegura que Estado Islámico se ha expandido. “Tiene una presencia fuerte en Siria y en la parte norte de Irak. Domina varias ciudades y no existe una fuerza, hasta el día de hoy, que los pueda enfrentar y derrotar”.

En este sentido, la coalición no ha evitado que las fuerzas del Califato tomaran la simbólica ciudad de Palmira poco después de la conquista Ramadi, clave en la vía de acceso hacia la capital iraquí. La conquista de Palmira, la perla del desierto de Siria, fue la primera ciudad que el EI arrebató  directamente al Ejército de Damasco y supuso una gran baza propagandística para el Califato. Antes del inicio de la contienda en el país, en marzo de 2011, las ruinas de sus palacios, templos y tumbas eran una de las principales atracciones turísticas de Siria. Ahora, asistimos a la destrucción por capítulos de esta importante ciudad sin que la Coalición haya evitado que la vuelen por los aires.

Por otro lado, Francia y Reino Unido, han sido blanco de atentados yihadistas, en París y Túnez, respectivamente. Ambos países, que en un principio, se negaban a intervenir en Siria ahora han cambiado de opinión. Esta semana anunciaron que llevarán a cabo bombardeos aéreos contra el Estado Islámico en Siria. En este sentido, el martes Francia realizó “vuelos de reconocimiento” sobre el país. “Lo que queremos en Siria es conocer, saber lo que se prepara contra nosotros y lo que se hace contra la población siria”, dijo Francois Hollande. David Cameron confirmó que tratará de que el Parlamento de luz verde en un próximo debate a la participación británica en los bombardeos de la coalición internacional contra el Estado Islámico en Siria.

En el otro lado se encuentra Rusia, que apoya al gobierno de Bashar al Assad. Esta semana, varios medios han publicado que Moscú está aumentado su presencia militar en Siria. El diario The New York Times asegura que Rusia está preparando la instalación de una base aérea en la región de Latakia, el bastión de Assad. Así, la canciller alemana, Angela Merkel, subrayó que la solución al conflicto sirio pasa  por la cooperación internacional y advirtió de que “no habrá ninguna solución al conflicto” sin Estados Unidos, pero tampoco sin Rusia.

El balance de primer año de bombardeos de la Coalición no es nada alentador dada la masiva huida de la población en Siria e Irak como consecuencia de los bombardeos. Todo apunta a que la estrategia aérea no será suficiente para destruir a Estado Islámico por lo que el envío de tropas al terreno vuelve a ser una opción. Sin embargo, el peso de la intervención internacional en Irak sigue pesando, y mucho, sobre los líderes internacionales.

Más en Sociedad