Las mascarillas y las medidas de higiene para contener el virus han propiciado un aumento de residuos de plástico

Cómo generar oportunidades de negocio con los residuos de plástico generados por la COVID-19

Si bien se espera que los cierres iniciados en respuesta a la pandemia den lugar a una reducción estimada del 5% de las emisiones de gases de efecto invernadero este año, según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, otras medidas para contener el virus, como las prácticas de higiene y la cuarentena, han dado lugar a un aumento del volumen de los desechos plásticos de un solo uso.

El aumento de la fabricación de EPI’s (Equipos de Protección Individual), junto con el encofrado temporal de las instalaciones de reciclaje y la reducción de las capacidades operativas, han hecho retroceder los esfuerzos mundiales para reducir el uso del plástico. En China, donde se notificó el primer caso de Covid-19, la producción de mascarillas alcanzó los 116 millones de unidades diarias a finales de febrero, frente a los 20 millones anteriores al brote. Mientras tanto, según la empresa de consultoría empresarial Grand View Research, las ventas mundiales de mascarillas desechables aumentarán de unos 800 millones de dólares en 2019 a 166.000 millones de dólares en 2020.

Las mascarillas de un solo uso están hechas de polímeros como el polipropileno, que ha sido identificado como una fuente importante de contaminación plástica. Antes de la pandemia, se estimaba que 8 millones de toneladas de residuos plásticos terminaban en el océano cada año. La contaminación marina es particularmente pronunciada en el sudeste de Asia, donde se encuentran cuatro de los principales contaminadores oceánicos del mundo.

En Tailandia, los desechos plásticos aumentaron de 5500 toneladas por día antes de la pandemia a 6300 toneladas por día a mediados de mayo. Este aumento del 15% se produjo a pesar de la introducción de una prohibición de las bolsas de plástico a principios de año. Sólo en Bangkok, la cantidad media de residuos plásticos aumentó de 2115 toneladas por día en 2019 a 3432 toneladas por día entre enero y abril. A nivel mundial, el efecto de derrame de los residuos plásticos - por ejemplo, en el turismo, la pesca y el transporte marítimo - podría costar unos 40.000 millones de dólares, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. 

Los servicios de entrega agravan el problema del plástico

La COVID-19 también ha requerido el uso de servicios de entrega durante los cierres resultantes, lo que ha dado lugar a un aumento de los envases de plástico y de los utensilios de uso único. En el Asia sudoriental, por ejemplo, las aplicaciones multiservicio como la empresa Grab, con sede en Singapur, y Gojek, en Indonesia, experimentaron un auge en sus plataformas de entrega de alimentos, y la primera informó de un crecimiento del 400% en la semana siguiente al inicio del cierre.

Según una encuesta publicada en junio por estudiantes de la Universidad Nacional de Singapur, se esperaba que los hogares de ese país hubieran generado 1334 toneladas de desechos plásticos de envases de comida para llevar y de entrega de alimentos durante las ocho semanas de cierre. En términos más generales, el cambio acelerado hacia el comercio electrónico está contribuyendo a un aumento del volumen de los envases. Según un informe del Foro Económico Mundial y la Fundación Ellen MacArthur publicado en 2016, el embalaje comprende el 26% de toda la producción de plásticos, pero sólo el 14% de eso es reciclado.

A pesar de la recesión económica general, se prevé que el comercio electrónico crezca casi un 20% este año y se espera que el mercado mundial de envases de plástico se expanda a una tasa de crecimiento anual compuesta del 5,5%, de 909.200 millones de dólares en 2019 a más de 1 billón de dólares en 2021, lo que complica el reto de superar la contaminación por plásticos.

Oportunidades en equipos de protección reciclados

Si bien es probable que prevalezcan los plásticos de un solo uso, dados los beneficios que se perciben en las circunstancias actuales, en los mercados emergentes se está tratando de ofrecer alternativas más sostenibles o de mejorar los esfuerzos de reciclaje. En Accra (Ghana), las autoridades locales pusieron en marcha la campaña #WearYourMask a mediados de abril. Como parte de la iniciativa, Mohammed Adjei Sowah, el jefe ejecutivo metropolitano de Accra, tiene previsto distribuir 10.000 máscaras faciales de fabricación local, 200 de las cuales fueron producidas por Trashy Bags, una organización no gubernamental que recicla botellas de agua y bolsas de helado. Mientras tanto, en Tanzania, Zaidi Recyclers, que procesaba los residuos de papel antes de la pandemia, está produciendo ahora mascarillas faciales hechas de botellas de plástico recicladas.

En otros lugares, la empresa de diseño tailandesa Qualy está convirtiendo las redes de pesca no utilizadas en pantallas faciales Covid-19 y botellas desinfectantes. Thosaphol Suppaetheekuwat, gerente de mercadotecnia de Qualy, dijo que la demanda provenía de Europa, Japón, Singapur, Corea del Sur, Hong Kong y Taiwán. Se han recogido más de 1,3 toneladas de redes usadas desde la fase piloto de mayo, y hay planes para expandir el proyecto a todas las provincias costeras del país para finales de año.

Aparte del reciclado estrictamente para la fabricación de mascarillas y botellas, una iniciativa tailandesa lanzada antes de la pandemia ha demostrado un uso alternativo de los desechos de plástico. A principios de octubre de 2018, Siam Cement Group (SCG) y Dow Thailand Group inauguraron una carretera de 220 metros hecha de plásticos reciclados, situada dentro del Polígono Industrial de Rayong, donde tiene su sede la rama petroquímica de SCG Chemicals. ÇEl plástico se recoge y se limpia, y luego se tritura en trozos más pequeños antes de mezclarlo con el asfalto. Según la Facultad de Ingeniería de la Universidad Chulalongkorn, la carretera reciclada es 15-30% más estable que el hormigón asfáltico y, según SCG, más resistente a la erosión del agua.

Se espera que el proyecto ayude a construir una economía circular, que Cholanat Yanaranop, presidente de SCG Chemicals, afirma que es un modelo de sostenibilidad empresarial. De hecho, la decisión de la empresa de apartarse de productos básicos como los plásticos de un solo uso se basa en la forma en que las preocupaciones medioambientales afectan a su balance final y a sus perspectivas a largo plazo, dijo Cholanat a los medios de comunicación locales en diciembre de 2018.

Más en Sociedad