Igualmente, se pospone un año la edición de 2020 de la Copa América

La UEFA aplaza la Eurocopa a 2021

photo_camera PHOTO/AFP - Fotografía de archivo del trofeo de la Eurocopa de fútbol. La UEFA ha decidido posponer la edición de 2020 a 2021

El COVID-19 también paraliza el fútbol. La UEFA ha decidido este martes posponer un año la celebración de la Eurocopa. El torneo debía disputarse entre el 12 de junio y el 12 de julio de este 2020 en doce ciudades de distintos países del continente, incluida Bilbao. La gran final había de tener lugar en el estadio londinense de Wembley. Según ha hecho saber a través de un comunicado la organización de federaciones europeas, se baraja el periodo comprendido entre el 11 de junio y el 11 de julio como las nuevas fechas para la celebración del campeonato, en el que toman parte 24 selecciones. La Conmebol sudamericana ha tomado la misma decisión con respecto a la Copa América.

“La salud de los aficionados, el personal y los jugadores debe ser nuestra prioridad numero uno y, con ese espíritu, la UEFA evaluó una serie de opciones para que las competiciones pudiesen concluir esta temporada de forma segura”, ha declarado el presidente de la entidad, el esloveno Alexander Ceferin. “Trasladar la EURO 2020 implica un elevado coste para la UEFA, pero haremos todo lo posible para asegurar la financiación vital para que el fútbol base, el fútbol femenino y el desarrollo de este deporte en nuestros 55 países no se vea afectado”, ha sentenciado.

Para todos aquellos que ya hayan adquirido entradas para ver partidos en los estadios y no puedan acudir en 2021, la UEFA asegura en su escrito la devolución total del precio de las entradas o los paquetes que se hubiesen adquirido. A pesar de que el desarrollo del torneo se respetará sin cambios, el aplazamiento tiene otras consecuencias bastante importantes, tanto en materia deportiva como económica.

En cuanto a lo puramente futbolístico, lo primero que debe destacarse es que todavía no se habían asignado todas las plazas para disputar el torneo. A finales de este mes de marzo, debían disputarse unos playoffs en el curso de los cuales 16 equipos iban a disputarse los cuatro puestos que quedaban vacantes. 

El aplazamiento de la Eurocopa al verano que viene deja libre un espacio en junio en el que, por el momento, la UEFA tiene pensado celebrar esos partidos para decidir quiénes acompañan a los otros 20 equipos ya clasificados, entre los que se encuentra España. Además, el resto de selecciones tenían programados amistosos en esas mismas jornadas. En principio y hasta nueva orden, se pasan también a junio.

Por lo demás, la UEFA, la Asociación de Clubes Europeos (ECA, por sus siglas en inglés) y las ligas europeas han acordado finalizar las competiciones domésticas que queden pendientes en el tiempo que quede sin ocupar, siempre que las restricciones se hayan levantado y sea posible. Aún no hay decisión sobre qué ocurrirá, sin embargo, con la Champions League y la Liga Europa, las grandes competiciones continentales de clubes, aunque es posible que se busque acomodo para que finalicen a principios de verano.

En el comunicado emitido, Ceferin también ha querido agradecer su compromiso al presidente de la FIFA Gianni Infantino y a Alejandro Domínguez, máximo responsable de Conmebol. Este organismo es el responsable del fútbol en Sudamérica -esto es, el equivalente de la UEFA- y ha decidido, como sus homólogos europeos, aplazar un año la celebración de la Copa América de selecciones. El torneo debía celebrarse en Argentina y Colombia en las mismas fechas que la Eurocopa. De los doce equipos que tienen un puesto asegurado, diez son sudamericanos. Australia y Qatar figuran como selecciones invitadas en esta edición.

A largo plazo, queda por ver cómo afecta el coronavirus al próximo mundial, que, en teoría, ha de celebrarse en 2022 en Qatar. Con el retraso de las competiciones continentales de selecciones, es posible que el calendario para celebrar las fases previas de clasificación se vea comprimido en menos tiempo del que inicialmente se disponía. 

Se prevé que, además, las consecuencias de índole económica de los aplazamientos sean fuertes. En el caso europeo, la anterior edición de la Eurocopa, que fue celebrada en Francia en el año 2016, generó a las arcas de la UEFA unos ingresos de alrededor de 2.000 millones de euros. Las reservas de la organización se estiman en algo menos de 600 millones de euros, de modo que su situación podría ser algo apurada en caso de que no se encuentre una solución a corto plazo para, al menos, finalizar la Champions League y la Liga Europa.