Felipe VI afirma que el español es un idioma universal al servicio de la comunidad internacional

Carmen Chato

Pie de foto: Imagen del rey Felipe VI durante su intervención en la reunión del Patronato del Instituto Cervantes

El español es la segunda lengua de comunicación internacional. Así lo afirmó el rey Felipe VI en la reunión del Patronato del Instituto Cervantes que tuvo lugar el pasado lunes en el Palacio Real del Pardo en Madrid. Junto a la reina Letizia, y en presencia de autoridades del Estado como el presidente de Gobierno y los ministros de Asuntos Exteriores y Cooperación y de Educación y Cultura, Felipe VI pronunció un discurso en esta reunión anual del órgano rector de la Institución en el que quiso destacar que los españoles “somos únicamente copropietarios” de nuestra lengua que es un “tesoro cultural y lingüístico que compartimos con tantos hispanohablantes del mundo”.

El monarca resaltó el auge que en términos generales está experimentando el español y es por este motivo por el que “los retos a los que se enfrenta son más bien los desafíos propios del crecimiento”.  Un escenario al que se refirió como “complejo pero positivo”, con el español cada vez más presente como lengua materna, en el mundo de los negocios, de las relaciones internacionales o de la cultura. También tuvo unas palabras de reconocimiento a la labor que el Cervantes desempeña en el fomento del aprendizaje de las demás lenguas cooficiales de España.

En esta misma cita, Víctor García de la Concha, director de la Institución, presentó el balance del pasado curso académico y los principales proyectos para la promoción internacional del español y su cultura. Terminó su intervención en rueda de prensa señalando la relevancia y la presencia cada vez mayor de las Tecnologías de la Información y la Comunicación asegurando que “el mundo digital se ha instalado en el corazón del Instituto: se ha pasado a un Cervantes digital”.

El Diploma de español DELE, cada vez más valorado

Una buena prueba de que el español tiene cada vez más importancia en distintos ámbitos es el aumento del número de aspirantes a obtener el diploma de español DELE que ha aumentado en un 9%. Además, y a partir de enero de 2016, el Instituto Cervantes en colaboración con la Universidad Autónoma de México y la Universidad de Salamanca, ofrecerán el Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (SIELE), un examen que mediará cuatro competencias y permitirá obtener un certificado de conocimiento del español por Internet. Ambas certificaciones son complementarias pues atienden a necesidades distintas de aquellos estudiantes de español que quieran acreditar un conocimiento de la lengua española.

Ambos exámenes constituyen una fuente de financiación de la Institución que en 2016 se enfrenta a unos presupuestos que continúan buscando la reducción de los costes. En las cuentas del próximo año, la autofinanciación del Cervantes se reduce al 45% - en 2015 fue del 49%- debido a que aumenta la aportación anual del estado a estos presupuestos. Según el propio Instituto Cervantes, ya no será necesario vender sedes como se hizo con las de Tel Aviv y Bruselas y se mantendrán puestos de trabajo. También se apunta a que aumentarán los ingresos relacionados con la enseñanza del español como clases presenciales o cursos de formación para profesores.

El Instituto Cervantes administrará las pruebas CCSE

Los exámenes de conocimientos socioculturales y de la Constitución Española (CCSE) serán otras de las pruebas administradas por la Institución y que ha sido establecida en las nuevas leyes de nacionalidad. Los no hispanohablantes deben, además, acreditar de manera obligatoria un conocimiento mínimo de nivel A2 (dentro del marco europeo de referencia de las lenguas) del español que se conseguirá realizando el examen DELE, una prueba que también administrará el Instituto Cervantes.

Por otro lado, el Instituto Cervantes colaborará en formación de los refugiados extranjeros: próximamente firmará un convenio con el Ministerio de Educación para que éstos aprendan español por Internet, con ayuda de un tutor. Los niños y jóvenes lo harán a través del curso del Instituto “¡Hola, amigos!”, y los adultos, a través de AVE Global.

Más en Cultura