El crecimiento económico de América Latina dependerá del desarrollo inmediato de su ecosistema digital

Atalayar

Pie de foto: El estudio El ecosistema y la economía digital en América Latina de Raúl Katz ha sido coeditado por CEPAL, CAF, CET.LA y Fundación Telefónica. Foto de familia de los ponentes.

•          Ya no tiene sentido la definición tradicional de un mercado de las telecomunicaciones separado de los servicios de Internet: para que la región sea capaz de diseñar políticas públicas que maximicen la creación de riqueza y progreso a través de la Red, es necesario analizar y entender el ecosistema digital a través de una visión integral.

•          El estudio quiere ayudar a definir políticas públicas para maximizar la creación de valor en la región y parte de talleres de trabajo realizados en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, con más de 180 líderes de opinión del mundo académico y gubernamental, emprendedores, empresas de telecomunicaciones y operadores over the top.

•          El desarrollo del ecosistema digital supone para América Latina una oportunidad, realizable a partir de la asunción por el Estado de un papel proactivo, el desarrollo de una visión estratégica, la elaboración de una política industrial digital, cambios en la política de incentivos y la corrección de asimetrías estructurales.

El crecimiento económico de América Latina dependerá del desarrollo inmediato de su ecosistema digital según Raúl Katz, autor del estudio El ecosistema y la economía digital en América Latina coeditado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), CAF-banco de desarrollo de América Latina, el Centro de Estudios de Telecomunicaciones de América Latina (CET.LA) y Fundación Telefónica.

La presentación del informe por parte de su autor, el profesor adjunto de Columbia Business School y presidente de Telecom Advisory Services LLC Raúl Katz, dio pie a un debate moderado por la directora de Comunicación de Red.es, Teresa Cruz, y que contó con el director e Políticas Públicas de ASIET y coordinador del Cet.la. Juan Jung, el director global de Wayra Mariano Amartino y el director de Evoca Comunicación Media Pepe Cerezo.

Pie de foto: Intervención de Gonzalo de Castro, ejecutivo senior de CAF -banco de desarrollo de América Latina-.

Además, en el acto también participaron el ejecutivo senior de CAF-banco de desarrollo de América Latina, Gonzalo de Castro, y el director global de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica, Carlos López Blanco. Gonzalo de Castro presentó el coloquio afirmando que el estudio “es útil para contribuir de manera constructiva a las políticas públicas de los países miembros de CAF”, en un momento en que asistimos a un gran desarrollo de las infraestructuras de banda ancha a través de “redes troncales regionales, interregionales y submarinas”. Además, señaló que los mercados de conectividad e Internet obedecen a unos patrones que han dejado de ser estáticos. Por su parte, Carlos López Blanco hizo hincapié  en que la economía digital es la gran oportunidad de la salida de la crisis en Latinoamérica: “nunca América Latina ha entrado en una crisis económica en mejores condiciones que esta: es una extraordinaria oportunidad”, afirmó.

El profesor Katz expuso las principales conclusiones del estudio, comenzando por la afirmación de que ya no tiene sentido la definición tradicional de un mercado de las telecomunicaciones separado de los servicios de Internet; para que la región sea capaz de diseñar políticas públicas que maximicen la creación de riqueza y progreso a través de la Red, según el experto es necesario analizar y entender el ecosistema digital a través de una visión integral que ayude a definir políticas públicas más consistentes para maximizar la creación de valor en la región.

Para Raúl Katz, el diálogo entre los actores es necesario para crear un estado facilitador para el desarrollo del ecosistema digital de América Latina: este proceso pasaría por la asunción por el Estado de un papel proactivo, el desarrollo de una visión estratégica, la elaboración de una política industrial digital, cambios en la política de incentivos y la corrección de asimetrías estructurales entre los actores del ecosistema digital. Además, los países latinoamericanos pueden multiplicar exponencialmente las capacidades de la región adoptando tecnologías digitales en sus procesos productivos (minería, agricultura, logística) y combinándolos con la formación acelerada de capital humano.

Destacó especialmente que en la región el 78,42% de los usuarios de Internet lo son también de redes sociales, “el porcentaje más alto del mundo”. También hizo notar que de los hogares con televisión el 57% disfruta de una programación de pago, “un avance porque su patrón de consumo es muy similar al de los países desarrollados”. Sin embargo, advirtió de que esos contenidos están mayoritariamente producidos en el extranjero y que en América Latina y el Caribe solo el 26,6% de los sitios web son locales, desarrollados dentro del país o la región: “lo que sitúa en una posición de vulnerabilidad a los sectores más básicos de la pirámide económica del mundo digital”. De hecho, nueve de las diez redes sociales de América Latina son de origen global: “la argentina Taringa es la única red social de la región que se ha expandido”, afirmó Katz.

En el debate Juan Jung hizo notar en primer lugar que “cerca del 63% del tráfico de América Latina va hacia el exterior”, dato al que añadió la necesidad de avanzar hacia marcos regulatorios que favorezcan la inversión y el despliegue de redes en la región: “es necesario minimizar las asimetrías regulatorias y seguir el principio básico de que los mismos servicios estén sujetos a las mismas leyes”. Por su parte, Pepe Cerezo, que señaló que en seis años se había pasado de hablar de la sociedad de la información a la economía digital, puntualizó también que el latinoamericano es un mercado heterogéneo y difícil: “creíamos que el driver del español podría abrirnos todas las puertas y no ha sido así: hay que abordar antes temas fundamentales de contenidos como la formación y alfabetización, buscando actores como periodistas o youtubers”. Por último, Mariano Amartino aseguró que, aunque el mercado latinoamericano tenga aversión al riesgo, hay espalda financiera suficiente para lograr que el ecosistema se desarrolle: “debemos romper con la tendencia de que los emprendedores latinoamericanos se tengan que ir a EE.UU., Israel o Reino Unido”, comentó.

El ecosistema digital latinoamericano: un horizonte de oportunidades y de rápido crecimiento

América Latina es una usuaria intensiva de tecnologías digitales. Entre el 2006 y el 2013, el número de usuarios de Internet como proporción de la población de América Latina se ha más que duplicado, pasando de 20,7% a 46,7%.

El aumento significativo de la adopción de banda ancha se debe fundamentalmente a un aumento de la asequibilidad debido a la caída de precios. La digitalización masiva de contenidos y plataformas de transporte, la difusión de Internet de banda ancha y el desarrollo de dispositivos multifuncionales ocasionaron un cambio fundamental en la organización industrial. La segmentación original entre distribución de información y conectividad ha desaparecido, generando una estructura de interdependencias única.

Creación y transferencia de valor

El desarrollo del ecosistema y la economía digital es una oportunidad enorme para Latinoamérica. El capital TIC explica así el 0,5% del crecimiento económico de las principales economías de la región entre 1995-2012. La digitalización ha contribuido también a un total del 4,3% al PIB Latinoamericano en el periodo 2005-2013. Un aumento de 5 puntos en el índice de digitalización llevaría a un incremento de más del 17% en el índice de innovación de América Latina y el Caribe. Además, un aumento del 10% en el índice de digitalización ha generado una reducción del 0,72% en la tasa de desempleo. En la región, la digitalización ha contribuido a la creación acumulada de 900.000 empleos/año entre el 2005 y el 2013.

Pero más allá de los efectos directos, el profesor Katz destaca que la contribución económica indirecta del ecosistema digital es muy significativa. En términos concretos, la digitalización ha contribuido a generar 26.898 millones de USD en términos de producto bruto anual del continente. De este monto, 9.946 millones de USD corresponden a la creación de negocios que no existían con anterioridad a la adopción de tecnologías digitales (publicidad digital, comercio electrónico, aplicaciones, videojuegos). Adicionalmente, la digitalización contribuye a la mejora de la productividad y genera efectos positivos en la reducción del precio de ciertos bienes y en el aumento del salario de los hogares.

Conclusiones: principales retos para el desarrollo del ecosistema digital latinoamericano

•          El impulso de una nueva política pública donde el Estado juegue un importante rol como agente promotor y desarrolle más su papel institucional.

•          Alcanzar una mayor masa crítica de recursos económicos y capital humano.

•          Generar entornos propicios para la inversión: mayor seguridad jurídica, competencia, equilibrio en las reglas de juego y flexibilidad comercial.

•          Aumentar el capital de riesgo: el monto recaudado por el capital de riesgo entre 2010 y 2013 en América Latina representa apenas 1,67 USD por habitante, mientras que en     EE.UU. 415,17 USD, en Israel 818,96 USD y en Europa 37,71 USD.

•          Lograr eficiencia en la asignación de fondos públicos.

•          Agregar valor local, identificando áreas de desarrollo de aplicaciones y servicios, complementando a las plataformas globales.

•          Atender a los desafíos en materia de infraestructura promoviendo asociaciones público-privadas y aprovechar el rol de los bancos de desarrollo como actores  complementarios de la financiación pública y privada.

•          Acelerar la puesta a disposición de operadores del espectro necesario para satisfacer el crecimiento exponencial de tráfico de datos.

Más en Economía y Empresas