Robert Beaglehole y Ruth Bonita, dos exdirectivos de la Organización Mundial de la Salud, han criticado la postura de la organización respecto a los cigarrillos electrónicos. Para luchar contra el tabaquismo, piden a la organización que apoye iniciativas encaminadas a dar prioridad a métodos alternativos de suministro de nicotina

e-cigarrillos: 2 exdirectivos critican la postura de la OMS

PHOTO/PIXABAY
PHOTO/PIXABAY

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se niega a considerar los cigarrillos electrónicos como posibles herramientas para dejar de fumar. Ha sido criticada por esta postura antitabaco en varias ocasiones, incluso en la COP8 de 2018, cuando 70 científicos firmaron una carta instándola a adoptar “un enfoque más positivo hacia las nuevas tecnologías e innovaciones que pueden poner fin más rápidamente a la epidemia de enfermedades causadas por el consumo de tabaco”. 

Otros investigadores atacaron a la OMS en 2020 en el Día Mundial Sin Tabaco, cuando distribuyó un cartel contra el vapeo en el que aparecía una niña de 10 años. « ¿Por qué la OMS utilizaría el Día Mundial Sin Tabaco para atacar una de las alternativas más eficaces y populares al tabaquismo? », se preguntó Clive Bates, exdirector de Action Smoking Health (ASH). 

A principios de 2021, el Reino Unido amenazó con retirar la financiación a la OMS si seguía oponiéndose al crecimiento del vapeo en todo el mundo. En noviembre del mismo año, 100 expertos enviaron una carta a la OMS en la apertura de la COP9. Los firmantes criticaban la postura de la organización respecto a los cigarrillos electrónicos, afirmando que estaba “dando la espalda a una estrategia de salud pública que podría evitar millones de muertes relacionadas con el tabaquismo”. 

Un mes después, el exdirector de la OMS Robert Beaglehole intervino en la Cumbre sobre el cigarrillo electrónico. Destacó el fracaso de la estrategia antitabaco de la OMS, que se explica por « su objetivo poco realista de abstinencia de nicotina y su obstinada resistencia a la adopción de productos menos nocivos ».  

Robert Beaglehole volvió a hacerlo el 1 de febrero junto a Ruth Bonita, epidemióloga que dirigió un departamento de la OMS entre 1999 y 2005. Publicaron un artículo en la revista científica The Lancet en el que destacaban la dificultad de « demostrar una asociación sólida y coherente entre la aplicación de las medidas del CMCT (Convenio Marco para el Control del Tabaco) y los resultados de la prevalencia del tabaquismo y el consumo de cigarrillos ». 

Según los dos exdirectores de la organización, « no hay justificación científica para la postura de la OMS de que los cigarrillos electrónicos y otros nuevos productos basados en la nicotina deban recibir el mismo trato que los productos del tabaco ». Por ello, instan a la OMS a que preste apoyo técnico a los países que deseen utilizar cigarrillos electrónicos y otros sustitutos de la nicotina, como el Snus (una bolsita de polvo de tabaco húmedo que se coloca entre la encía y el labio superior), el tabaco calentado o los sobres de nicotina.  

Robert Beaglehole y Ruth Bonita señalan que la tasa de prevalencia del tabaquismo ha caído un 49% en Nueva Zelanda desde 2015, cuando el país introdujo una política pro-vaping. También informan de que Suecia es el país con menos fumadores del mundo gracias al Snus. Por lo tanto, el deseo de la OMS de tratar estos productos de la misma manera que los cigarrillos tradicionales representaría “un paso atrás que, en última instancia, favorecería al mercado global y a los cigarrillos y podría desalentar el vaping”.  

“Hay que centrarse en el problema central de salud pública, es decir, los efectos nocivos del tabaquismo sobre la salud”, concluyen Robert Beaglehole y Ruth Bonita. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato