Medidas europeas para afrontar la crisis de refugiados

Lucila Piedra Harris

Pie de foto:  Los refugiados en los pasos fronterizos sufren cansancio y bajas temperaturas

Europa está viviendo la mayor crisis migratoria desde la II Guerra Mundial. Según Frontex, la agencia europea que coordina la supervisión de fronteras.Unas 710.000 personas han entrado en  la Union Europea desde que comenzó el 2015. Aunque sus expertos advierten de que la cifra puede estar por encima de la realidad  debido a que muchos de los demandantes de asilo son interceptados en Grecia y después en Hungría.

Los refugiados buscan asilo. Europa y los países que conforman la ruta de los Balcanes soluciones para poder ubicarlos. Si la situación ya era complicada desde que comenzó la migración masiva, ahora con el invierno acechando y con la frontera entre Hungría y Croacia cerrada el drama de los refugiados se complica cada vez más.

Los refugiados comienzan a sufrir las consecuencias del cansancio, el hambre, el frío y la lluvia. Las esperas en las fronteras son insoportables, se hacen largas, agotadoras y a estas alturas difíciles de soportar. Médicos sin fronteras ha advertido de que si no se ponen los medios que garanticen la asistencia de migrantes y de los refugiados, estas personas soportarán condiciones potencialmente mortales en poco tiempo. Las fronteras están desbordadas y por ende las tensiones entre los países que conforman la ruta balcánica van en aumento. La mayor crisis migratoria del S XXI en Europa, necesita un respuesta eficaz y rápida, que implique el consenso entre los diferentes países sean de la Union Europea o no.

Por ello, este domingo, se reunieron en Bruselas los líderes de Rumania, Alemania, Austria, Hungría, Croacia, Eslovenia, Bulgaria, Grecia y dos ministros de Luxemburgo y Holanda ( los dos últimos presidentes de turno de la UE). También acudieron al encuentro los dirigentes de países no pertenecientes a la UE, pero integrantes de la ruta balcánica como son Albania, Macedonia y Serbia. Jean Claude Junker quien convocó la reunión dijo que la única manera de restaurar el orden es ralentizar los flujos incontrolados de personas.

También manifestó que los participantes en la reunión se han comprometido a dar refugio temporal,comida y equipos sanitarios a los demandantes, además de activar el mecanismo europeo de protección civil cuando las capacidades nacionales se queden cortas. En lo que se refiere a la oleada de migración, el presidente de la Comisión Europea aseguró que la “única manera de restaurar el orden en la situación es ralentizar los flujos incontrolados de personas

Insistió en que “ La política de dejar pasar personas a los países vecinos tiene que terminar. La gente tiene que ser registrada, si no hay registro, no hay derechos”. Explicó que la reunión sirvió para responder a tres grandes retos: dar refugio y asegurar que los refugiados son tratados de “manera humana”, gestionar los flujos migratorios juntos y reforzar los controles en las fronteras.

Los líderes de los 11 países que integran la llamada ruta de los Balcanes, incluidos los territorios que no pertenecen a la UE, acordaron por primera vez medidas concretas de coordinación y gestión, para evitar nuevas medidas unilaterales por parte de gobiernos nacionales y la entrada sin control de personas en el viejo continente. Publicaron un compromiso para trabajar juntos que consta de un plan de acción de 17 puntos.

Una de las principales medidas que se tomó fue la de crear 100.000 nuevas plazas, de las cuales la mitad serán en Grecia, estarán destinadas a alojar a los demandante de asilo y a propósito de gestionar y controlar mejor el flujo de los refugiados en los países de entrada y tránsito. También se acordó el despliegue  en una semana de 400 policías que controlen el flujo de migrantes en Eslovenia, uno de los puntos con mayor presión de transito de migrantes, en los últimos diez días han llegado 60.000 personas, las cuales quieren continuar su camino hasta Austria o Alemania.

Otro de los compromisos que pactaron los estados, fue evaluar las necesidades de acogida en 24 horas y a pedir  ayuda a la Comisión  en caso de no poder hacer frente al flujo de personas que reciban. El texto acordado anoche considera inaceptable desviar intencionadamente a los grupos de refugiados de unos países a otros, aunque se trata de una declaración política. Por su parte la canciller alemana Angela Merkel quien propuso celebrar este encuentro. Dijo que era urgente encontrar una solución humana para las decenas de miles de personas atrapadas en las fronteras de los Balcanes antes de que el otoño se vuelva más frío y húmedo.

Más en Sociedad