Seguridad fiscal y la Nueva Carta de Inversiones han sido las claves para el aumento de empresas e inversores españoles en el país norteafricano

Marruecos alcanza el estatus de socio estratégico para las empresas españolas

Marruecos, destino ideal para los inversores españoles - PHOTO/ATALAYAR
photo_camera Marruecos, destino ideal para los inversores españoles - PHOTO/ATALAYAR

La apertura económica y política de Marruecos ha llevado al país alauí a un escenario predilecto con relación a otros países. Desde el año 2000, la Unión Europea (UE) cuenta con un acuerdo de libre mercado con el cual elimina los aranceles y trámites burocráticos facilitando la exportación e importación entre la UE, en especial con España, y Marruecos, aunque este no se hizo efectivo hasta el año 2009. 

  1. Libre comercio 
  2. Modernización industrial y planificación del desarrollo industrial 

Según el último el informe de la Cámara de Comercio de A Coruña, hasta octubre de 2023 España exportó a Marruecos por un importe de más de 10.000 millones de euros. Comparado con el mismo mes de 2022 ha aumentado en un 2,89%. Este aumento ha posicionado a España como principal socio comercial de Marruecos por delante de Francia. 

Renombrado como la puerta de Europa a África, Marruecos goza de una privilegiada situación geográfica, qué, junto a sus históricas relaciones comerciales, hacen del Estado marroquí un actor de prestigio dentro del mercado dinámico y diverso para las empresas coruñesas. 

La proximidad geográfica, facilitada por redes de transporte eficientes, proporciona conectividad directa que reduce las barreras logísticas y facilita el comercio fluido. También hay que señalar que el país se está convirtiendo en una puerta de entrada a los mercados subsaharianos. 

Sede del banco BMCI Group BNP Paribas en Casablanca, Marruecos - PHOTO/ATALAYAR
Sede del banco BMCI Group BNP Paribas en Casablanca, Marruecos - PHOTO/ATALAYAR

Marruecos es también uno de los diez mercados más importantes para las exportaciones gallegas y tiene un importante potencial de crecimiento y expansión, lo que lo convierte en un destino estratégico para las empresas coruñesas. 

Libre comercio 

Desde 2000, se ha firmado un acuerdo de libre comercio para eliminar aranceles y trámites burocráticos y promover las exportaciones de la UE. Esto, combinado con la diversidad del mercado marroquí en cuanto a sectores industriales y preferencias de los consumidores, presenta oportunidades para muchas empresas coruñesas en sectores como el farmacéutico, la automoción, el químico, el metal o el turismo, el cual cuenta con 13 de millones de visitantes en el último año. 

Banderas de la Unión Europea y Marruecos
Banderas de la Unión Europea y Marruecos

Otras industrias con demanda interna incluyen la contratación y los materiales de construcción, los vehículos de motor, la energía (renovable), los equipos agrícolas o los bienes de consumo. Además, la política marroquí de apertura económica y su clara voluntad de atraer inversiones extranjeras crea un entorno favorable para la inversión y la cooperación empresarial.

La estabilidad política y el crecimiento de la clase media crean nuevas oportunidades para las empresas, no solo de La Coruña sino de toda España, que quieran aumentar su poder adquisitivo y expandirse a los mercados internacionales. 

Las oportunidades que genera las relaciones con Marruecos son infinitas, pero esencialmente actúan como llave a otros mercados como el norteamericano y con el resto de África. Recordemos que los motores económicos del país norteafricano son a su vez los principales sectores en los que el resto de las potencias del continente africano desean ampliar su inversión y seguir los pasos de Rabat. 

Modernización industrial y planificación del desarrollo industrial 

El país está implementando una serie de estrategias integrales como parte de un plan para modernizar sectores tradicionales como la agricultura, la pesca y la minería y desarrollar industrias innovadoras como las energías renovables, los automóviles y la aviación.

Puerto de Tánger Med, Marruecos - PHOTO/ATALAYAR
Puerto de Tánger Med, Marruecos - PHOTO/ATALAYAR

Por un lado, la modernización del sector agrícola de Marruecos crea una enorme demanda de maquinaria y productos como semillas y fertilizantes. Además, la evolución del sector agroalimentario brinda oportunidades de negocio a los fabricantes de maquinaria agrícola para su procesamiento y automatización, así como a empresas relacionadas con la logística como la distribución y el envasado y almacenamiento de alimentos.

Mercado de frutas y verduras - PHOTO/ATALAYAR
Mercado de frutas y verduras - PHOTO/ATALAYAR

La agricultura es un sector de gran relevancia social. De hecho, el sector agrícola cuenta con el 46% de la población activa del país, unos 5,5 millones de personas, lo que representa el 65% de los ingresos de la población rural.

Concesionarios de Casablanca, Marruecos - PHOTO/ATALAYAR
Concesionarios de Casablanca, Marruecos - PHOTO/ATALAYAR

En cuanto al sector del automóvil, Marruecos era el mayor productor de automóviles del continente africano. Capacitaciones, herramientas, técnicas, repuestos, equipos de protección personal y más. El plan del país alauí es alcanzar los 36.000 millones de euros en exportaciones para el año 2029 y alcanzar el 100% de vehículos eléctricos en 2030.

PHOTO/REUTERS - Molinos de viento generadores de energía Saudi Acwa en Jbel Sendouq, en las afueras de Tánger, Marruecos
Molinos de viento generadores de energía Saudi Acwa en Jbel Sendouq, en las afueras de Tánger, Marruecos - PHOTO/REUTERS

Automóvil y agricultura no son solo los sectores pioneros. Marruecos también planea satisfacer el 50% de sus necesidades energéticas a través de sus propias fuentes de energía renovables para 2030. En este caso donde las empresas, principalmente de la comunidad gallega, podrán hacerse cargo de las tareas relacionadas con la provisión de equipamientos y servicios, formación, tecnología y educación, materiales y equipamientos verdes. 

Más en Economía y Empresas