Conflagración Israel-Palestina - Parte III

Tropas israelíes en Gaza - MAHMUD HAMS/AFP
Tropas israelíes pasan junto a edificios destruidos a lo largo de la carretera Salaheddine que une el norte de la Franja de Gaza con el sur en el distrito de Zeitoun en las afueras de la ciudad de Gaza el 28 de noviembre de 2023 - MAHMUD HAMS / AFP

“Cada vez es más evidente que el mayor peligro de la humanidad no es el hambre, ni los microbios, ni el cáncer, sino el hombre mismo…”. Así se expresaba Carl G. Jung en su aclamada obra “El hombre en busca de su alma”. Me hizo recordar una entrada de mi diario de hace más de una década, que decía: “Parece, siguiendo las noticias y mirando alrededor del mundo, que seguimos haciendo daño con regularidad. Parece trillado, aunque válido, decir que siempre fue así. El hombre puede ir desde la expresión subliminal más elevada, a través de la música y las artes, hasta el comportamiento más degradante, y sin embargo la vida humana no es más que un parpadeo microscópico en la vida de un planeta, uno de los muchos que se precipitan a través del espacio infinito. En nuestro mejor momento podemos “alcanzar las estrellas” mientras seguimos preguntándonos ¿por qué? Y no debemos detenernos en esta indagación”.

El general retirado Corneliu Pivariu, miembro del Consejo Asesor de IFIMES, presentó un profundo artículo sobre el conflicto de Gaza, que ya va por su tercer mes.  No hay final a la vista, con más de 20.000 palestinos muertos, y muchos más por llegar a causa de las bombas o el hambre, a menos que consigamos que las partes acuerden el fin de las hostilidades. Las hostilidades terminarán algún día, como siempre. Pero con tantos niños y jóvenes traumatizados y marcados por esta terrible experiencia, más de 6.000 muertos como mínimo en el último recuento, por no hablar de los heridos, corremos el riesgo de que algunos acaben formando parte de la próxima generación de terroristas de Hamás, Dios no lo quiera.

Reuniones en la ONU, que está tratando de que todas las naciones aprueben una moción, sólo para ser frustradas por los EE. UU., un partidario de Israel desde hace mucho tiempo, desde la Segunda Guerra Mundial, cuando, entre otros, se dieron cuenta de los horrores del Holocausto de la Segunda Guerra Mundial. En el último intento, a finales de la semana pasada, la resolución quedó tan diluida que el primer ministro Benjamin Netanyahu consideró que no tenía por qué cesar en su campaña. Si se sigue su carrera desde que su hermano fue asesinado por una bala perdida en el incidente de la toma de rehenes de Entebbe en 1976, ha desarrollado una aversión patológica hacia todos los árabes. La última década, más o menos, la historia dominante ha sido su contencioso con Hamás y los misiles de ida y vuelta con Gaza. Hamás no ocultó la horrible incursión que contempló el 7 de octubre, en la que rompieron las barreras de seguridad que Israel había puesto alrededor de la franja para rodear a la comunidad de Gaza.
 

Ante la falta de firmeza de la última resolución de la ONU, Netanyahu ha continuado con su campaña de bombardeos y ha afirmado que tardará meses en eliminar por completo a Hamás. Su objetivo. Para entonces habrá destruido por completo la franja de Gaza y expulsado a la mayoría de los palestinos al Sinaí. Mientras tanto, ha animado a los colonos israelíes armados a seguir ocupando ilegalmente más territorio de Cisjordania. Tal vez, desde el río hasta el mar significaría que toda la tierra estaría en manos de Israel. Eso significaría que la mayor parte del territorio estaría bajo control israelí, y ejercerían un estricto estado de apartheid. La historia ha demostrado que el apartheid nunca funciona. Esta situación no debe producirse nunca y, afortunadamente, es muy improbable, y cuanto antes se imponga un cese de las hostilidades, mejor, lo que significa que Estados Unidos tiene que salir de su búnker y dar la cara. El estado de ánimo en Estados Unidos se está alejando de Israel, lo que a la larga no es bueno para ellos, y Estados Unidos debe recortar el suministro de armas a Israel para que no puedan continuar con la campaña de bombardeos.

La clásica película británica de 1981, “Carros de fuego”, se ha vuelto a proyectar en televisión. Presenta los Juegos Olímpicos de 1924 y hacia el final Harold Abrahams, judío, gana los 100 metros lisos, habiendo sido entrenado por un hombre medio árabe. Se hicieron buenos amigos. Abrahams murió en 1974 y se ganó el sobrenombre de anciano estadista del atletismo británico. Esto demuestra una vez más que si se nos permite olvidar nuestros prejuicios raciales, podemos encontrar la manera de llevarnos bien y la guerra no sería inevitable. Me temo que aún queda mucho camino por recorrer, sobre todo cuando permitimos que se exima de responsabilidad a quienes tienen intenciones egoístas o, peor aún, perversas. Uno puede nombrar, sin dificultad, a unos cuantos demagogos mentirosos y narcisistas por ahí que amenazan la paz.

Pero paz, amor y bondad para todos.

Dr. J Scott Younger

Rector Internacional de la Universidad Presidente de Indonesia, Investigador Senior Honorario de la Universidad de Glasgow y miembro del Consejo Asesor de IFIMES

IFIMES - Instituto Internacional de Estudios sobre Oriente Medio y los Balcanes, con sede en Liubliana, Eslovenia, tiene estatus consultivo especial en ECOSOC/ONU desde 2018 y es editor de la revista científica internacional “European Perspectives”.

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato