Manifestantes en Hong Kong toman la sede del Parlamento

Atalayar 

Pie de foto: Los manifestantes rociaron graffiti en las paredes de la cámara y sobre el emblema de la región de la administración especial de Hong Kong. AFP/VIVEK PRAKASH 

Una nueva protesta masiva en Hong Kong el día del aniversario de las celebraciones oficiales del vigésimo segundo aniversario del traspaso de la soberanía sobre la ciudad a China por parte del Reino Unido terminó con un grupo de centenares de manifestantes hongkoneses tomando la sede del Consejo Legislativo (Parlamento) después de horas de intento. Cientos de miles de manifestantes salieron desde la primera hora del 1 de julio en protesta por la "excesiva" injerencia de Pekín unido, esta vez, con la ya tradicional manifestación de los movimientos civiles en la fecha del traspaso de la soberanía. 

Tras pasar más de cuatro horas intentando echar abajo la entrada del edificio con barras de acero, ladrillos o piedras, los manifestantes consiguieron acceder al interior pasadas las 21.00 hora local (13.00 GMT). Los agentes que se encontraban dentro del edificio se retiraron en cuanto entraron los manifestantes. Los centenares de manifestantes que tomaron por la fuerza el Parlamento de Hong Kong permanecían dentro del edificio entrada la noche y tienen la intención de quedarse, sin que la policía haya hecho acto de presencia, según constató Efe. Muchos de ellos se encuentran reunidos en asamblea para decidir las acciones de las próximas horas.

En un principio, las autoridades habían negociado con el coordinador del Frente Civil de Derechos Humanos (Civil Human Rights Front), Jimmy Shan, que les permitió llegar hasta la céntrica zona de Wan Chai, pero no hasta Admiralty, donde se encuentran tanto la sede del Gobierno como la del Consejo Legislativo. Las paradas de metro de Wan Chai y Admiralty, dos de las más concurridas en la isla principal de Hong Kong, fueron cerradas al público. No obstante, los participantes de la protesta insistieron en llegar hasta Admiralty, donde un grupo más reducido de manifestantes entraron este lunes por la fuerza en la sede del Parlamento de Hong Kong  tras destrozar las barreras y las puertas del edificio, según constató Efe. Una vez dentro, intentaron instalar una bandera colonial de Hong Kong con la Union Jack. 

Pie de foto: Manifestantes contra el proyecto de ley de extradición en el 22º aniversario de la entrega de la soberanía sobre la ciudad de Hong Kong por parte de Gran Bretaña a China el 1 de julio de 2019. REUTERS/TYRONE SIU

En las cercanías de la sede parlamentaria, donde más de 10.000 personas llevaban varias horas concentradas esperando a que destruyesen las puertas, no había presencia policial, pese a que las autoridades y los organizadores de la protesta habían negociado que el recorrido de la manifestación no pasara por la zona en cuestión. Tampoco había efectivos policiales dentro de la sede parlamentaria, donde muchos de los manifestantes descargaban su ira rompiendo el mobiliario, haciendo pintadas y otros actos vandálicos. Se ha sugerido que esta inacción de la policía era una trampa, dirigida a balancear el sentimiento público contra el movimiento de protesta con la ayuda de escenas violentas y destructivas.

Los asaltantes, ataviados con cascos y máscaras anti gas, destrozaron varias de las entradas del complejo y fueron entrando en las diferentes estancias, incluido el salón de plenos en el que se reúnen los diputados. Allí han ocasionado numerosos destrozos (pintadas y cristales rotos, en su mayoría) en distintas dependencias parlamentarias.

La marcha del lunes, en gran parte pacífica, fue organizada por el Frente Civil de Derechos Humanos una coalición de 50 grupos civiles, que dijo que más de 500.000 personas asistieron a las protestas de la mañana. La policía puso la cifra de asistencia en 190.000. Esto marca un enorme aumento en la asistencia anual de las protestas en la fecha del traspaso de la soberanía y más de 10 veces más que las 50.000 personas que se estima marcharon el 1 de julio de 2018.

Pie de foto: Manifestantes derriban una barricada mientras intentan irrumpir en la sede del gobierno en Hong Kong. AFP/VIVEK PRAKASH

El Gobierno británico dijo que "reitera que el compromiso del Gobierno del Reino Unido con la Declaración Conjunta Sino-Británica es inquebrantable. Es un tratado legalmente vinculante y sigue siendo tan válido hoy como lo fue cuando fue firmado y ratificado hace más de 30 años", dijo el ministerio de Exteriores en una nota oficial. Por su parte, la Unión Europea en un comunicado, aseguró que "las acciones de hoy de un pequeño número de personas, que intentaron forzar su entrada a las instalaciones del Consejo Legislativo, no son representativas de la gran mayoría de los manifestantes, que han sido pacíficos durante las sucesivas protestas", dijo. 

Los manifestantes demandan la retirada completa del polémico proyecto de ley de extradición, la dimisión de la jefa del Ejecutivo local, Carrie Lam, y la puesta en libertad de todos los detenidos en los enfrentamientos con la Policía el mes pasado. En su mayoría vestidos de negro, los manifestantes portaban carteles en los que se leía "No a la extradición a China. Carrie Lam dimisión" o "Hong Kong, ponte en pie", así como otros en los que condenaban la violencia policial durante protestas pasadas. Durante la mañana, cientos de ciudadanos se enfrentaron con la Policía local, lo que obligó a celebrar la conmemoración del retorno a China de la soberanía sobre Hong Kong por primera vez en el interior del Centro de Convenciones de la ciudad, en lugar de en el paseo marítimo de Wan Chai, tal y como estaba previsto. Las autoridades aludieron al "mal tiempo" para justificar este cambio.

Lam presidió la breve ceremonia oficial para conmemorar el aniversario, en la que ha sido su primera aparición pública desde que se disculpó el pasado 18 de junio por la crisis desatada con el polémico proyecto de ley de extradición, que ahora se encuentra suspendido.

Las protestas comenzaron el 9 de junio. Desde entonces, molestos por la percepción de brutalidad policial y la tibia respuesta del gobierno, hasta 2 millones de manifestantes han tomado las calles, una cifra que representa un cuarto de la población de la ciudad. 

Más de esta serie:

Los manifestantes de Hong Kong ahogan a la líder Carrie Lam exigiendo su renuncia (17 de junio de 2019)

Hong Kong, más calmada pero incansable (13 de junio de 2019)

Hong Kong vuelve a las calles (10 de junio de 2019)

La condena de sus líderes hace despertar del sueño a la Revolución de los Paraguas (2 de mayo de 2019)

Más en Sociedad