Atalayar entrevista a Raúl Medina Santamaría, director general del Instituto de Hidráulica Ambiental 

Raúl Medina, DG IH Cantabria: “Competimos a nivel internacional en transferencia tecnológica e investigación” 

Fundación Instituto de Hidráulica Medioambiental

El Instituto de Hidráulica Ambiental, IH Cantabria, lleva más de 10 años dedicado al I+D+i  para un desarrollo sostenible en materia de ingeniería de aguas continentales y costeras.  

¿Cómo nace la Fundación Instituto de Hidráulica Medioambiental? 

El instituto nace de la Universidad, allí había dos grupos de investigación que se veía que tenían un enorme potencial pero que la propia estructura de la Universidad no era suficiente para permitir el desarrollo. Entonces se crea una Fundación entre Universidad de Cantabria y Gobierno de Cantabria, la Fundación Instituto de Hidráulica Medioambiental que es la que permite desarrollar todo este potencial, y de dos grupos de la Universidad que estaban conformados por alrededor de cuarenta personas ahora somos ciento cincuenta.  

¿Quién es o quiénes son los patronos de la Fundación? 

Tenemos dos patronos, Universidad de Cantabria y Gobierno de Cantabria, se juntan y nos dicen que desde la Universidad están buscando investigación, formación y tesis doctorales y desde el Gobierno ser un proyecto atractor generar tanto empleo como riqueza. De esta unión nace el Instituto y tenemos los siguientes cometidos: hacer ciencia, formar a la gente y generar riqueza. Nosotros exportamos la ciencia y tecnología que se hace en Cantabria.  

El mundo árabe, ¿hasta qué punto para la cartera del Instituto es importante? 

Haciendo números con nuestro administrador le pedimos que nos dijese en los últimos cinco años cuánto hemos trabajado para el mundo árabe y son casi tres millones de euros. De un presupuesto de alrededor de siete millones de euros, estamos hablando que si en el mundo árabe son tres millones en cinco años serían unos seiscientos mil euros al año de promedio, el promedio puede ser cercano al 10%.  

Hay dos proyectos muy fuertes e importantes que hicimos, uno para Omán que trataba el sistema de alerta de tsunamis y ciclones, de alerta temprana. Ellos tienen huracanes como los del Caribe y tormentas tropicales que llegan desde la India y barren Omán. Estaban muy preocupados tanto por esos “huracanes” como por los tsunamis. El problema de los tsunamis en Omán es terrible porque tienen en frente a Irán, donde hay terremotos. Esos terremotos que se generan en Irán se propagan y llegan también a Omán. De esta forma si no tienen un sistema de alerta temprana para cuando se quieran enterar es tarde asique, estuvimos trabajando con ellos en torno a tres años para desarrollar este sistema.  

¿Cuáles serían los proyectos claves que allí se han desarrollado? 

Los tres proyectos emblemáticos que hemos desarrollado en el mundo árabe serían este de Omán, otro que desarrollamos en Qatar, en el que hicimos todo el plan de gestión de la costa de Qatar. Se trata de un país precioso pero que es como un niño pequeño que crece de manera desmesurada en poco tiempo entonces en Qatar se han hecho “mega” todo, se han hecho “mega” aeropuertos, “mega” puertos, etc.  

Fue un crecimiento inicialmente desordenado, hasta que el Gobierno entendió que había que ordenar el crecimiento de instalaciones en la costa. Abrieron un concurso internacional en el que nos presentamos treinta y tres oferentes y lo ganamos nosotros. Durante tres años estuvimos planificando como y donde debe crecer el desarrollo de la costa de Qatar.  

El tercero que destacaría sería el de Egipto, allí nos contrataron a través del PENUT, en el que implantamos todo el plan de gestión de la costa norte de Egipto, son un montón de kilómetros que va desde la costa en frontera con Libia hasta el Sinaí.  

Por tanto, a eso es a lo que se dedica el instituto, ¿y desde una perspectiva más emocional cuál es el proyecto que destacarías? 

Y a eso nos dedicamos a trasladar conocimientos desde aquí que sean útiles en otros sitios. Los tres proyectos más importantes sin duda son los tres que he mencionado el de Omán, el de Qatar y el de Egipto. Pero los más entrañables para mí son los de Túnez, empezamos a trabajar en Túnez hace unos veinte años, esto fue una petición que hizo directamente el Gobierno tunecino a Gobierno de España, en el que se dijo: “Tengo problemas en la costa, ¿quién se parece a mí que este más avanzado que yo?”. Miro al mediterráneo y pensó en España, entonces se dirigieron al gobierno español, Gobierno de España, asuntos exteriores, a su vez se puso en contacto con la Dirección General de Costas (DGC), que nos llamó y nos fuimos a Túnez. Y la relación con Túnez sigue, porque una de las cosas que también hacemos es traer a gente del mundo árabe para formarla aquí. Tenemos alumnos de Túnez, de Egipto, de Marruecos que se han formado aquí y luego han vuelto a sus países.  

Vienen formados como ingenieros y aquí, ¿cuál es la cumplimentación académica que buscan? 

En su país han hecho la licenciatura y vienen aquí para hacer la tesis doctoral. Nuestra relación con el mundo árabe no solamente es de proyectos sino también en temas de formación. Además, colaboramos con la Fundación Mujeres por África, para traer a una joven estudiante del continente africano y formarla aquí, ha venido gente de Marruecos, de Argelia, nuestra relación con el mundo árabe es continua.  

Y con el resto del mundo, el instituto tiene una doble financiación una base pública pero la base de la financiación son los proyectos, los trabajos y la venta que se realiza por el mundo, ¿cuál es el proyecto bandera del instituto? 

No habría uno, es el conjunto del instituto en sí. En el tema de la financiación el Gobierno desde el año pasado nos hace una aportación para el sostenimiento. La investigación tiene que ser financiada, hasta el año pasado de estos proyectos que he comentado reteníamos un porcentaje para hacer investigación. Como se pagan los artículos o las tesis doctorales, pues salen de los proyectos de consultoría, esto tiene una limitación lógica ya que el porcentaje que puedes detraer si tienes un proyecto, tienes los gastos, tienes que ejecutarlo, ¿cuánto te queda de beneficio que puedas dedicar para hacer investigación? De esta manera nuestra investigación estaba limitada por ese techo o umbral de financiación que podíamos conseguir de los proyectos asique fuimos al Gobierno de Cantabria y dijimos si queremos dar un salto cualitativo, si queremos aumentar el número de personas trabajando aquí y generar riqueza hay que plantar un dinero semilla que nos lo permita. Asimismo, les pareció buena idea y desde el año pasado tenemos una financiación basal de un millón de euros y al margen de esa tenemos nuestro presupuesto de siete, dicho de otra forma, la financiación basal representa al orden de un 15% del presupuesto del Instituto.  

¿A qué se dedica el Instituto? 

El Instituto, como yo digo, se dedica al agua. Desde que llueve, va por el río, después a un estuario y sale al mar exterior y a todo lo que lleva el agua, sedimentos, nutrientes, contaminación, derrames de hidrocarburos además de todo lo que está alrededor del agua, gestión de una cuenca hidrográfica, un puente, una presa, una playa, un puerto. Llevamos doce años de vida y hemos hecho más de mil doscientos proyectos y trabajado en sesenta y seis países distintos. Por eso tratar de decir de esos más de mil doscientos proyectos cual es el más… al final son como los hijos todos y cada uno tienen su aquel. Al fin y al cabo, son mil doscientos problemas que alguien tenía, no hay ningún problema pequeño, son mil doscientos casos en los que una empresa un particular o una administración tenía un problema que resolver y ha acudido a nosotros para resolverlo, entonces siempre les tratamos con el mismo empeño y dedicación. 

Yo he estado en algunos conflictos hace años golfo, Balcanes, etc, y los expertos siempre nos comentaban que más allá de las terceras guerras mundiales que estamos viviendo con ciberataques, financiando guerras o con el tema de los virus, será el agua bien elemental para la subsistencia del ser humano lo que podría producir una tercera guerra mundial convencional. 

El agua es necesaria para la vida, y tenemos un problema tanto si faltas como si sobra como si esta sucia, hacemos tanto uso del agua es tan necesaria que es muy difícil no tener problemas con el agua, en algunos sitios porque falta entonces debemos ver como regulamos y como economizamos y como hacemos una economía del agua,  y en otros sitios porque sobra y tenemos inundaciones y problemas tanto en industrias como con la población que reside en  esos lugares, daños humanos con gente que muere y en todos los sitios hay un problema de saneamiento, de agua sucia.  

¿Los dirigentes políticos están lo suficientemente concienciados de la necesidad de una buena gestión del agua, para todos, no solo por un interés en un momento determinado para unos o para otros? 

Yo diría que sí. 

La cumbre de París puede ser un referente entonces.  

Fíjate que el agua, dentro de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), de los diecisiete que hay, de una manera o de otra igual está en la mitad. Ya sea por ecosistemas marinos, ya sea por agua potable, de una u otra forma el agua está involucrada en casi la mitad de los ODS. El agua siempre es un elemento diferencial y los dirigentes son muy conscientes de ese problema. Hay que tener en cuenta la cantidad de elementos y territorio que involucra el agua. Como explique anteriormente el instituto se dedica desde que llueve, va por la ladera de la montaña, continua por la llanura, llega al mar, va a la costa, va al “offshore”. Y tenemos cosas de energías renovables marinas en “offshore”, tenemos problemas en la costa, tenemos los puertos, también los derrames de hidrocarburos, el agua está en todo. 

Para la gente que no lo sepa, ¿qué es “offshore”? 

Pues “offshore”, es un anglicismo que significa literalmente fuera de la costa. Entonces nuestro trabajo no acaba cuando el agua del río llega a la costa, nuestro trabajo dentro del instituto no acaba en la línea de interfaz entre tierra y agua, sino que sigue con el agua hacia el mar abierto, traduzcamos “offshore” como mar abierto.  

Que es lo que ocurre en el mar abierto, en primer lugar, es un gran desconocido y ahora se empieza a hablar de la economía azul, una economía que envuelve todo un conjunto de potencialidades que tenemos en el mar. En lugar de estar mirando solo hacia la tierra, tenemos que mirar hacia el mar y ver el conjunto de posibilidades que se nos abre. Una de ellas es todo el tema de las energías renovables marinas, la más inmediata son los aerogeneradores. Cuando vamos al mar, en alta mar el viento es muy uniforme y constante, la producción energética es muy superior. Hay una serie de retos tecnológicos que a esos retos se dedica el instituto, aquí tenemos doce patentes y la mayoría están relacionadas con temas de mar abierto, con elementos de estructuras e infraestructuras dedicadas a las energías renovables. 

Habría que conseguir tanto en Sanidad como en Investigación, en este caso hablamos de investigación, concienciarnos que estos campos el dinero que se utiliza es una inversión. La sociedad muchas veces se pregunta, ¿esto cuánto cuesta?, esto es una inversión si no investigamos si no tenemos innovación y nuevas soluciones tendremos muchos más problemas y más costosos. 

Sin ninguna duda. También trato de ponerme en la piel del político al que le toca gestionar los recursos que además son limitados y ese político, ese gestor tiene que tomar decisiones difíciles. Son muchas cosas las que son necesarias, la investigación es necesaria pero los temas de dependencia son necesarios, son muchos los asuntos a los que hay que prestar atención, la investigación sin duda es uno de ellos. La investigación es una inversión tanto si lo vemos desde la perspectiva económica como de la social. El instituto es un ejemplo de ello. 

Además, estáis haciendo marca España, puede ser un intangible, pero tiene un enorme valor. Sin ser Rafa Nadal, Fernando Alonso o Pau Gasol dais valor a la marca España. 

Simplemente ponemos nuestro granito de arena.  

A eso voy, a la necesidad que tenemos en España de poner en valor la investigación y centros como este. 

Si claro. A nivel de investigación hemos estado en el ranking de Shanghái hemos estado en el puesto seis y siete del mundo. Además, en términos de investigación ciento cincuenta es algo minúsculo comparado con centros grandes de investigación. Y en temas de consultoría de transferencia a la sociedad es reconfortante cuando vas a algún lugar bastante lejos de Cantabria y nos dicen que nos conocen.  

¿Qué responsabilidad tenemos los medios de comunicación en dejar la salsa rosa y contar los temas que realmente son interesantes y crean riqueza? 

La respuesta fácil sería que, por supuesto que la investigación tiene que estar en el candelero, y tengo que decir eso, pero también que sopesarlo. Las personas que se dedican a los medios de comunicación tienen que vender un periódico, tienen que vender una noticia, y hay ciertas noticias que se venden mejor que otras.  

Sí creo que los medios de comunicación deberían hacer un esfuerzo y procurar tener siempre en bolsa un tanto porciento de noticias dedicadas a buenas noticias y en particular a noticias como un instituto que surgió de la nada, es un referente internacional, está vendiendo la marca España y está exportando desde aquí. Entiendo el dilema que se le plantea a los medios, tienen que subsistir y lo único que les pediría es que hagan a la gente saber que existimos y que estamos aquí. 

De todo lo malo que nos ha ocurrido y nos siguen ocurriendo, ¿qué os ha enseñado la pandemia? ¿Qué lecciones habéis sacado en el instituto? 

La primera lección es que se puede dar un servicio sin viajar tanto. Los sistemas de telecomunicación permiten tener conferencias. No diré que sustituyen completamente a una conferencia cara a cara. Pero hemos aprendido que se puede tener una reunión a miles de kilómetros y que funcione perfectamente. Otra cosa que hemos aprendido con la pandemia sería la cuestión del teletrabajo, es un elemento que aún no se ha aprendido lo suficientemente bien, la gente se ha visto avocada a tener que ir a trabajar a su casa e igual allí no tiene los medios adecuados. Hemos sido arrojados a un nuevo mundo, pero habrá cosas de este mundo que perdurarán. Coincido con Bill Gates en que dos tercios de los viajes no se volverán a repetir. Aunque pienso que aún se necesita de un cara a cara sobre todo para una primera reunión, el primer contacto, ver tanto la cara, como los gestos, tener un contexto, la química eso es necesario.  

Fundación Instituto de Hidráulica Medioambiental

¿Qué perspectivas tiene el instituto para superar la crisis, si es que la crisis le ha afectado directamente? 

Antes de que viniera la pandemia a Europa, el instituto viendo lo que estaba pasando en China y en Irán, allí también se notó bastante pronto, hizo un plan de contingencia. El plan de contingencia fue tratar de ver que nos podría pasar y una de las cosas que está ocurriendo que seguirá ocurriendo y que ya preveíamos es una falta de propuestas. Nosotros acudimos a convocatorias públicas que lanza el Banco Mundial o el Banco Técnico de Desarrollo o el Banco Caribeño de Desarrollo, normalmente con entes multilaterales, como surge una convocatoria del Banco Mundial, ellos reportan un problema como puede ser la catástrofe que haya creado un huracán en una región y avisan que van a sacar una convocatoria para ayudar a esa región, pero ahora no puedes viajar para ver el alcance del problema, por la pandemia. De tal forma que esa convocatoria que en condiciones normales saldría dentro de dos meses, ahora no sale porque no puede viajar y medir el impacto ocasionado. Por tanto, existe un descenso notable en el número de convocatorias y hemos hecho un gran esfuerzo en estar atentos a las convocatorias para tener cartera para 2021. En este momento tenemos en cartera el 85% del 2021 ya cubierta. Esto nos da garantías de que el próximo año no tengamos problemas. 

¿Estás pensando en la playa de “Las Catedrales”? Recientemente asistimos a la caída de uno de sus arcos.  

Estoy pensando en toda la costa porque en toda la costa, en la parte del mar cantábrico o la del mediterráneo en Murcia, existen problemas muy serios. Quizás en el norte de España como las condiciones climáticas son menos favorables al haber tenido mucho turismo pues lo percibimos menos, pero los problemas de erosión que hay en ciertos sitios de la costa mediterránea para España son muy relevantes. España tiene más del 10% del PIB que vive del turismo que llega a la costa. En estos momentos debido ha la pandemia ha quedado latente que los sectores como la hostelería y el turismo son los que más han sufrido la crisis de la Covid-19. 

Cuando habla un técnico de tu categoría de los problemas que hay con el agua tanto con la erosión veo un problema de una cierta disfunción entre la realidad y lo que la sociedad detecta, bien por que hay tipos como Trump que niegan la existencia del cambio climático y esto hace que la gente se confunda y por ingenuidad se lo creen y la realidad que las personas bien informadas técnicamente dais por hecho. Si eso no se traslada a la sociedad y la sociedad presiona para que esto no se produzca, la sociedad solo presionara posteriormente cuando se le caigan los edificios que están pegados a la costa porque están muy pegados y la zona se haya erosionado.  

Es un difícil equilibrio. Por un lado, como técnico ves lo que ocurre y sabes lo que eso conlleva, y el siguiente paso sería la obligación que tenemos los científicos y los medios de comunicación para trasladar eso a la sociedad. El elemento más complicado aquí es como trasladamos eso en su justo término, porque si te pasas en catastrofista la sociedad se queda inmune y piensa que para que se va a preocupar por algo que no tiene solución, hay que encontrar el justo balance entre informar y “preocupar”, en el buen sentido de la palabra, y no pasarse de frenada y no mandar ese tipo de mensajes catastrofistas. Tenemos esa obligación los científicos y medios de comunicación esa obligación de comunicar y transmitir sin ser demasiado catastrofistas para que no se consiga el efecto contrario. Y volveríamos al tema de los gestores, ¿cuánto dinero dedica España a la reparación y restauración de sus costas y ríos? Pues una cantidad ínfima comparada con el retorno que obtenemos de ello. El presupuesto que tiene la Dirección General de la Costa y el Mar es ínfimo comparado con esto, en este tema el dinero que se dedica es tremendamente poco.  

Fundación Instituto de Hidráulica Medioambiental

¿El instituto ha sido capaz o ha podido o le han permitido presentar algún proyecto para el fondo de recuperación de la Unión Europea?  

Nosotros tenemos una colaboración muy estrecha con el Gobierno Nacional y con el Gobierno de Cantabria y se nos ha preguntado, y hemos colaborado. Evidentemente los proyectos son proyectos que son del Gobierno de España o del Gobierno de Cantabria, pero en el desarrollo de esos proyectos si se nos ha pedido opinión, se nos han pedido inputs y muchos de ellos han sido incorporados en los proyectos que se presentan desde Cantabria.  

Es una vía de financiación importante… 

No está planteado así. Esos proyectos no están planteados para el instituto como una vía de financiación, estamos tratando de devolver a la sociedad tratar de devolver a Gobierno de Cantabria y Gobierno de España esa confianza que deposito en nosotros. Los proyectos que se presentan desde Cantabria hemos dado nuestros inputs pero que no es invierte en nuestro instituto. Hemos tratado de incorporar nuestros conocimientos en los proyectos que presenta Cantabria de conservación de cauces de los ríos de conservación de las costas, etc.

¿Qué le dirías a alguien que está en Málaga o Canarias acerca del instituto? 

Cuando viene aquí la gente al final siempre acabo diciendo lo mismo, cada vez que salga la palabra agua piensa en el instituto. Cada vez que tengas un problema relacionado con el agua, piensa en el instituto. Ese es nuestro objetivo, cubrir todo el ciclo del agua y todo el uso del agua, eso tiene una potencia terrible porque podemos trabajar en todo el mundo.  

Como experiencia hasta que no llegas a un sitio como Sarajevo, y estás tres cuatro días sin agua no valoras que en casa te acercas al grifo lo accionas y sale agua, encima si ya lo giras te sale caliente. Igual deberíamos implantar el conocimiento de todo esto en las escuelas. 

Es terrible. Para la Agencia de Cooperación española para AECID hicimos una serie de cursos dentro del programa azahar para todos los países de África, y trajimos a técnicos de diferentes países, entonces claro vino gente hasta de la franja de Gaza, y los escuchabas contar sus problemas y realmente se te caía el alma a los pies. Ahí es cuando te das cuenta de la problemática que existe detrás del agua. Planta de tratamiento, nosotros hace años que vertemos directamente al mar y la contaminación… pero es que tengo que vivir hay que comer, es tremendo. 

Fundación Instituto de Hidráulica Medioambiental

Hay alguna cosa del instituto que te gustaría destacar en lo que igual no hemos llegado a profundizar. 

Me gustaría al margen de lo que hemos contado, manifestar las señas de identidad del instituto. El trabajo multidisciplinar, aquí hay ciento cincuenta personas y el cuarenta por ciento de ingenieros, (civiles, telecomunicaciones, industriales) hay otro cuarenta por ciento de ambientalistas y el veinte por ciento restantes se divide entre abogados, economistas, geógrafos, etc. Este carácter multidisciplinar es el que nos permite abordar los problemas del agua desde diferentes facetas, es decir cuando vamos a una convocatoria de negociaciones con el Banco Mundial nos llaman a nosotros porque no solamente les damos la solución de ingeniería, sino que también aportamos la solución urbanística, la solución social, la solución ambiental.  

El hecho de poder aglutinar las diferentes facetas que envuelven al agua es lo que nos ha permitido crecer y competir internacionalmente, aportando soluciones globales.  

Antes he dicho que nos dedicamos a tres cosas: investigación, capacitación y transferencia tecnológica, pero me gustaría resaltar el siguiente salto que existe detrás de ello que es de la ciencia a la geopolítica. Esto significa que nuestra misión es fundamentalmente no solo resolver ese problema del día a día de la costa o el río sino trasladar este conocimiento a los gestores para que lo transformen en leyes, reglamentos, regulaciones, es decir posibilitar al gestor que desarrolle la normativa adecuada basada en la ciencia.  

En España por ejemplo estamos trabajando con la dirección general de la sostenibilidad de la costa y el mar, en el tema de las estrategias de gestión del litoral, estamos haciendo con ellos varias estrategias de gestión, cosa que ya hemos hecho en Qatar y en otros países, se trata de estar con los gestores para darles la información correcta y que luego tomen la decisión que haya que tomar, pero con los datos oportunos.  

Para terminar, el nivel del instituto por capacitación, por investigación, por la calidad de sus investigadores, ¿es comparable a cualquiera del mundo? Haciendo un símil futbolístico estamos para jugar la Champions League. 

Estamos en la Champions, empezamos trabajando en regional, nunca mejor dicho aquí en Cantabria luego pasamos a la nacional y desde hace tiempo jugamos en la Champions. Por ejemplo, antes comentaba el caso del proyecto de Qatar y allí no se andan con chiquitas. Sacaron el cole internacional y para juzgar los proyectos contrataron un equipo de doce personas para evaluar las propuestas y al final quedamos 9 propuestas a las que nos invitaron a ir a Doha a defender la propuesta. El día que fui yo a defender la nuestra delante de mío había un equipo de ingleses, con australianos, etc., y ahí es cuando me di cuenta de que estábamos en la Champions. Y estamos compitiendo de tú a tú tanto a nivel de transferencia tecnológica como a nivel de investigación, no hay nada que puedan hacer que no podamos hacer nosotros.  

Enhorabuena, de verdad, es motivo de orgullo este tipo de institutos y además se conoce poco, me gustaría arrimar la ascua a mi sardina y no puede ser que esto no se comunique.  

Vende poco, ese es el problema Pero volvemos a lo anterior, debería existir un porcentaje de noticias positivas o de reconocimiento, que la gente conozca que sitios como este existen creo que es necesario.