Un corte de suministro del gas ruso supone a España un 9% frente a más del 40% por Argelia. El precio del pe­tróleo supera en 30 dólares desde los 60 dólares previstos en los Presupuestos

España pierde más con el conflicto del gas entre Argelia y Marruecos que en Ucrania

gaseducto-marruecos-argelia

El apoyo del Gobierno de Pedro Sánchez a EE. UU. en el conflicto de Ucrania, forzado al extremo, produce incredulidad. Una guerra poco probable entre Rusia y Ucrania no generará graves problemas de su­ministro de gas a España, aunque un posible corte a Europa disparará los precios energéticos mundiales. Con el transporte del gas argelino a través del Estrecho ce­rrado por Marruecos, España se tiene que suministrar en el mer­cado mun­dial del gas li­cuado, en una gran medida, con el único inconveniente del alto precio abonado.

De hecho, la vicepresidente tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha descartado riesgos de abastecimiento, pero admite que el problema vendrá de los mercados internacionales del petróleo y del gas, con el precio disparado. Seguiría y superaría la estela de los del crudo. Esta semana, el barril de crudo ha alcanzado ya los 90 dólares, 30 dólares más que lo estimado por el Ejecutivo en los Presupuestos de 2022 y todo apunta que podría llegar hasta los 100 dólares en breve de continuar la tensión bélica.

.ucrania-conflicto

Interrogantes masivos

La situación del mapa energético de España está llena de interrogantes en todos los niveles. El coste de luz sigue sin estabilizarse por culpa de los precios del gas -el megavatio hora supera los 232 euros- y las gasolinas no dejan de subir, algo que complica tanto a los consumidores como al Gobierno de Pedro Sánchez por el problema no solo en la inflación sino también en las importaciones de crudo. Los Presupuestos Generales del Estado están planificados para un barril medio de 60,4 dólares, frente a los 71,6 dólares que contempló para el ejercicio pasado.

Ahora mismo, los precios del crudo superan en 30 dólares las estimaciones barajadas por el Ejecutivo en los Presupuestos de 2022, lo que supone que la factura energética en la compra de petróleo se está disparando en el primer mes del año.

El problema son los precios

Por tanto, la situación geopolítica entre Rusia y Ucrania no preocupa tanto a España por el efecto que podría tener la amenaza de cortar el suministro de gas a Europa como sí el efecto dominó que puede acarrear en los precios, tanto en el petróleo como en el gas. Actualmente, Rusia nos vende poco más de un 9% del gas que consumimos, por lo que un posible corte de abastecimiento podría ser asumido por otros países productores.

gasoducto-marruecos-argelia

“Es evidente que nos impacta la evolución que está presentando el precio del gas en un momento en que no solamente hay un aumento muy importante de la demanda por parte de los mercados asiáticos. Existen además tensiones importantes con el que todavía es el primer país proveedor de gas natural (Rusia) para la mayoría de los países europeos”, ha admitido la ministra Ribera.

El dilema para España en cuanto al gas natural se refiere, sigue estando, por un lado, en el elevado coste de su precio pues es el principal causante de que las tarifas eléctricas no bajen. Pero también en el problema que ha acarreado el cierre del gasoducto argelino Magreb-Europa a través del cual entraban a España unos 6.000 millones de metros cúbicos de gas.

Conflicto de Argelia y Marruecos

Argelia y las relaciones con Marruecos sí representan un auténtico conflicto para el Ejecutivo de Pedro Sánchez. El cierre del gasoducto Magreb-Europa (GME) por las malas relaciones entre Argelia y Marruecos ha dejado a España pendiente solo de un canal de suministro por tubo a través de la instalación de Medgaz que conecta con la red de distribución desde Almería y del transporte por barco. Un posible fallo en esta vía de abastecimiento colocaría al país ante el riesgo de un posible apagón.

Con el cierre del gasoducto GME, en palabras de la ministra, no existe ningún motivo de preocupación serio, aunque algunos expertos alertan de la vulnerabilidad que España tiene ahora tras el cierre del gasoducto. Dicha instalación tenía una capacidad para transportar 8.000 millones de metros cúbicos, cantidad que ahora debe ser cubierta, una parte por el gasoducto Medgaz a través de Almería, y otra por barco.

mapa-gaseducto-argelia-marruecos-españa

Los gobiernos argelino y español han sellado un acuerdo para aumentar la capacidad de transporte del segundo gasoducto Medgaz a través de Almería en unos 2.000 millones de metros cúbicos, con lo que se pasará de 8.000 millones de metros cúbicos a unos 10.000 millones. Quiere esto decir, que existe una elevada cantidad de gas natural -del orden de unos 4.000 millones de m3- que tienen que ser transportado por barcos gaseros de otros países suministradores.

Aunque a España llega gas procedente de 14 países, hay que recordar que Argelia abastece más de un 40% del consumo, lo que supone que dependemos totalmente del Gobierno argelino. Fuentes consultadas reconocen, en cambio, que la diversidad de abastecimiento de la que dispone España nos permite transportar gas natural licuado de otras zonas.

EE. UU. tiene la llave

Según los datos de la Corporación de Reservas Estratégicas (Cores), hasta el mes de noviembre pasado, Argelia había suministrado un 44,5% del gas natural que importó España, seguido de EE. UU. con un 13,3%, Estados Unidos y Nigeria con un 10,9%, Rusia (8,7%), Catar (6,7%), Francia (4,6%), Trinidad Tobago (3,3%) y Noruega (2,9%). También nos venden gas otros países como Guinea Ecuatorial, Angola, Perú, Portugal, Egipto, Camerún y Argentina.

A raíz del cierre del gasoducto argelino, tanto la empresa gestora del sistema, Enagás, como las comercializadoras, han puesto en marcha un plan de seguridad para canalizar todas las vías alternativas que hay para importar gas natural licuado. Enagás ha impuesto operaciones continuas de control en toda la red y en las plantas de regasificación para mantener el máximo de reservas y evitar posibles fallos técnicos. “Toda la infraestructura gasista está al máximo de su capacidad”, comentan.

gaseducto-marruecos-argelia-españa

En el país, existen seis plantas regasificadoras. Cuatro de ellas dependen directamente de Enagás (Barcelona, Gijón, Cartagena y Huelva). Una quinta planta se encuentra en el puerto de Bilbao y está participada al 50% por Enagás y el Ente Vasco de la Energía (EVE). Y una sexta controlada también por Enagás (72,5%), Osaka Gas (20%) y Oman Oil Company (7,5%).

EE. UU. está siendo uno de los países que, por ahora, está supliendo parte del gas que España necesita para cubrir el recorte que ha supuesto con el cierre de una parte de la red de suministro de Argelia. El problema es la distancia y los elevados costes de los fletes para transportar el gas licuado.
 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato