Opinión

De Shayeret 13 a Shaldag, las Fuerzas Especiales de Israel en Gaza

PHOTO/EIPA
photo_camera PHOTO/EIPA

Pese a que algún dirigente en la órbita occidental cuestiona el derecho de Israel a defenderse de ataques terroristas e incluso de luchar por todos los medios a su alcance, los sucesivos Gobiernos israelíes no han descuidado que su existencia misma depende en primerísimo lugar de sus propias fuerzas. Y, dentro de ellas, del trabajo coordinado que realizan sus fuerzas especiales, las unidades de élite encargadas de preservar al país de cualquier ataque, y si este se produce, actuar en las misiones más arriesgadas por descabelladas o suicidas que parezcan.  

Desde que Hamás iniciara la guerra contra Israel el 7 de octubre mediante el ataque, asesinatos indiscriminados y captura de rehenes, esas fuerzas especiales han entrado en acción. La primera de ellas, la Unidad Shaldag, también conocida como la 5101 o más popularmente por los “martín pescadores”, por su paciencia en localizar y cercar a la presa, y su rapidez para neutralizarla.  

PHOTO/EIPA
PHOTO/EIPA

Inspirados en el SAS británico, además de sus conocidas dotes acuáticas -su especialidad más conocida es colocar bombas adosadas al casco de los barcos-, los Shaldag fueron los primeros en intervenir durante la ofensiva terrorista de Hamás del 7 de octubre. Se desplegaron en el área del kibutz Beeri, mataron a tres de los terroristas y rescataron a algunos residentes, antes de proseguir en los días posteriores con operaciones de limpieza en diversas localidades del sur de Israel, incluyendo los kibbutzim de Beeri, Alumim y Reim, acciones saldadas con varias decenas de terroristas eliminados.  

El Shaldag, que llegó a contar a su mando con el ministro del Gabinete de Guerra Benny Gantz, ha centrado su principal actividad en Gaza en toda la zona en la que está enclavado el Hospital de Shifa. Los comandos de Shaldag fueron quienes descubrieron los arsenales de armas y la infraestructura de Hamás, con gran cantidad de armas, municiones, granadas, equipamiento militar camuflado en contenedores hospitalarios y minas antitanque. Su principal hallazgo, merced al uso de las tecnologías más avanzadas, fueron los diferentes conductos de la red de túneles, cuya existencia había sido negada siempre por la organización que ha regido hasta ahora la vida de los gazatíes.  

Si Shaldag fue fundada en 1974 como resultado de las lecciones aprendidas en la Guerra de Yom Kipur de 1973, Shayeret Matkal ya operaba desde 1964, como fuerza de élite a partir de las brigadas paracaidistas y de inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel.  Se utiliza principalmente para obtener información en territorio enemigo. Ha tenido entre sus dirigentes más destacados al actual ministro de Defensa, Yoav Gallant, e incluso el que fuera primer ministro Ehud Barak formó parte del comando que en 1973 liquidó en Beirut a Mohammad Yussef al-Najjar, lugarteniente de Yasser Arafat al frente de la Organización para la Liberación de Palestina.  

PHOTO/EIPA
PHOTO/EIPA

Equivalentes de los Navy Seals de Estados Unidos, la misión de los Shareyet en Gaza es la de eliminar al mayor número posible de dirigentes de Hamás y liberar a la mayor cantidad de rehenes. Los integrantes de sus comandos saben matar con las manos, saltar en paracaídas y nadar grandes distancias bajo el agua, de la que saben emerger por sorpresa y abatir a la presa elegida.  

Llegar a formar parte de cualquiera de estas unidades de élite solo está al alcance de los elegidos. Los que llegan a integrarse en el Shelbag firman contrato por un mínimo de 22 meses; los del Shayeret lo hacen por 8 años, tres de ellos de adiestramiento. En ese tiempo han de especializarse en el manejo de las tecnologías más avanzadas, las armas más sofisticadas, así como destreza en la conducción de drones. 

Junto a estas dos unidades de élite hay una tercera, la 669, destinada principalmente a la recuperación de los muertos y heridos israelíes en combate, faena en la que han aprendido a hacerlo en las peores circunstancias de fuego enemigo.  

Completan el cuadro los servicios de inteligencia: el Shin Bet o Agencia Nacional, el Mossad, dedicado al espionaje exterior y cuya fama de eficacia es global, y la Unidad 8200, encargada de interceptar las comunicaciones de los enemigos de Israel.  

PHOTO/EIPA
PHOTO/EIPA

Si bien la tregua ha dado un respiro en los bombardeos, es seguro que la actividad de estas unidades especiales no ha cesado en absoluto, y que el acopio de información y datos para operaciones de precisión ulteriores se han desarrollado con la habitual minuciosidad y profesionalidad demostrada en sus pasadas misiones.