Observan las ondas gravitacionales que explicarían el origen del Universo

lainformacion.com

El mundo asiste asombrado a uno de los descubrimientos científicos más importantes de las últimas décadas. Probablemente este hallazgo tendrá como destino final un merecido Premio Nobel. Un grupo de científicos de Estados Unidos ha detectado, por primera vez, las ondas gravitacionales de las que habló hace ya 100 años Albert Einstein y que son clave en su Teoría General de la Relatividad.

"Esto es solo el principio, ahora empezaremos a escuchar al Universo". Con estas palabras, los científicos han anunciado su hallazgo, En este vídeo puede observarse precisamente el sonido. La señal se detectó el pasado 14 de septiembre, cuando los dos gigantescos detectores situados en Hanford (estado de Washington) y Livingston (Luisiana) registraron un ligerísimo salto en las gráficas. De acuerdo con los datos presentados por los investigadores este jueves, este leve "trino" es el resultado de una perturbación del espacio-tiempo producida por dos agujeros negros bailando en la oscuridad a 1.300 millones de años luz antes de fundirse en un abrazo final.

Se trata de un momento revolucionario para el mundo de la cosmología y según físicos españoles, este hallazgo va a suponer abrir nuevas ventanas para estudiar y comprender el origen del Universo. Las ondas gravitacionales se crean cuando las masas se aceleran y comprimen y estiran el espacio-tiempo de forma similar a las ondas que provoca una piedra lanzada al agua. Son una de las predicciones más espectaculares del físico alemán.

Según su teoría, todo cuerpo acelerado emite este tipo de ondas, que son más intensas cuánta más masa tenga el cuerpo. Pero por lo general las ondas gravitacionales son tan débiles que Einstein no creía que pudiesen medirse. Aun así, los físicos intentaban desde hace 50 años encontrar una prueba directa de su existencia. Hasta ahora todos los hallazgos que se reportaron resultaban ser inconsistentes. Finalmente, científicos del observatorio estadounidense Laser Interferometer Gravitational-wave Observatory (LIGO) han conseguido comprobarlo.

"Señoras y señores. Nosotros... hemos detectado ondas gravitacionales".Con ese puñado de palabras, el director del LIGO, David Reitze, ha asombrado esta tarde al mundo.

Juan García-Bellido es profesor del departamento de Física Teórica de laUniversidad Autónoma de Madrid e investigador del Instituto de Física Teórica del CSIC y José Adolfo Azcárraga es miembro del comité de Física Teórica de la Universidad de Valencia y han contado a la Lainformacion.com su opinión sobre este hallazgo y qué supone. 

Lo primero, ¿qué son estas ondas y por qué tanto revuelo?

García-Bellido nos explica que "son ondas en el espacio. Son como ondas electromagnéticas pero en vez de estar en campos magnéticos se encuentran en el propio espacio. Son arrugas del espacio-tiempo que se propagan a la velocidad de la luz".

Los físicos americanos han llegado a la conclusión de que las ondas gravitacionales detectadas fueron producidas durante la última fracción de segundo de la fusión de dos agujeros negros para producir un solo agujero negro más masivo en rotación.

Esta colisión de dos agujeros negros había sido predicha pero nunca antes había sido observada.

¿Cómo se generan?

"Una masa acelerada genera ondas gravitacionales y esto lo explica laTeoría de la Relatividad. Para dar con estas ondas necesitamos un detector muy sencillo y esto es lo que llevan intentando en Estados Unidos desde hace tiempo" nos cuenta García-Bellido.

Han colocado 4 grandes espejos para hacer un haz de luz entres ellos,rebotando una y otra vez, hasta dar con la onda gravitacional, que genera movimientos de masa.

Azcárraga, por otro lado, nos explica que "las ondas gravitatorias se producen en circunstancias muy diversas, cualquier cuerpo masivo acelerado las produce, incluso un coche. Pero para que sean observables se necesita que sean de una minima intensidad".

"Es interesante porque esto te abre una nueva ventana al Universo. Con esto tenemos acceso a otro fenómeno completamente distinto y a poder llegar entender qué paso en el mismísimo momento en el que se creó el Universo", dice García-Bellido.

¿El descubrimiento más importante del mundo de la ciencia?

"Es un poco exagerado denominarlo así. Sí que cierto que se trata de uno de los grandes descubrimientos del siglo XXI porque es algo que se venía buscando desde hace por lo menos 60, 70 años de forma cuidadosa", nos confirma García-Bellido.

"Teníamos evidencias indirectas y sabíamos que existían pero nunca las habíamos captado en un detector hecho por la mano del hombre". "Ahora tenemos una fuente mucho más rica de información".

Primeros indicios en 1970

La existencia de las ondas gravitacionales se demostró por primera vez en los años 1970 y 1980 por Joseph Taylor, Jr. y sus compañeros de trabajo.

En 1974, Taylor y Russell Hulse descubrieron un sistema binario formado por un pulsar en órbita alrededor de una estrella de neutrones. Taylor y Joel M. Weisberg en 1982 encontraron que la órbita del púlsar se estaba reduciendo lentamente con el tiempo debido a la liberación de energía en forma de ondas gravitacionales.

Para descubrir el pulsar y demostrando que haría posible esta medición de ondas gravitacionales en particular, Hulse y Taylor fueron galardonados con el Premio Nobel de Física 1993.

Hawking dice que las ondas gravitacionales permitirán ver las 'reliquias' del Universo

El científico Stephen Hawking celebró la observación de las ondas gravitacionales predichas por Einstein. Gracias al avance, dice, se podrán ver "reliquias del Universo justo tras el Big-Bang".

Según anunció el equipo del Observatorio de Ondas Gravitacionales por Interferómetro (LIGO), el fenómeno que se ha podido detectar es consecuencia de la fusión de dos agujeros negros en el espacio.

Precisamente, Hawking es experto en agujeros negros y se mostró entusiasmado porque las ondas permitan conocer el comportamiento de estos objetos a lo largo de su vida con mayor precisión.

En declaraciones a la BBC, el físico indicó que "la información transportada en la onda gravitacional es exactamente la misma que cuando el sistema lo envió" en un tiempo lejano, algo que, según dijo "es algo poco común en astronomía".

Así, señaló que "no se puede ver la luz de regiones enteras de la Vía Láctea, debido al polvo que se encuentra en el camino", igual que no se puede observar "la primera parte del Big Bang debido a que el Universo fue opaco durante un tiempo".

Más en Sociedad