El objetivo es ofrecer ayuda a los agricultores, los seguros agrícolas, mejorar la gestión del agua y financiar los suministros del mercado de trigo y el de la comida del ganado

El Gobierno marroquí destina 10.000 millones de dirhams para paliar los efectos de la sequía

photo_camera PHOTO/AP - Residentes de la ciudad sureña marroquí de Zagora esperando para llenar los contenedores con agua de un pozo público

La situación con el agua en Marruecos está causando graves problemas a la nación. El país alauí se encuentra luchando contra la peor sequía registrada en las últimas tres décadas. Debido a la falta de lluvias durante los periodos de otoño e invierno, la situación se está viendo agravada y los agricultores están siendo los más perjudicados. “Ya están condenadas este año la producción cereal y de leguminosas”, señalo Abdelmoumen Guennouni, ingeniero agrónomo.

“Diciembre y enero son determinantes para el cultivo de trigo, pero este año como no ha habido lluvia no habrá producción, esperamos unas pérdidas del 80%”, comentó el agricultor Abderrahim Zrouti.

PHOTO/ARCHIVO – Aziz Akhannouch, primer ministro de Marruecos, y el rey Mohamed VI

Además del tema de las lluvias, a esto se le añade que debido a la sequía los embalses no se han llenado correctamente y se encuentran en niveles bajos, por lo que casi no se pueden usar, registrando unas cifras menores del 33% de ocupación de agua. Cabe destacar que la sobreexplotación de los acuíferos del Reino es otro de los factores influyentes en la gravedad de la situación.

El Gobierno marroquí ya se encuentra al tanto de la situación y ha anunciado que destinará 10.000 millones de dirhams (1.070 millones de dólares) para mitigar las consecuencias de la sequía. El principal objetivo es ayudar a los agricultores afectados que son los que más van a notar las consecuencias de la aridez del país. Asimismo, con esta ayuda tratarán de mejorar la gestión del agua para repartirla adecuadamente, además de mejorar los seguros agrícolas y financiar los suministros tanto del trigo como el del alimento del ganado.

 PHOTO/REUTERS - Pueblo de Bouskoura en las afueras de Casablanca

Este socorro a la agricultura marroquí ha sido apoyado principalmente por el rey Mohamed VI de Marruecos, que debido a la gravedad del asunto y a la preocupación de sus ciudadanos, recibió al primer ministro Aziz Akhannouch y Mohamed Siddiqui, ministro de Agricultura, Pesca, Desarrollo Rural, Agua y Silvicultura. En la reunión, el soberano pidió al Ejecutivo que se tomaran todas las medidas necesarias y urgentes para calmar la situación y abordar los efectos que está dejando la sequía en el sector agrícola del país.

El programa elaborado estará basado en tres ejes y temas principales que serán abordados previamente para mejorar el panorama que se está viviendo. En primer lugar, el dinero estará destinado a proteger a los animales y a las plantas, además de llevar a cabo una gestión de la escasez del agua para repartirla de forma equitativa. El segundo tratará de abordar los seguros agrícolas que contratan los agricultores por si situaciones como esta se repiten. Por último, el dinero mitigará la carga financiera de los profesionales del sector agrícola mientras que financian todo el mercado marroquí de trigo y pienso para el ganado, así como una búsqueda de formas de riego más especiales en las que invertir.

Otro de las medidas que se están planteando las autoridades de Marrakech y Oujda es empezar a legalizar el uso del agua. Con una ley como esta, se evitarían los desperdicios y el abuso por parte de aquellos que tengan cosechas ilegales o que no respeten la normativa de la región.

PHOTO/REUTERS - Tres mujeres caminan con su burro llevando recipientes de plástico con agua a sus casas a las afueras de Azrou, en Marruecos

La preocupación cada vez aumenta más, ya que el sector agrícola es uno de los más empleados del Reino. Según las autoridades gubernamentales, uno de cada tres marroquíes está empleado en la agricultura, por lo que la sequía les afecta gravemente. También preocupa una caída de la economía, ya que Marruecos es un gran exportador de materia agrícola y esto significa un pilar fundamental en la economía nacional.

Actualmente, los países del mar Mediterráneo como España y Marruecos se encuentran rodeados por un anticiclón que está produciendo que la situación continue agravándose. Hasta que no desaparezca, las precipitaciones no van a llegar al reino alauí, por lo que la campaña agrícola de este año se verá incluso más afectada de lo que se prevé.

Los expertos ya afirman que cada dos o tres años, debido a la actual situación del cambio climático y sus consecuencias, Marruecos sufrirá una gran sequía por lo que ya se están empezando a considerar las medidas pertinentes para poder afrontar en el futuro el problema de una mejor formar y sin perder tantas cosechas.