Jalifa bin Salman al Jalifa ha muerto a los 84 años en la Clínica Mayo de Minnesota, Estados Unidos

Fallece el primer ministro de Bahréin, en el poder desde 1971

photo_camera PHOTO/AFP - Fallece el primer ministro de Bahréin, en el poder desde 1971

Jalifa bin Salman al Jalifa, primer ministro de Bahréin desde 1971 ha muerto a los 84 años este miércoles, según medios estatales.

"La Corte Real llora a Su Alteza Real ... quien falleció esta mañana en el Hospital Mayo Clinic en los Estados Unidos de América", dijo la Agencia de Noticias de Bahréin el miércoles, sin dar más detalles.

El primer ministro ha muerto en la Clínica Mayo de Minnesota, Estados Unidos, por causas que no han trascendido. Las autoridades han decretado una semana de luto oficial y han anunciado que las instituciones oficiales permanecerán cerradas durante tres días a partir del jueves.

La ceremonia del entierro tendrá lugar tras la repatriación de su cuerpo y el funeral se limitará a un número específico de familiares, dijo el comunicado oficial.

Jalifa fue uno de los primeros ministros con más años de servicio en el mundo que dirigió el Gobierno de su nación insular durante décadas y sobrevivió a las protestas de la Primavera Árabe de 2011 que exigieron su destitución por acusaciones de corrupción.

El príncipe representaba el viejo estilo de liderazgo del Golfo, uno que garantizaba patrocinios y favores a cambio del apoyo a la familia suní Al Jalifa. Este estilo se vio desafiado por las protestas de 2011 encabezadas por la mayoría chií de la isla y otros, que se manifestaron contra él por las denuncias de corrupción que salpicaron su largo mandato.

Jalifa bin Salman al Jalifa pertenece a la dinastía gobernante en Bahréin, la de los Al Jalifa, y había mantenido en estas últimas semanas una agenda básicamente protocolaria. Entre los últimos mensajes de su oficina, según BNA, figura una felicitación a Joe Biden por su victoria en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

En agosto, Jalifa abandonó el reino para lo que los medios oficiales llamaron “una visita privada al extranjero”. A inicios de año, pasó un tiempo en Alemania para recibir tratamiento médico, aunque no dieron más detalles, y en marzo regresó a Bahréin.

Bahréin, un aliado incondicional de la vecina Arabia Saudita y Estados Unidos, es también la base de operaciones de la Quinta Flota de la Armada de Estados Unidos.

Hijo del ex gobernante de Bahréin, el jeque Salman bin Hamad Al Jalifa, quien gobernó de 1942 a 1961, el jeque Jalifa aprendió a gobernar al lado de su padre mientras la isla seguía siendo un protectorado británico.

Su hermano, el jeque Isa bin Salman Al Jalifa, asumió el poder en 1961 y se desempeñó como monarca cuando Bahréin obtuvo su independencia de Gran Bretaña en 1971. En virtud de un acuerdo informal, el jeque Isa se encargó de la diplomacia y los deberes ceremoniales de la isla, mientras que el jeque Jalifa dirigió el Gobierno y la economía.

Los años que siguieron vieron a Bahréin desarrollarse rápidamente mientras buscaba ir más allá de su dependencia de las menguantes reservas de petróleo. Manama en ese momento sirvió como lo que Dubái en los Emiratos Árabes Unidos finalmente se convirtió, un centro regional financiero, de servicios y turístico.