Se podrá aprender ciencia en acción a través de 25 módulos o estaciones de experimentación repartidos en cuatro ámbitos: aire, luz y color, agua y mecánica y construcción

CosmoCaixa estrena el Clik, un nuevo espacio para fomentar la experimentación de los más pequeños

Unos niños interaccionan con el espacio central de Clik en CosmoCaixa - © Fundación "la Caixa"
Unos niños interaccionan con el espacio central de Clik en CosmoCaixa - © Fundación "la Caixa"

El Museo de la Ciencia CosmoCaixa pone al alcance de niños y niñas de entre 3 y 11 años un lugar en el que podrán hacerse preguntas sobre cuestiones científicas como la gravedad, el color, la presión del agua o los principios de la construcción. Elementos cotidianos como aviones de papel, espejos o linternas los ayudarán a aprender observando y explorando. El Clik abre sus puertas coincidiendo con la Semana Santa, que trae al Museo una amplia programación de actividades.

  1. Una nueva vida para un espacio distintivo de CosmoCaixa
  2. Planificar la visita al Clik
  3. Muchas más actividades en Semana Santa

El Museo de la Ciencia CosmoCaixa estrena un renovado espacio permanente de experimentación y aprendizaje que estimulará la curiosidad de los más pequeños, una de sus cualidades innatas, que los expertos señalan como una poderosa forma de adquirir conocimientos y desarrollar habilidades como la creatividad. En 520 m2, divididos en tres áreas diferenciadas ―una interior y dos exteriores―, podrán descubrir, investigar y hacerse preguntas sobre el mundo que los rodea mediante elementos y objetos que pueden tener a su alcance en el día a día.

A lo largo de toda la experiencia en el Clik es fundamental la figura del educador o educadora, que invitará a los participantes a ponerse las gafas de la ciencia y los guiará para que apliquen el método científico durante su paso por el espacio. En esencia, los animará a observar, plantear hipótesis, experimentar, analizar y sacar conclusiones de lo que han visto, hecho y jugado.

En el Clik, que recoge la esencia de CosmoCaixa de fomentar la interactividad y el aprendizaje activo y divertido, se podrá aprender ciencia en acción a través de 25 módulos o estaciones de experimentación repartidos en cuatro ámbitos: aire, luz y color, agua y mecánica y construcción, estos dos últimos, situados en dos zonas al aire libre de nuevo uso en el Museo.

En la sección sobre aire, por ejemplo, los niños y niñas podrán volar sus propios aviones de papel mediante lanzadores y ver las diferencias en el recorrido en función de la forma, la velocidad y la inclinación del lanzamiento. Además, podrán utilizar una mesa de viento para entender las fuerzas que actúan sobre los objetos suspendidos en el aire, un módulo que les permitirá pensar en cuestiones como el objeto y su masa, la fuerza del aire o el equilibrio, algo muy relacionado con la geometría y el peso del objeto.

En el ámbito dedicado a la luz y el color, los participantes podrán acercarse al concepto de refracción y reflexión de la luz, conocer las mezclas de colores, encontrar diferencias en los objetos cuando los iluminamos con diferentes luces o entrar dentro de un caleidoscopio. En el módulo dedicado al teatro de sombras experimentarán con filtros, figuras y diferentes colores, y descubrirán cómo viaja la luz desde la fuente hasta que se choca con una superficie y cómo deja esta última pasar toda, parte o nada de luz a través de ella en función del color y la intensidad de la luz, así como del material con el que interacciona.

La mecánica y la construcción son otros de los temas que se podrán trabajar en el Clik. Mediante diferentes módulos podrán descubrir conceptos como la fuerza o el equilibrio. Los niños y niñas podrán utilizar poleas para elevarse ellos mismos o ver cómo funciona una grúa de carga o una balanza, donde ellos serán los pesos y deberán tratar de equilibrarla. También podrán construir un puente de arco con piezas diferentes para comprobar que, cuando estas se disponen bien juntas y se colocan en un ángulo determinado, ejercen una fuerza de compresión unas contra otras y el peso se redistribuye, lo cual proporciona estabilidad al puente.

Para acabar, en la sección que tiene el agua como protagonista podrán tratar aspectos como la presión del agua, el movimiento o la masa. En uno de los módulos, que representa una carrera de patitos de goma, entenderán la forma en que estos juguetes siguen la corriente siempre que nada los intercepte. ¿Pero qué pasa si un chorro de agua interviene? ¿Cómo cambia su desplazamiento? En este espacio también tendrán la oportunidad de generar circuitos de tuberías e incluso tocar instrumentos musicales gracias a potentes chorros de agua.

Este ámbito, que cumple la normativa respecto al actual estado de emergencia en fase 1 del Plan de Sequía de Cataluña, se ha creado siguiendo criterios de sostenibilidad y máximo aprovechamiento de recursos. Para ello ha sido diseñado con un sistema de recirculación de agua en el que se emplea agua no potable recuperada del Bosque Inundado y tratada para su uso en el Clik.

Un tubo de aire y unos espejos sirven para hablar de cómo se transmite el movimiento o la luz - © Fundación "la Caixa"
Un tubo de aire y unos espejos sirven para hablar de cómo se transmite el movimiento o la luz - © Fundación "la Caixa"

Una nueva vida para un espacio distintivo de CosmoCaixa

El Clik es uno de los espacios de CosmoCaixa más emblemáticos y con mayor valor pedagógico para niños y niñas a partir de la primera infancia. El espacio, existente en el Museo desde 1989, ha renovado sus propuestas en varias ocasiones. Cuando se inauguró, con diseño del estudio Mariscal, nació como un espacio pionero dirigido a niños de entre 3 y 6 años donde podían aprender fenómenos científicos relacionados con cuatro ejes temáticos: luz, sentidos, fuerza y maquinaria. En 2004, junto con la ampliación del Museo, se remodeló con nuevas zonas de experimentación y se complementó con otro espacio (Flash) para niños de hasta 9 años.

En 2020, el Clik cerró sus puertas para ampliar, renovar y rediseñar su espacio desde la perspectiva de los retos educativos actuales. Hasta entonces, el equipamiento reunía más de 22.000 visitantes al año entre público general y público escolar. 

Ahora, el Clik emprende una nueva etapa duplicando el espacio del que disponía anteriormente. El diseño actual ha sido elaborado por el estudio de arquitectura Lacol, que ha trabajado una estética relacionada con la naturaleza y juega con las formas y los colores para invitar a los más pequeños a tocar y experimentar. 

Asimismo, se ha contado con el asesoramiento de expertos europeos en la creación de módulos museográficos dirigidos a la primera infancia. El proyecto educativo se ha desarrollado con la colaboración de investigadoras del grupo ACELEC, del Departamento de Didáctica de la Matemática y de las Ciencias Experimentales de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), que además realizarán trabajos de investigación en el propio espacio observando el desarrollo de las sesiones escolares, la metodología de trabajo y las orientaciones didácticas. 

Planificar la visita al Clik

El Museo de la Ciencia CosmoCaixa ofrece dos tipos de visita a este nuevo espacio, ambas guiadas por educadores que actúan como facilitadores de la experiencia. Por un lado, se organizarán visitas para escolares a partir de P3 y hasta 2.º de primaria en las que se podrá disfrutar de la observación y la interacción como método de comprender el mundo. Por otro lado, para familias se amplía el rango de edades de los 3 a los 11 años.

En el teatro de sombras aprenderán sobre la luz - © Fundación "la Caixa"
En el teatro de sombras aprenderán sobre la luz - © Fundación "la Caixa"

Muchas más actividades en Semana Santa

El Clik reabrirá sus puertas al público coincidiendo con la programación de Semana Santa, si bien es un espacio permanente que ha llegado para quedarse. Con motivo de las vacaciones escolares, el Museo de la Ciencia CosmoCaixa ha preparado un abanico amplio de actividades especiales que podrán disfrutarse hasta el 1 de abril.

Además del Clik habrá tres grandes novedades. Por un lado, el espectáculo Tana, recomendado para niños y niñas de 1 a 5 años. Se trata de una experiencia sensorial bajo la dirección artística de la Compagnia TPO sobre la naturaleza y los animales que combina danza y movimiento, y que dejará al final el espacio escénico abierto a la interacción del público para permitir que los más pequeños exploren formas y sonidos creados por ellos.

Y para los más mayores, el centro exhibirá Entrañas, una lección de anatomía y poesía visual de la compañía El Patio Teatro. El espectáculo, recomendado a partir de 9 años, realiza un viaje a nuestro interior y provocará que los asistentes se hagan muchas preguntas, como qué es un cuerpo o de qué estamos hechos. Como complemento a este espectáculo, se pondrá a disposición del público de todas las edades un espacio de acceso libre para aprender más sobre el cuerpo humano, con modelos anatómicos a escala natural, libros de consulta, actividades creativas y microscopios.

Asimismo, se podrá realizar la actividad en abierto Bioconexiones, taller en el que los asistentes podrán usar figuras geométricas como la esfera o el cilindro para construir esculturas.

En la programación especial de Semana Santa de la web de CosmoCaixa encontrarás toda la información sobre el resto de las propuestas, entre las que se incluyen la visita a la exposición Dinosaurios de la Patagonia y sus actividades relacionadas, así como diferentes sesiones del Planetario, entre muchas otras.

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato