La sequía afecta no sólo al sector agrícola sino también a la sostenibilidad del suministro de agua potable

La economía de Marruecos en alerta por la sequía

PHOTO/FILE - Las autoridades marroquíes han endurecido las medidas para frenar el desabastecimiento de agua
photo_camera PHOTO/FILE - Las autoridades marroquíes han endurecido las medidas para frenar el desabastecimiento de agua

El ministro de Estado de Abastecimiento y Agua, Nizar Baraka, afirmó ante la Cámara de consejeros que la desalinización del agua sigue siendo una prioridad para gestionar la escasez estructural de agua provocada por los efectos del calentamiento climático. 

  1. Desalinización 
  2. Energías renovables 
  3. Autopistas del agua 

Marruecos ocupa el puesto 22 en el ranking nacional de estrés hídrico del Instituto de Recursos Mundiales (WRI). La sequía de Marruecos, ahora en su sexto año, plantea una amenaza real a la economía del país, que depende en gran medida del sector agrícola. 

PHOTO/REUTERS -  Tres mujeres caminan con su burro llevando recipientes de plástico con agua a sus casas a las afueras de Azrou, en Marruecos
Tres mujeres caminan con su burro llevando recipientes de plástico con agua a sus casas a las afueras de Azrou, en Marruecos (PHOTO/REUTERS)

El experto en clima y desarrollo Mohamed Benabbu afirmó a Rue20 que la situación actual exige “solidaridad social y medidas de contención” La falta de lluvias afecta los precios de los piensos, lo que a su vez afecta al sector agrícola en su conjunto, explicó el experto. El primer ministro, Aziz Akhannouch señaló que “en algunas zonas no hay suministro de agua para la agricultura”. Según el Banco Mundial, el sector agrícola es el mayor consumidor de agua y representa el 14% del producto interior bruto (PIB) de Marruecos y aproximadamente el 88% de la demanda total. 

Baraka también describió la situación del agua de Marruecos como “muy difícil” en un discurso reciente ante la Cámara de Representantes. Según Baraka, el volumen recogido en los distintos embalses del país en septiembre y diciembre no supera los 500 millones de metros cúbicos, frente a los 1.500 millones de metros cúbicos registrados en el mismo período del año pasado. 

Curiosamente, la capacidad de las presas de Marruecos aumentó al 23,4% en comparación con el 31% del año pasado. Es sorprendente que requiere una movilización masiva del Gobierno y del pueblo. 

PHOTO/ARCHIVO - Imagen de embalse en Marruecos
Imagen de embalse en Marruecos (PHOTO/ARCHIVO)

Desalinización 

Baraka señaló que el 50% del suministro de agua potable procederá de la desalación en 2030, recordando que el Gobierno ha iniciado planes para construir más plantas desaladoras hasta alcanzar los 1.400 millones de metros cúbicos de producción. En este sentido, el ministro mencionó el proyecto de la planta desaladora de agua de mar en Agadir, cuya primera fase comenzó en 2022 y podrá producir 400.000 metros cúbicos de agua dulce al día. 

PHOTO/ABENGOA - Planta desaladora
Planta desaladora (PHOTO/ABENGOA)

El ministro también mencionó que 560 millones de metros cúbicos de agua se utilizarán para desalinización, 500 millones de metros cúbicos de agua se utilizarán para la agricultura y el agua restante se utilizará para abastecer de agua potable a la población. Marruecos atraviesa un período crítico debido al cambio climático y seis años de sequía. 

Según el ministro de Desarrollo y Recursos Hídricos, Nizar Baraka, en los últimos tres meses las precipitaciones han disminuido un 67% y el suministro de agua a los embalses se ha visto reducido en un 66%. 

Estos datos han llevado a los Gobiernos a tomar medidas preventivas, manifestadas en restricciones, para enfrentar la crisis de los recursos hídricos. El ministro también mencionó que el objetivo del programa es mejorar el acceso al agua potable en las ciudades costeras para asegurar la distribución equitativa de los recursos hídricos en todo el país y satisfacer las necesidades de riego. 

El nexo agua-energía-alimentos-ecosistema es fundamental para este tipo de proyectos ya que maximiza la integración y el uso de fuentes de energía renovables, añadió el ministro. Además, el ministro señaló que Marruecos está dispuesto a diversificar su suministro de agua para la agricultura, vinculando el uso de fuentes de energía renovables a la desalinización del agua. 

REUTERS/YOUSSEF BOUDLAL - Mercado de verduras en las afueras de Casablanca
Mercado de verduras en las afueras de Casablanca (REUTERS/YOUSSEF BOUDLAL)

Energías renovables 

La planta funcionará con energía eólica y la mayor parte de su producción se utilizará para riego. La planta desalinizadora de agua de mar en Dajla está actualmente en construcción y funcionará con energía eólica principalmente para riego, dijo el ministro. 

Se espera que en 2027 se completen y pongan en funcionamiento nueve proyectos de desalinización adicionales, incluidos proyectos de desalinización agrícola. Baraka enfatizó el importante papel de las organizaciones internacionales a la hora de brindar apoyo financiero y técnico para el desarrollo de capacidades. 

AFP/FADEL SENNA - Una vista aérea de los espejos solares de la planta de energía solar concentrada Noor 1, próxima a la ciudad de Ouarzazate
Una vista aérea de los espejos solares de la planta de energía solar concentrada Noor 1, próxima a la ciudad de Ouarzazate (AFP/FADEL SENNA)

Autopistas del agua 

Ante las necesidades del cambio climático, el Reino de Marruecos unió dos de los ríos más importantes del país para abastecer de agua a Rabat y Casablanca. Para ello, la carretera suministra agua a las presas de Sidi Mohamed Ben Abdellah y El Massira.

El agua es uno de los pocos recursos de los que el continente enfrenta escasez. Es cierto que el proyecto “Autopista del Agua” resonó en todos los países del mundo, especialmente en los del continente africano. Marruecos tiene ventaja sobre todos sus vecinos en la construcción de carreteras. 

PHOTO/AFP - Presa de Al-Massira en el pueblo de Ouled Essi Masseoud
Presa de Al-Massira en el pueblo de Ouled Essi Masseoud (PHOTO/AFP)

Actualmente, la construcción de “autopistas del agua” es sólo la punta del iceberg. Un iceberg de decenas de plantas desaladoras funcionando a pleno rendimiento, uso eficiente de la energía hídrica y eólica y grandes avances tecnológicos en el uso y desarrollo del hidrógeno verde. Un testimonio de la eficacia del gobierno marroquí es que continúa buscando nuevas soluciones a los problemas del agua. Además de la propuesta, uno de los proyectos de futuro de Rabat es la reutilización de aguas residuales agrícolas. 

Más en Economía y Empresas