Cuidar el motor es fundamental para que su vida útil aumente hasta límites insospechados

Claves para aumentar al máximo la vida útil del motor de tu coche

¿Alguna vez te has preguntado cómo es posible que se vendan coches de segunda mano con muchos miles de kilómetros en un estado tan bueno? No nos referimos a la chapa, sino concretamente al motor. Básicamente esto es fruto de haberle dado el cuidado que necesita.

Cuidar el motor es fundamental para que su vida útil aumente hasta límites insospechados. Por ejemplo, al buscar un motor Ford de segunda mano no es extraño encontrar unidades con más de 200.000 kilómetros a sus espaldas y, a pesar de ello, siguen funcionando a la perfección.

Si quieres conseguir un resultado similar con el motor de tu propio coche, asegúrate de poner en práctica las siguientes claves. A continuación, daremos varios consejos que están pensados para que el motor sufra lo mínimo posible y, por ende, tenga una mayor vida útil.

Evita entrar en reserva

Empezamos por la clave que, hoy en día, es más importante. Y es que debido al elevadísimo precio que tiene el combustible, es habitual que los conductores hagan todo lo posible por retrasar al máximo la acción de llenar de nuevo el depósito. Y no es para menos, puesto que, si tiene una capacidad de 60 litros, esto significa desembolsar una cantidad próxima a los cien euros.

Sin embargo, lo cierto es que no ahorrarás nada, ya que tarde o temprano tendrás que poner gasolina otra vez. Lo único que conseguirás de esta manera es que muchas impurezas presentes en el tanque, cuando llegues a la reserva, pasen a ser absorbidas por la bomba de combustible.

En definitiva, el transcurso del tiempo acabará pasando factura a tu motor por haber tenido que lidiar con cuantiosas impurezas que podrías haberle evitado con una práctica muy sencilla: repostar antes de entrar en reserva.

Cambia los filtros y el aceite con regularidad

Tal vez creas que es excesivo tener que llevar el coche a revisión cada año, pero lo cierto es que se nota mucho cuando un conductor deja de hacerlo. El ahorro que obtendrás al principio no merecerá la pena, puesto que tarde o temprano llegarán las averías.

Eso sí, no tienes por qué hacer el mantenimiento en una casa oficial o en un taller de confianza. Algunas acciones puedes llevarlas a cabo tú mismo si cuentas con los conocimientos oportunos. Un claro ejemplo es el de cambiar el aceite, una acción que debe realizarse con regularidad.

No solo la frecuencia adquiere importancia. A su vez, también es relevante el aceite por el que optes. En este sentido no conviene escatimar: un aceite de calidad será agradecido enormemente por el motor de tu coche, tal como demuestran las mejoras de rendimiento que pueden llegar a obtenerse si el aceite es de los buenos.

Así como el cambio del aceite es realizable de manera muy sencilla, hay otra acción que resulta más complicada y que sí conviene ser llevada a cabo por profesionales de la automoción. Nos referimos a la sustitución de los filtros.

Hablamos de unos elementos que pueden presentar varios problemas. Uno de ellos se resume en obstruirse. Desde luego es el más habitual de todos, aunque con una limpieza o sustitución se soluciona sin ningún contratiempo.

Pero ¿qué pasa si no se sustituyen los filtros? Las averías o roturas pueden pasar una factura grave al motor. Evitarlo está en tus manos: conseguir que el motor dure muchos años en buen estado depende de ti en gran medida, tal como demuestra esta clave y las siguientes que describiremos.

Conduce de manera adecuada

¿Sabías que el estilo de conducción afecta de manera considerable a la vida útil de un motor? En efecto. Aunque somos conscientes de que cambiarlo puede ser complicado si llevas muchos años conduciendo de la misma manera, conviene que lo hagas si pones en práctica habitualmente algunas de las acciones que mencionaremos a continuación.

La primera de ellas se resume en acelerar bruscamente. Tal vez alguna situación vial dé pie a que te veas obligado a hacerlo: en tal caso no dudes en realizar dicha acción. Pero ¿y si puede evitarse? No des acelerones bruscos que sean totalmente prescindibles, ya que a largo plazo reduce bastante la vida útil del motor.

Aquella conducción que mejor le sienta al motor de tu coche es la que no solo es sinónima de suavidad, sino que también resulta progresiva en todo momento. Si la brusquedad se ha apoderado de tu estilo al conducir, haz todo lo posible por cambiarlo.

Por último, conducir de manera adecuada también exige circular por vías que estén bien acondicionadas. Unos baches demasiado profundos y muy habituales en el firme pueden dar pie a que no solo el motor sufra, sino también el resto de elementos presentes en el coche, lo cual te llevaría a tener que recurrir a los repuestos desguace Ford o de cualquier otra marca que haya fabricado tu automóvil.

Poniendo en práctica todas las claves que hemos sacado a colación lograrás que el motor del vehículo dure muchos años en buen estado.

Más en Sociedad