Opinión

Oriente Medio y Norte de África (MENA) en el contexto de la crisis de Gaza: perspectivas de evolución

AFP/EJÉRCITO ISRAELÍ - Esta fotografía publicada por el ejército israelí el 16 de noviembre de 2023 muestra tropas durante una operación militar en el norte de la Franja de Gaza en medio de continuas batallas entre Israel y el grupo terrorista palestino Hamás
photo_camera Esta fotografía publicada por el ejército israelí el 16 de noviembre de 2023 muestra tropas durante una operación militar en el norte de la Franja de Gaza en medio de continuas batallas entre Israel y el grupo terrorista palestino Hamás - AFP/EJÉRCITO ISRAELÍ

“El único camino hacia un futuro seguro y pacífico para los pueblos de Oriente Medio y de todo el mundo -para las poblaciones judía, cristiana y musulmana por igual- comienza con la creencia de que toda vida humana tiene el mismo valor y concluye con dos Estados, Palestina e Israel, que compartan la tierra y la paz, desde el río (Jordán) hasta el mar”. 

Rey Abdullah II de Jordania, discurso en la Conferencia de Paz, El Cairo, 21 de octubre de 2023 

  1. ¿Cómo fue posible la acción terrorista de Hamás del 7 de octubre de 2023? 
  2. Contexto internacional y principales acciones de las grandes potencias y de las potencias regionales para limitar y poner fin al conflicto 
  3. Más que conclusiones 

A mediados de la década de 1980, tras haber pasado ya varios años en un país de Oriente Próximo, envié a mi país de origen un análisis de la evolución de la cuestión palestina. Llegué a la conclusión de que esta cuestión tardaría décadas en resolverse. Posteriormente, me enfrenté a duras críticas por esta opinión (recuerdo que, durante ese periodo, Rumanía era, al más alto nivel, intermediario/mediador en las negociaciones de paz israelo-palestinas e israelo-árabes).  

A medida que nos acercamos a la mitad del siglo XXI, mi opinión de entonces ha demostrado ser correcta, e incluso podría decir que el problema palestino aún está lejos de encontrar una solución rápida. Creo, sin especular demasiado, que a mediados de este siglo la cuestión palestina se resolverá de forma incompleta, aunque yo personalmente no sea testigo de la confirmación de esta apreciación. ¿Cómo puede avanzar hacia una solución una situación que se ha tratado de la misma manera durante más de 70 años, es decir, mediante guerras? Para comprender la situación y la evolución de Oriente Próximo, especialmente en lo que respecta a la cuestión palestina, hay que empezar por la famosa Declaración Balfour. ¿Qué observamos tras la creación del Estado de Israel en 1948 y las guerras posteriores? Todos los intentos, más o menos sinceros, de encontrar una solución viable al problema palestino han chocado con posiciones irreconciliables de ambas partes. Si a finales del siglo XX la situación, aunque compleja, se simplificó en cierta medida por la existencia de la Guerra Fría y de las dos sociedades, capitalista y socialista, el hundimiento del sistema socialista complicó aún más la situación global. Asistimos a un conflicto que se desarrolla en medio de la competencia entre el “Occidente Colectivo” y el “Sur Global”, con los intereses e influencias añadidos de los llamados “5 Grandes”.  

La aparición y el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) complican aún más esta evolución, sobre todo porque está surgiendo tímidamente una tendencia nacionalista/soberanista, junto con la extrema derecha, que se calcula que representa aproximadamente el 10% del electorado mundial actual. ¿Cómo resolver un conflicto cuando, desde hace más de 70 años, la única solución empleada, con los mismos resultados, es el uso de la fuerza? La propuesta y solución de dos Estados, Israel y Palestina, hacia la que parecía evolucionar la situación tras los Acuerdos de Oslo, entró en una sombra, durante la cual Israel continuó su política de desarrollo de nuevos asentamientos en los territorios ocupados, impidiendo al mismo tiempo una acción unificada de los palestinos (la creación de HAMAS en 1987 se alinea con esta dirección). Sólo después de los trágicos sucesos del 7 de octubre de 1987, desencadenados por las acciones terroristas de Hamás en Israel, resurgió con más fuerza en la comunidad árabe e internacional la cuestión de la existencia de los dos Estados, Israel y Palestina, apoyada declarativamente por el presidente estadounidense Joe Biden y otros numerosos jefes de Estado. Sería incorrecto e improductivo empezar a analizar el conflicto palestino-israelí sólo a partir del 7 de octubre de 2023. La historia es larga, pero hay que señalar que, en lo que respecta a Gaza, tras su evacuación por las fuerzas israelíes en 2005, se produjeron importantes enfrentamientos en 2006, 2008, 2012, 2014 y 2021, con ataques aéreos israelíes, ataques palestinos con cohetes y, en ocasiones, incursiones transfronterizas por ambas partes, que provocaron pérdidas en ambos bandos. 

¿Cómo fue posible la acción terrorista de Hamás del 7 de octubre de 2023? 

Gaza, una franja de tierra de aproximadamente 41 km de largo y una anchura que oscila entre los 6 y los 12 km, con un total de 360 km2, es una de las zonas más densamente pobladas del mundo (unos 2,2 millones de habitantes, aproximadamente 6.100 personas por km2, frente a la media mundial de 54 personas por km2). También se la conoce como la “prisión al aire libre”, ya que tanto las fronteras terrestres como las marítimas están controladas por Israel, que controla totalmente el espacio aéreo. Además, el espacio marítimo permitido a la pesca palestina ha disminuido continuamente, de 20 millas náuticas (Acuerdos de Oslo II, 1995) a 12 millas náuticas mediante el Acuerdo Bertini en 2002, y posteriormente limitado a 6 millas náuticas (11 km) impuesto por las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF) en octubre de 2006. 

Para protegerse de los ataques terroristas originados en Gaza hace aproximadamente 30 años, Israel empezó a construir una línea fortificada, continuamente perfeccionada, conocida como el “Muro de Hierro”. En la actualidad, consta de cuatro zonas: una primera zona prohibida con una anchura de 100 metros que termina con una simple valla de alambre de espino; una segunda zona de 20 metros de anchura que incluye una carretera de patrulla y termina con una valla de alambre de espino con sensores electrónicos (Hoovers A); una tercera zona prohibida con anchuras de entre 70 y 150 metros, en la que están instalados numerosos sensores de movimiento y sísmicos, que termina con una valla de sensores electrónicos de 7 metros de altura, prolongada bajo tierra con un muro de hormigón, construido con 140.000 toneladas de hormigón armado (Hoovers B). 

Una línea de torres de vigilancia, cada 2 km, equipadas con sistemas de radar, cámaras y ametralladoras teledirigidas, complementa esta línea fortificada. En caso de ataque, las ametralladoras teledirigidas deberían haber intervenido en primer lugar, seguidas de patrullas en vehículos blindados, que se suponía repelerían la agresión. 

Los medios de comunicación israelíes citan a un antiguo portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF): “Todo el sistema ha fallado. No sólo un componente, sino toda nuestra arquitectura de defensa ha fallado claramente, al no proporcionar la protección que los civiles israelíes necesitaban”. 

Al parecer, Hamás consiguió reunir numerosa información a lo largo del tiempo (algunas fuentes mencionan que la preparación de la operación duró unos dos años), utilizando a palestinos con permiso para trabajar en Israel. Sin embargo, también se beneficiaron de información recibida de Irán e incluso de Rusia. 

Un general israelí en la reserva, en una conversación privada, declaró que, tras inspeccionar varias unidades militares durante su servicio activo, llegó a la conclusión de que el ejército israelí no está preparado para un ataque terrestre por sorpresa, siendo complaciente y excesivamente dependiente de la tecnología. Destacó que se habían vuelto demasiado arrogantes, pasando más tiempo con sus teléfonos móviles que con sus armas. Su informe, que incluía estas conclusiones, presentado al ministro de Defensa, fue ridiculizado. Después del 7 de octubre, el general fue reactivado urgentemente. 

Me sorprendió un poco que más de 1.500 militantes de Hamás (algunas fuentes mencionan alrededor de 3.000) penetraran bastante profundamente en territorio israelí, y sobre todo que resistieran, en algunos lugares, durante más de 48 horas contra los ataques del Ejército israelí. 

Como breve conclusión de la primera etapa del conflicto Hamás-Israel de 2023, fue posible gracias a la acción bien preparada de Hamás, que se benefició de apoyo externo. También fue el resultado de las deficiencias de los servicios de inteligencia y del ejército israelí, como ya se ha mencionado brevemente. 

Evolución después del 7 de octubre, tras el ataque de las tropas del Ejército israelí en Gaza hasta ahora. Breves predicciones sobre la evolución. 

El ataque de Hamás puso fin inmediatamente a las disputas políticas internas en Israel y condujo a la formación de un gobierno de guerra. El primer ministro Benjamin Netanyahu declaró que destruiría y eliminaría por completo a la organización Hamás y que no pararía hasta conseguir este objetivo. El segundo objetivo principal es la liberación de todos los rehenes capturados por Hamás el 7 de octubre de 2023. 

El Gobierno israelí declaró el estado de guerra y, sólo en la primera semana, ejecutó ataques aéreos, lanzando más de 6.000 bombas en Gaza; también se llevaron a cabo ataques de artillería, especialmente en el norte de la Franja de Gaza. Las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) lanzaron una advertencia a la población civil para que se trasladara a la parte sur de la Franja de Gaza, mientras que Hamás ordenó a la población que no se moviera. La noche del 27 de octubre comenzó el ataque terrestre real en el norte de Gaza, en múltiples direcciones. 

Los 20 días transcurridos desde el ataque de Hamás hasta la entrada de las tropas israelíes en Gaza representan el tiempo necesario para una ofensiva militar bien preparada y no tanto un retraso debido a las presiones internacionales sobre Israel para que se abstuviera de enviar tropas a Gaza. 

La acción en Gaza abre un nuevo capítulo en la historia militar debido a las especificidades de las acciones de combate, especialmente por la red de túneles construida por Hamás, cuya longitud total se estima en unos 1.000 km, llegando a profundidades incluso superiores a los 30 metros. Hamás transformó Gaza, especialmente la ciudad del mismo nombre, en una zona fuertemente fortificada. Al menos cientos de edificios (generalmente de 2 ó 3 plantas) han sido fortificados e interconectados por una red de túneles que contienen depósitos, talleres y barracones. Estos edificios, aparentemente habitados, tienen sus plantas bajas y el primer piso amurallado y minado. Desde el sótano, unas escaleras conducen directamente a los pisos superiores, equipados con troneras para misiles antitanque (los tanques sólo pueden elevar el cañón un máximo de 200, por lo que no pueden impactar por encima del primer piso) y ametralladoras. 

Cuando los blindados israelíes entran en la calle, los puestos de observación de Hamás dan la alarma y los combatientes salen de los túneles hacia sus posiciones de combate. Al llegar al lugar deseado, destruyen el primer y el último vehículo con explosivos colocados bajo el pavimento y abren fuego durante unos minutos, antes de que intervenga la aviación o la artillería. Después, los combatientes se retiran. 

El Ejército israelí contrarresta esta táctica aplicando el Protocolo de Mosul, una técnica practicada durante varios años en el campo de entrenamiento de Tze'Elim, en el desierto del Néguev. Aunque Hamás ha estudiado cómo se eliminó a Daesh en Mosul, y aunque el resultado final está bastante claro: el éxito de las IDF, las principales incógnitas giran en torno al destino de los rehenes y al número total de víctimas civiles. 

Tras expirar el alto el fuego temporal, el ejército israelí reanudó los bombardeos y ataques en la Franja de Gaza. A partir del 1 de diciembre de 2023, pidieron a los residentes de los barrios de la ciudad de Jan Yunis (la segunda más grande de Gaza) que evacuaran la zona. 

Hasta la fecha del presente artículo, el ejército israelí ha eliminado físicamente a un número importante de dirigentes militares de Hamás y ha descubierto y neutralizado unos 500 km de túneles en la zona de Gaza. Recordemos que en el periodo 2004-2005, las IDF también actuaron para destruir túneles en la zona sur de Gaza, intentando bloquear la conexión subterránea entre Gaza y Egipto, conocida como el Corredor Philadelphia. Esta vez, Israel pretende la destrucción total de Hamás, un objetivo que podría alcanzar en gran parte, pero no totalmente. Ciertamente, es probable que la organización se vea gravemente afectada y desaparezca durante unos años del panorama político-militar de Oriente Próximo, dejando profundas huellas en la conciencia de los palestinos de Gaza y de fuera de ella. Los aproximadamente 30.000 militantes de Hamás tienen familia, por lo que sólo el número de familiares directos podría superar fácilmente los 200.000. Sin duda, Israel es consciente de que, al menos en la próxima década, tendrá que enfrentarse a cerca de la mitad de ellos. 

Además, hay que tener en cuenta que Israel ha actuado militarmente fuera de la zona de Gaza, atacando objetivos en el sur del Líbano tras los ataques del Hezbolá libanés. También atacaron los aeropuertos de Alepo y Damasco el 12 de octubre, y el 25 de noviembre atacaron el aeropuerto internacional de Damasco, que acababa de reabrir, lo que provocó su cierre de nuevo. 

Existe un importante nivel de desconfianza entre ambas partes, más allá de posiciones irreconciliables. Para Israel, está claro que sólo demostrando su capacidad de reaccionar con contundencia podrá garantizar su supervivencia, como ha logrado hacer durante más de 70 años y seguirá haciendo. Además, mantener la división del mundo palestino y árabe seguirá siendo un objetivo político importante para Tel Aviv. 

En cuanto a la parte palestina y sus partidarios, seguirán buscando métodos y oportunidades para contrarrestar la extraordinaria superioridad militar y tecnológica de Israel, algo que creo que sólo conseguirán en pequeña medida. Actualmente, los palestinos no tienen un liderazgo político fuerte y unificado, y el mundo árabe no ha evolucionado para lograr una acción unificada en apoyo del pueblo palestino, lo que no creo que sea posible en un futuro previsible. 

Es probable que la presencia militar de Israel en Gaza continúe, al menos en el primer mes de 2024, según algunas fuentes, posiblemente hasta el próximo verano, ya que las víctimas civiles entre la población palestina están aumentando de forma alarmante. Israel continuará con su política, casi sin obstáculos. 

Contexto internacional y principales acciones de las grandes potencias y de las potencias regionales para limitar y poner fin al conflicto 

¿Por qué es tan importante esta pequeña zona de unos cientos de kilómetros cuadrados, que no tiene conexión terrestre con la otra zona bajo Autoridad Palestina (Cisjordania)? Israel se vio obligado y accedió a retirarse militarmente de Gaza en 2005, pero actuó sistemáticamente para impedir que se coordinara con la Autoridad Palestina. Un claro ejemplo es la declaración del primer ministro Netanyahu de que, tras el conflicto actual, no acepta que la Autoridad Palestina tome el control de la zona. 

Volviendo a la pregunta anterior, insisto en que la importancia de la Franja de Gaza radica en su posición geoestratégica y en su relevancia económica. Económicamente, gira en torno al descubrimiento en 2002 del yacimiento de gas natural cercano a Gaza, conocido como "Gaza Marine". Este yacimiento se encuentra en aguas territoriales palestinas a poca profundidad (unos 610 metros) y está administrado conjuntamente por la Autoridad Palestina, la empresa israelí Delek Drilling y la estadounidense Noble Energy. Según algunas estimaciones, el yacimiento contiene más de 400.000 millones de metros cúbicos de gas. El 18 de junio de 2023, el Gobierno israelí concedió la aprobación preliminar para su desarrollo, al tiempo que solicitaba la coordinación en materia de seguridad con la Autoridad Palestina y Egipto. 

Desde una perspectiva geoestratégica, su importancia se deriva no sólo de su acceso al mar Mediterráneo (que sería más valioso si hubiera una conexión terrestre entre Gaza y Cisjordania), sino también de su proximidad a Egipto y del potencial para crear una ruta marítima alternativa al canal de Suez, desde el golfo de Aqaba hasta el mar Mediterráneo, paralela a la actual frontera entre Israel y Egipto. 

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) demostró una vez más sus limitaciones y su ineficacia. Sin embargo, el secretario general, Antonio Guterres, tomó medidas decisivas para conseguir un alto el fuego en Gaza. El Consejo de Seguridad de la ONU aún no ha adoptado una resolución que exija un alto el fuego entre Israel, Hamás y sus aliados, lo que llevó a Guterres a invocar el artículo 99 de la Carta de la ONU, que permite al secretario general “señalar a la atención del Consejo de Seguridad cualquier cuestión que, a su juicio, pueda amenazar la paz y la seguridad internacionales”. Israel expresó inmediatamente su enérgica disconformidad con esta iniciativa. Cabe recordar que, desde finales de octubre, el secretario general de la ONU había advertido de que la situación en Oriente Medio era cada vez más grave, pidiendo un alto el fuego inmediato y advirtiendo de que el conflicto podría extenderse a otras partes de la región. “Es importante reconocer, además, que los atentados cometidos por Hamás no se produjeron en el vacío. El pueblo palestino lleva 56 años sometido a una ocupación asfixiante”, dijo Guterres, añadiendo que los palestinos “han visto constantemente sus tierras devoradas por los asentamientos y afectadas por la violencia”. Al mismo tiempo, el secretario general de la ONU precisó que “los agravios del pueblo palestino no pueden justificar los horribles ataques de Hamás”. Por otro lado, añadió que tampoco se debe castigar colectivamente al pueblo palestino por los ataques de Hamás. Por ello, según Guterres, todas las partes implicadas en el conflicto deben “ejercer un cuidado constante en la conducción de las operaciones militares para preservar a los civiles”. 

En cuanto a la Unión Europea (UE), una declaración de mediados de noviembre del comisario europeo de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borell, subrayaba que “un horror no justifica otro horror”. La presencia de unos 50 millones de inmigrantes musulmanes en la UE obliga a Bruselas a adoptar una postura más equilibrada. En una declaración conjunta, Francia, Alemania, Italia, España y el Reino Unido pidieron el cese inmediato de la violencia y condenaron los ataques con cohetes contra Israel. 

Inicialmente, Estados Unidos expresó su apoyo a Israel y pidió a Hamás que detuviera los ataques con cohetes. Sin embargo, Washington fue matizando su postura, instando a Israel a respetar el derecho internacional y mencionando que la solución al conflicto es la creación de dos Estados independientes, Israel y Palestina. Para disuadir posibles acciones contra Israel, Washington desplegó un importante grupo militar naval en el Mediterráneo oriental, en la zona de Gaza (justo encima del campo de la Marina de Gaza). 

China esperó un día después de los ataques de Hamás del 7 de octubre para pedir a las partes implicadas el cese del conflicto e insistir en la solución de los dos Estados, sin nombrar al grupo armado palestino. Tras el inicio de los bombardeos en Gaza, Pekín los calificó de forma de castigo colectivo e insistió en que el derecho de Israel a la autodefensa debe respetar el derecho internacional y no hacerse a costa de civiles inocentes. 

El ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Yi, que asumió la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU, instó al establecimiento urgente de un alto el fuego duradero a finales de noviembre, afirmando: “La paz no puede tener límites, y un alto el fuego no puede tener fecha de caducidad”. Un día después, el presidente Xi reiteró su apoyo a las aspiraciones palestinas a un Estado independiente, afirmando: “El núcleo del conflicto palestino-israelí reside en el retraso de los legítimos derechos nacionales del pueblo palestino a establecer un Estado independiente”. 

Turquía condenó los ataques israelíes en la Franja de Gaza y pidió a la comunidad internacional que tomara medidas para poner fin a la violencia. Turquía también envió ayuda humanitaria y anunció que seguiría prestando apoyo humanitario a la población de Gaza. Parece que Ankara mantiene buenas relaciones con Hamás, a la que no ha designado como organización terrorista. El presidente Erdogan promueve una política exterior de apoyo a su política interior, pero he observado que trata la situación de los kurdos de manera diferente. 

Irán mantuvo su postura conocida respecto a Israel, pero se distanció del atentado de Hamás del 7 de octubre, dando a entender que se produjo sin su conocimiento. 

Qatar ofreció sus buenos oficios como mediador en la crisis de los rehenes israelíes y para el cese del conflicto. Ismail Haniyeh, líder de Hamás desde 2017, reside en Doha. 

Rusia busca capitalizar este conflicto para lograr sus objetivos en la guerra con Ucrania. 

Más que conclusiones 

No he analizado aquí cuestiones religiosas, culturales, tradiciones y costumbres porque el artículo se habría convertido en un libro. Un amigo con el que colaboro desde hace más de 15 años me envió unas reflexiones pocos días después de este nuevo conflicto en Gaza, que me pareció oportuno incluir al final de este artículo. 

Siempre he querido creer que todas las personas, independientemente de su religión o raza, pueden tener las mismas cualidades morales, intelectuales y empáticas.  

Considero que la familia, el entorno, la educación y, sobre todo, la experiencia personal de cada uno nos conforman y desarrollan en la vida, junto a la imprescindible Providencia (azar, casualidad, suerte, destino, etc.).  

No soy islamófilo, y no aplaudo en absoluto el tradicionalismo insensato, el adoctrinamiento y el fundamentalismo en nombre de ninguna creencia.  

Me parecen ridículas y peligrosas las actitudes de superioridad moral y religiosa (¡la estupidez nunca es inocente!) de cualquier creyente “ilustrado” en todo el espectro religioso o cultural.  

De hecho, al igual que cualquier persona cuerda rechaza y condena los atentados terroristas, parece natural no degradarse justificando el genocidio o la violencia punitiva indiscriminada, igualmente inhumanos.  

Todo lo que sucede en y sobre este conflicto parece ser el espejo más feo y preocupante de la naturaleza animal del hombre, que, después de tantos miles de años de “evolución” y desarrollo, es casi igual, si no peor.

Así pues, no por pesimismo, sino por las conclusiones que sólo un análisis basado en la “realpolitik” y no en la tan proclamada hoy “corrección política” puede extraer, puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que el conflicto israelo-palestino está aún lejos de encontrar una solución duradera después de más de 70 años, durante los cuales las heridas de ambas partes no han cicatrizado, e incluso han aparecido otras nuevas. 

General (ret.) Corneliu Pivariu 

Miembro del Consejo Asesor y Fundador de IFIMES y antiguo director general de la consultora INGEPO 

IFIMES - Instituto Internacional de Estudios sobre Oriente Medio y los Balcanes, con sede en Liubliana, Eslovenia, tiene estatus consultivo especial en ECOSOC/ONU, Nueva York, desde 2018 y es editor de la revista científica internacional “European Perspectives”.