Los de Ancelotti se agarran al 1-0 mientras los de Michel disputaron el gran partido de la temporada ante el Atlético de Madrid

El Real Madrid es campeón de invierno junto a un Girona que peleará el título

Vinicius Jr. del Real Madrid - PHOTO/Guillermo Martínez/NurPhoto/NurPhoto vía AFP
photo_camera Vinicius Jr. del Real Madrid - Foto por Guillermo Martínez / NurPhoto / NurPhoto vía AFP

Se acaba la primera vuelta en la liga española y el Real Madrid aguanta bien en la primera posición. Con 46 goles a favor y solo 11 en contra, los de Carlo Ancelotti se han sabido reponer a tres bajas trascendentales y de larga duración como las de Courtois, Militao y Alaba. Con el Barça en sus horas deportivas más bajas desde la llegada de Xavi y el Atlético de Madrid incapaz de aguantar el ritmo, el 3-0 de los blancos en Montilivi se vuelve ahora un resultado de vital importancia.  

El Girona de Michel y el Leicester de Ranieri. La comparación es necesaria cuando se cumplen 19 partidos de liga y el saldo es de 46 goles a favor y 25 en contra con 15 partidos ganados, tres empatados y solo esa derrota ante el Madrid. Números de campeón para quitarse de encima esa pregunta de si será capaz de aguantar el tirón, porque ya ha demostrado que no es el Sevilla o la Real Sociedad de los últimos años que no han podido mantenerse arriba.  

Los números de aquel Leicester son peores que los de este Girona. Al final de la primera vuelta el equipo inglés era segundo por detrás del Arsenal, con 11 partidos ganados, seis empatados y dos perdidos para un total de 39 puntos. Sumó 37 goles a favor y 25 en contra. Al final de aquella de aquella Premier de 2016 el histórico Leicester fue primero con 10 puntos de ventaja sobre el Arsenal.  

El Real Madrid se lo pondrá algo más difícil al Girona, aunque los de Ancelotti tienen todas las excusas para no hacer una buena temporada. Sin un gran delantero centro, con Lunin en la portería por delante de Kepa y sin intención de fichar a un central tras las lesiones, los blancos tienen un mes de enero incómodo con un partido de Copa del Rey ante el Arandina y luego la Supercopa de Arabia frente al Atlético de Madrid en semifinales y en una hipotética final al Barça si es que los de Xavi son capaces de ganar a Osasuna.  

El Girona-Atlético de Madrid fue el gran partido de la temporada. Mucho mejor que el frio Clásico en Montjuic que ganó el Real Madrid gracias a los goles de Bellingham. En este caso, los de Michel asediaron al Atlético que se defendió bien y logró marcar tres goles gracias a Morata. Pero solo a un delantero instalado en ese hastío vital puede ser capaz de hacer esa gesta y que su equipo no sume puntos. A muchos aficionados les recordó a aquel 5-4 ante el Salamanca en el Helmántico donde Vieri marcó cuatro cuatro goles que no sirvieron para nada y se acabó marchando del equipo madrileño.  

Daley Blind celebra un gol durante el partido entre el Girona FC y el Club Atlético de Madrid de la semana 19 de LaLiga EA Sports - Foto de Urbanandsport / NurPhoto / NurPhoto vía AFP
Daley Blind celebra un gol durante el partido entre el Girona FC y el Club Atlético de Madrid de la semana 19 de LaLiga EA Sports - Foto de Urbanandsport / NurPhoto / NurPhoto vía AFP

La pelea por la liga va a ser disputada, pero volverá a ser entre dos equipos porque el Atlético ya se queda a 10 puntos de los líderes y el Barça podría quedarse a siete al finalizar la primera vuelta. Enorme mérito que se reparten Michel y Ancelotti con objetivos y plantilla muy diferentes.  

Los blancos tienen la vista en 2024 con el estreno definitivo del nuevo Bernabéu, la Superliga y, quién sabe, si la definitiva llegada de Mbappé. Una plantilla escasa y con menos calidad que la de otros grandes de Europa, pero que, conjurada y unida, pueden llegar lejos en la Champions y conquistar la liga, con permiso de un Girona en racha que quiere hacer historia.  

Más en Deportes