Crisis en el sistema eléctrico estadounidense

Proporcionan apoyo a los inversores en sus esfuerzos por establecer redes sólidas de electricidad
Imagen de instalación eléctrica - PHOTO/FILE

La tormenta se cierne sobre el suministro eléctrico del país. 

La que se ha descrito como la mayor máquina del mundo, el sistema eléctrico estadounidense, está bajo tensión, y esa tensión afectará cada vez más a la fiabilidad. Eso significa apagones esporádicos, algunos extensos. Aunque el país no se sumirá en una oscuridad total, sí habrá dificultades regionales, según el propio grupo de vigilancia del sector, la North American Electric Reliability Corp. 

En Estados Unidos hay cerca de 3.000 empresas eléctricas, y lo que se conoce como red eléctrica son, de hecho, tres redes: la del Este, la del Oeste y la de Texas. Las dos primeras se interconectan y se intercambian energía cuando es posible, pero la de Texas es independiente y no está sujeta a la regulación de la Comisión Federal Reguladora de la Energía. 

Hay tres clases de empresas eléctricas: las grandes empresas propiedad de inversores, como Pacific Gas & Electric, ConEd y las unidades operativas del gigante Southern Co.; las 2.000 empresas públicas de electricidad, normalmente de propiedad municipal, y unas pocas, como TVA, propiedad del gobierno federal; y las cooperativas eléctricas rurales, que pueden ser muy grandes o muy pequeñas. Juntas, gestionan las redes en sorprendente armonía y cooperación colegiada. 

El precio de la electricidad sube más deprisa que la inflación, según la Administración de Información Energética, señal inequívoca de la creciente presión que sufren las empresas. Las causas de esta tensión son múltiples. En primer lugar, hay más demanda de electricidad en general. Esa demanda aumenta alrededor de un 2% al año, y el incremento puede acelerarse a partir de 2026. 

A esta demanda contribuye la proliferación de centros de datos y su enorme apetito de electricidad, un apetito alimentado ahora por la inteligencia artificial y su creciente uso en todas partes. 

También está el efecto de la demanda impulsada por el medio ambiente: el cambio de la industria pesada del uso de combustibles fósiles al uso de electricidad para usos de alta energía como la fabricación de acero. Esta demanda está llamada a crecer. 

Del mismo modo, el uso del transporte electrificado está aumentando su cuota de demanda de electricidad: no se trata solo de Prius y vehículos personales similares, sino de grandes flotas, sobre todo para entregas en la ciudad. El Servicio Postal, Amazon y otros usuarios de flotas se están pasando a la electricidad. Burns & McDonnell, la empresa de soluciones de ingeniería, arquitectura, construcción, medio ambiente y consultoría con sede en Kansas City, calcula que la mitad de las entregas intraurbanas se harán con vehículos eléctricos a finales de la década. 

Cada vez más, los nuevos hogares serán totalmente eléctricos, ya que el futuro del suministro de gas natural se ve comprometido por las políticas públicas. 

Para agravar la inestabilidad del sector eléctrico, se ha pasado de la generación con combustibles fósiles -principalmente carbón y gas natural- a las energías renovables. Éstas, sencillamente, no siempre están disponibles. La carrera por mejorar las baterías y el almacenamiento para suavizar la variabilidad de la eólica y la solar, especialmente la eólica, está en marcha. 

Sin embargo, la presión es constante para cerrar las centrales de carbón y gas, que siempre tienen generación disponible, conocida en la jerga de las empresas eléctricas como “despachable”, y representan el 19 y el 38% de la generación, respectivamente. Esto se suma a las dificultades para mantener las luces encendidas. 

El dilema me lo planteó Duane Highley, director general de Tri-State Generation & Transmission, en Westminster, Colorado. Suministra energía a 42 cooperativas rurales de cuatro estados. 

Highley explicó así la nueva inestabilidad del sector: “El rápido ritmo de retirada de generadores despachables ha suscitado preocupación entre nuestros miembros por la fiabilidad de la red mayor”. 

Afirmó que el sector puede alcanzar y está alcanzando rápidos índices de reducción de emisiones, pero seguirá necesitando “una cantidad adecuada de generación despachable rentable”.  En la actualidad, señaló Highley, la proporcionan el carbón y el gas natural. Esta energía será necesaria para garantizar una red fiable y resistente a medida que aumente la demanda de electricidad. 

“Las métricas tradicionales que las empresas de servicios públicos han utilizado para modelar la fiabilidad ya no pueden demostrar la resistencia de la red a medida que dependemos más de los recursos intermitentes dependientes del clima”. 

Tri-State, dijo Highley, está “trabajando con sus miembros en una nueva metodología de fiabilidad para asegurar que tenemos capacidad suficiente, incluso con altos niveles de generación renovable”. 

La pérdida de electricidad es un asunto letal. 

En Texas, 254 personas, según el recuento oficial, murieron cuando parte de la red se cayó durante el apagón provocado por la tormenta de hielo Uri en 2021. Y en la cúpula de calor del año pasado sobre Arizona, el estado calcula que 654 personas murieron por causas relacionadas con el calor en el condado de Maricopa. 

Está claro que la primera tarea es mantener las luces encendidas antes de jubilar a la planta generadora de ayer. La vida depende de ello. 

En Twitter: @llewellynking2 

Llewellyn King es productor ejecutivo y presentador de “White House Chronicle” en PBS.

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato